Por qué Demarco decepciona cada día más

 Por qué Demarco decepciona cada día más

Perico 15 de enero 2021 // El operativo de secuestro, que ordenó el Municipio, sobre la propiedad privada -motovehiculos- de usuarios del servicio de transporte interjurisdiccional de pasajeros, constituyó un hecho muy grave, la acción se tipifica como robo de motos, ya que se usó la fuerza, pública en este caso; y se procedió a sustraer propiedad ajena; no hay ordenanza que prohíba parar o estacionar las motos o bicicletas en la Avda. San Martín.

¿Qué ocurrirá hoy con las motos que estacionan frente o en las inmediaciones de los Bancos, y el resto de comercios o instituciones civiles cuyos usuarios o clientes se desplazan en este tipo de unidades?

¿Cómo puede proceder este operativo si la gente nunca recibió notificaciones o avisos de advertencia en medios orales, escritos, diarios, radios o medios digitales sobre la prohibición?.

¿Por qué se permiten remiserías sin playas de estacionamiento, donde el vecino que viaja puede guardar estos elementos?

La misma Municipalidad incumple ordenanzas que establecen que las agencias deben poseer playas, consintiendo que estacionen las unidades de servicios en la calle.

El municipio sigue atacando a los más humildes, les saca dinero. Nunca realiza operativos para detener jóvenes con mayores recursos que conducen exhibiendo bebidas alcohólicas en la mano.

El que llega con una moto a la remisería es porque no tiene para llegar en taxi, esa plata si la tiene la necesita en San Salvador de Jujuy cuando llegan por razones de trabajo, estudio, salud o tal vez otra necesidad.

Hace una semana, la Dirección de Tránsito dispuso con la policía un operativo muy importante para motos en la puerta de Parroquia San José justo cuando la gente llegaba a misa.

Siempre cazando motos, nunca una Amarok o Toyota; la plata se la sacan a los pobres.

El que llega en una moto a la remiseria es porque no tiene auto propio, porque si lo tendría como hacen muchos, se iría con su vehículo a San Salvador de Jujuy.

Hasta ahora, las campañas de tránsito solo se aplican para cazar motos; las cuales son en gran mayoría herramienta de movilidad y de trabajo de la gente más humilde.  

El municipio brilla por su ausencia en campañas de prevención en materia de tránsito; solo se ocupa de recaudar en la línea de los vulnerables. Demarco no educa; asalta usando la fuerza pública -a las pruebas nos remitimos-.

En la jornada de ayer, tras los secuestros ilegales, y la fuerte reacción del sector del transporte alternativo de pasajeros, debieron devolver las unidades robadas –apropiación ilegítima de un bien mediante intimidación o uso de la fuerza-.

Fuente: Radio Patria

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 1 =