Ante la falta de dólares se abrirán las fronteras

 Ante la falta de dólares se abrirán las fronteras

Siete meses después de la confirmación del primer caso de Covid-19 en la Argentina, el país comienza a convivir, definitivamente, con el virus y a recuperar parte de la «normalidad» prepandemia. Otra señal hacia esa búsqueda vuelve a tener involucrado al turismo, uno de los sectores más afectados por la paralización de la actividad, y la posibilidad que los extranjeros de países limítrofes comiencen a viajar hacia el país a partir del mes que viene cuando se abran las fronteras áreas.

Desde el 2 de noviembre los turistas de Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile podrán ingresar al país en avión y, en el caso de los uruguayos, también por el Puerto de Buenos Aires. Los servicios aéreos deberán aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, porque la terminal porteña se encuentra cerrada hasta diciembre por obras de remodelación.

Será necesario que cada turista aborde el servicio con un resultado de análisis de PCR negativo, condición indispensable para descartar un posible contagio de Covid-19 y un brote dentro del avión o el barco. Además se evalúa la posibilidad de exigir un nuevo hisopado u otro tipo de análisis en el destino, Ezeiza o el puerto, para tener mayor seguridad. De esta forma se evitaría la necesidad de realizar una cuarentena, una medida que, por el momento, no será requerida.

La noticia comenzó a circular hoy por la mañana y fue confirmada a LA NACION por el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens. El funcionario también adelantó que aún no se habilitará la recepción de turistas europeos o de otras regiones, aunque no descartó que suceda en los próximos meses. El levantamiento de las fronteras para los países limítrofes funcionará, entonces, como una especie de prueba piloto ya que para el Gobierno aún no están dadas las condiciones para realizar una apertura total.

«Tomamos la decisión por el impacto económico que está teniendo la pandemia en el sector. La apertura de fronteras nos permitirá medir el flujo de turistas y, por eso, se toma la decisión de no abrir, por ahora, la entrada terrestre. Mediremos cómo funciona a partir de noviembre y cómo evoluciona para tomar una determinación con otros países. Pero, por el momento, no contemplamos la apertura desde Europa», sostuvo Lammens. Además de los PCR en el origen (y posiblemente en el destino) los visitantes tendrán que tramitar un seguro médico.

La decisión ya está tomada y quedará refrendada esta semana cuando se publiquen los decretos correspondientes en el Boletín Oficial para que se ejecute a partir del 2 próximo. Según explicó el funcionario, mañana debería documentarse el decreto que le dará potestad al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para definir cuáles son los países autorizados a emitir turistas. Y el lunes el documento que habilite la apertura de fronteras.

«Veníamos trabajando con medidas específicas con el gobierno de Uruguay, también con la Ciudad de Buenos Aires para definir cuáles eran los recaudos para la llegada de turistas y llevamos dos semanas trabajando con el Ministerio de Salud y Gabinete. Hubo más de diez reuniones para definirlo», explicó Lammens. El gobierno uruguayo adivirtió que desalentará los viajes de turistas a la Argentina.

Por el momento, las fronteras terrestres seguirán cerradas como ocurre desde el 20 de marzo pasado cuando comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). Se espera que entre el mes próximo y diciembre arriben al país, al menos, 50.000 brasileños y un poco menos de ciudadanos de Uruguay y de Chile, países atraídos por el mercado cambiario argentino que favorece a sus respectivas monedas.

La temporada

La decisión de abrir las fronteras aéreas, llegó días después de que retomaran los vuelos de cabotaje y en la misma semana que se confirmaron los protocolos para la temporada de verano en la costa atlántica y en todos los sitios turísticos del país.

Desde el 1° de noviembre todos los propietarios no residentes podrán ingresar a las ciudades turísticas, medida que se ampliará para todo el turismo a partir del 1° de diciembre. El lunes pasado el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció cuáles serían las medidas de prevención en la costa y días después se sumaron otras novedades, como la confirmación de que habrá funciones de teatros al aire libre y en salas que garanticen la ventilación.

«Trabajamos con distintas pruebas piloto en provincias que tienen una buena situación sanitaria, por ejemplo con Corrientes, que pidió habilitar a turistas desde Buenos Aires. La idea final es unificar criterios y no que cada provincia tenga un protocolo, pero por ahora no podemos hacerlo porque hay circulación comunitaria. Veremos cómo evolucionan las curvas, pero tendremos que resolverlo antes del 15 de diciembre», explicó Lammens.

En el anuncio de ayer sobre la nueva etapa de la cuarentena, el presidente Alberto Fernández se refirió, por primera vez, a la temporada de verano, un tema sensible dentro del Gobierno por la situación crítica que vive el sector y el hastío de la población tras siete meses de restricciones. «Todos queremos que exista verano, pero para que exista verano es muy importante que nos cuidemos hoy», dijo Fernández desde Misiones.

También Cafiero se refirió al tema ayer en declaraciones radiales. «Tenemos que reanudar muy progresivamente, muy paulatinamente. La Argentina no tiene hoy la posibilidad de hacer una apertura total de la industria turística porque no están dadas esas condiciones. No es que son arbitrarias de parte del Gobierno, son condiciones epidemiológicas», dijo el funcionario en radio El Destape.Por: Mauricio Giambartolomei

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =