“Recesión… pero en paz”, un consuelo que se extingue

 “Recesión… pero en paz”, un consuelo que se extingue

A tres meses de la toma del poder del nuevo gobierno, en Jujuy la herencia recibida deja de ser una excusa, la ciudadanía comienza a inquietarse, las medidas orientadas al objetivo “pobreza cero” no aparecen en el horizonte, la matriz del consumo local tiene al gasto público como eje dinamizador. En el interior sobre todo, la recesión comienza a debilitar el tejido social.

Jujuy  || 08.03.16 || Jujuy vive una crisis económica, hay $140 millones de pesos menos cada mes en la plaza social  por la discontinuidad que padecen los programas destinados a viviendas y obra pública. En Jujuy la transferencia de recursos al sector privado concentrado también tuvo réplicas, tanto en la producción minera, tabacalera y cañera, ejes distributivos en la economía doméstica que todavía no alcanzaron reformas para sustentar las bases de la actividad.

La notable dinámica del nuevo gobernador, chocó con el peso de una herencia demasiado pesada, en materia de corrupción y endeudamiento; pero sobre todo por recibir una “Provincia Zombie”, ya que no posee vida propia, es una extensión de la casa Rosada en todos sus aspectos.

Hoy la provincia se encuentra atada al destino del Presidente, es decir un tema como “cumplir con los buitres” por estos lares es un imperativo ya que la política nacional de Cambiemos gira en torno al crédito externo.

Macri, sin embargo ya anticipó que una vez alcanzada la reinserción financiera internacional, cambiará el paradigma de reparto de la coparticipación. Le descontará a las provincias las transferencias de los costos de la obra pública, alcanzando de ese modo los objetivos de restitución del 15% que los estados aportaban al ANSES en los próximos 5 años.

También aprobó el financiamiento externo para las provincias, invitando a los municipios a adoptar esta mecánica. En provincia de Bs As ya discuten las comunas la emisión de un bono para cancelar deudas vencidas con proveedores, porque manifiestan un alarmante retaceo en el mantenimiento de los servicios públicos.

Todos estos indicadores, sobrecargarán muy pronto la agenda del gobernador, el cual debe orientarse hacia la generación de puestos de trabajo genuinos y de calidad en el sector privado, algo prometido. En este sentido no se advierten en el horizonte medidas y acciones conducentes.

La reforma judicial que se realizó con una velocidad histórica, permitió llevar a Milagro Sala detenida; acción que generó la aprobación rotunda de la mayoría de la sociedad jujeña. En las familias humildes de la provincia se valora la autoridad del gobierno garantizando el destierro de prácticas clientelares, también en la clase media; en la cual sin embargo tienen además otras expectativas ligadas a temas económicos, las cuales no se registran en estos momentos.

Este segmento de la sociedad comienza a inquietarse porque su poder adquisitivo se evaporó, desde luego a nadie le agrada integrarse bajo la línea de la pobreza, hecho que le sucedió al 30% de este sector, ya que con una canasta básica superando los 16.000 pesos, el 60% de los jujeños se convirtieron en pobres.

Nos acercamos a los 100 días de gobierno, y todavía no hay una sola casa construida en esta etapa, ni obra pública propia en marcha, ni una cuadra de asfalto, ni una reforma impositiva que fomente la inversión privada, ni líneas de créditos a tasa cero con integración emprendedora, los parques industriales están detenidos, la zona franca es solo un proyecto.

Seguramente, en el discurso de apertura de las sesiones ordinarias el gobernador dará un informe sobre la herencia recibida, pero a la sociedad eso no le bastará, porque cuando fueron oposición se encargaron de ilustrar al pueblo de las miserias del fellnerismo y el kirchnerismo; ¿será ese el día cuando realmente se conozcan los objetivos en términos de empleo?.

Recordemos que Jujuy, es una provincia que demanda la apertura de una Pyme por día durante ocho años para alcanzar el pleno empleo, el Ministro de Trabajo llegó a decir que el 80% de los jujeños es empleado público.

Por ahora sigue siendo una provincia que pese a la paz lograda por aciertos como el nuevo código contravencional, sigue expulsando a sus hijos, generando una dolorosa migración interna hacia el cordón central del país, el cual padece la presión de los desplazamientos extrapampeanos, como sucede en la Unión Europea, que es invadida por migraciones que buscan trabajo, pero a diferencia de ella; aquí no sucedió ninguna guerra, además nuestras tierras están cargadas de riquezas.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =