Por qué la Gestión 2021 de Demarco será peor

 Por qué la Gestión 2021 de Demarco será peor

Perico 12 de enero 2021 // La ciudad de perfil comercial y productivo del interior de la provincia de Jujuy PERICO, quedó atascada por las decisiones unilaterales que el Intendente Lic. Luciano Demarco toma en su cruzada contra de sus adversarios políticos.  

El poder ejecutivo local decidió meter a los ciudadanos en medio de las diferencias que mantienen con el sector opositor del Concejo Deliberante. Sus más altos funcionarios, atacaron al cuerpo legislativo responsabilizándolo por el deterioro de las arcas municipales, al no tratar hasta la fecha la ordenanza tributaria 2021.

Desde el ejecutivo llamaron a los ciudadanos a movilizarse al Concejo Deliberante para pedir la aprobación de una actualización, que según los borradores presentados desde asesoría legal de Intendencia, tendría el carácter de IMPUESTAZO.

Por su parte, desde el CD, en varias oportunidades reclamaron al Intendente que envié un proyecto equilibrado y acorde a la realidad socioeconómica que se vive en estos tiempos; el proyecto formal no fue enviado, ni el año pasado, ni el presente ejercicio.

Los funcionarios, sin pudor, asumen el alarmante deterioro de las calles, la falta de iluminación, la inseguridad y los olores contaminantes generados por deficiencias contravencionales en el tratamiento de los residuos sólidos urbano; a una conspiración; sin asumir que el mantenimiento de los servicios públicos son exclusiva responsabilidad del poder ejecutivo, debiendo sortear obstáculos y resolver conflictos como parte de la pericia de una gestión digna.

Entre las deficiencias administrativas, que permiten realizar una proyección de gestión negativa podemos mencionar:

  1. El Ejecutivo es responsable de liquidaciones indebidas a un Bloque Parlamentario ilegal, cuyos emolumentos  deberá devolver.
  2. El Ejecutivo cargará con las sanciones por haber pagado sueldos a un asesor legal suspendido.
  3. El Ejecutivo debe enmendar las liquidaciones realizadas a decenas de funcionarios que asumieron sin la aprobación de un nuevo organigrama, cuyo costo debe ser integrado al presupuesto anual, aprobado por el CD.
  4. El Intendente debe responder ante el Tribunal de Cuentas por el nombramiento de su esposa en el cargo de secretaria, habiendo desmontado la AUDITORIA MUNICIPAL para reemplazarla por la misma. En Perico por disposición del artículo 73 de la Carta Orgánica está prohibido nombrar al cónyuge en este tipo de cargos públicos.
  5. En materia ambiental, el Ejecutivo tiene que afrontar varias sanciones, cumplir con algunos apercibimientos y replantear la recolección de residuos sólidos de manera inmediata.
  6. La infraestructura en recursos materiales e insumos al RRHH esta afectada en el municipio, por priorizar desde el ejecutivo gastos prescindibles como propaganda.
  7. No se han presentado proyectos de mejoras en obras públicas significativas, ni un plan de desagüe urbano para mejorar el ya vigente.
  8. No se presentó ningún programa que avance sobre el déficit habitacional.
  9. Las obras públicas que se realizarán en Perico, fueron gestión del gobierno de la provincia, lo cual es un indicador de la poca eficiencia en búsqueda de recursos externos por parte de la actual gestión.
  10. Hasta la fecha no posee los presupuestos 2020; ni el 2021.
  11. La actual gestión no actualizó la ordenanza tributaria, para tomar ventaja política –acusar a los opositores-, en un cuadro de victimización que la ciudadanía rechaza.
  12. El sistema administrativo no abrió un programa de transparencia “CONTROL SOCIAL” para recomponer la confianza tributaria de la comunidad a pesar de las herramientas tecnológicas que está a disposición.
  13. El Intendente Lic. Luciano Demarco dilapidó el crédito electoral que le dio su categórico triunfo el 2019, tras lo cual debió proceder a instaurar, respetando los procesos administrativos institucionales, un nuevo paradigma de gestión consensuando el proceso con el CD.
  14. Los agentes municipales fueron mal tratados en gran parte –echados más de cien a días de asumir-, pero además padecieron aprietes, persecuciones e imposiciones; a quienes hoy se les debe indumentaria, insumos en bioseguridad, recategorizaciones y actualizaciones salariales.
  15. El intendente tensó las relaciones con los sectores gremiales, a quienes trató de vados; los acusó de ser parte de un sistema parasitario, solo por defender los derechos de los agentes públicos.
  16. Humilló a los presidentes de Centros Vecinales, al sentenciar: -“háganse cargo de sus responsabilidades, el municipio no puede solucionar sus problemas”.
  17. El Intendente echó a varios funcionarios significativos en la construcción de VIA, algunos ya convocados por otras fuerzas.
  18. Nuevos quiebres internos generarían el exodo de las oficinas de ANSES, por incumplimientos de compromisos asumidos por parte del municipio.

Hay un cúmulo de desaciertos que se ciernen sobre la gestión de Luciano Demarco, la cual este año electoral debe imperiosamente encontrar un rumbo positivo, si pretende alcanzar los dos mandatos, como anticipó desde el momento de asumir. Sin embargo la decepción generalizada hace suponer que su paso por el municipio, conduciendo los destinos de la segunda ciudad en importancia en la provincia en aspectos comerciales y productivos, fue para el olvido.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 11 =