Proyecto para combatir deserción escolar comienza a aplicarse en el NEA-NOA

La construcción o ampliación de 3.000 jardines de infantes para avanzar en la escolarización obligatoria desde los tres años, que permitiría incorporar unos 600.000 alumnos al sistema educativo, es un ambicioso proyecto que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados y espera su tratamiento en el Senado, y se ha constituido como uno de los ejes de la política educativa del gobierno nacional.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto estimado de 5.600 millones de pesos, puso en debate una discusión muy rica, ya que desde el gobierno nacional se sostiene que un niño de tres años que recibe educación corre menos riesgo de abandonar la escuela y sirve como estímulo para introducirlo hacia el mundo del conocimiento, apoyado por las nuevas teorías de las neurociencias aplicadas en educación.

Sin embargo, están aquellos que si bien apoyan la escolarización desde los tres años desde el punto de vista pedagógico, afirman que en primer lugar debería completarse la obligatoriedad para cursar en salas de cuatro años, anunciada en la gestión anterior.

También señalan que es necesario dotar de los suficientes recursos al sistema educativo para evitar la precarización del trabajo docente, pero fundamentalmente hacer que las nuevas salas de tres años no se conviertan en guarderías, tal como existe actualmente en varias provincias, sino que se le de al niño un verdadero programa educativo.

El proyecto fue enviado al Congreso por el presidente Mauricio Macri el 10 de mayo y aprobado en diputados tras escuchar a diversos especialistas que pusieron el eje en la cuestión presupuestaria, y fue girado al Senado el 16 de noviembre para que pueda ser tratado en sesiones extraordinarias en el presente mes, aunque se estima que recién será analizado el año próximo.

Actualmente hay 282.000 niños de tres años escolarizados pero se estima que deberían ingresar a la sala de tres unos 500.000 niños más que están afuera del sistema, para lo cual está prevista la construcción de 1.000 jardines de infantes y la refacción o ampliación de otros 2.000.

A la vez se decidió empezar por las provincias del Norte Grande (NEA-NOA), que poseen los más bajos índices de escolarización en el nivel inicial.

Tanto Unicef como otras organizaciones vinculadas con la educación aseguran que existe mucha disparidad entre las provincias en este sentido, ya que en Misiones por ejemplo solo el 20% de los niños de tres años esta escolarizado, en Formosa el 23%, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires el 85% de los chicos de tres años concurre a jardines de infantes.

El ambicioso proyecto ya prevé construir 220 jardines para marzo del año que viene y de concretarse el plan en su totalidad hacia el 2019, Argentina sería el cuarto país latinoamericano con escolaridad obligatoria desde los tres años, luego de México, Perú y Venezuela.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =