“Renuncia” El avance opositor quebró al gabinete de Blas Gallardo

 “Renuncia” El avance opositor quebró al gabinete de Blas Gallardo

La Quiaca 22 de diciembre 2020 // La renuncia del Director de Andina Telecomunicaciones S.E., Profesor Elio Omar Molina, cargo acreditado en el boletín oficial de la provincia, el cual refleja el decreto firmado por el Intendente de La Quiaca Blas Gallardo, es una prueba irrefutable de abuso de poder, malversación de fondos e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La oposición, realiza por estos días varias  presentaciones judiciales para solicitar a la justicia investigaciones que permitan corregir el desvío de fondos municipales hacia una empresa pública, como otros destinos irregulares. Andina Telecomunicaciones la cual fue creada con fines sociales –accesibilidad tecnológica universal-; tuvo un cambio de objeto al convertirla Blas Gallardo en una -caja política-.

Elio Omar Molina fue designado Director por decreto, sin acuerdo del CD, habiendo percibido sueldos de fondos públicos no contemplados en el presupuesto 2020, ni en los estatutos de la empresa. Molina es un referente gravitante en el frente que ganó las elecciones en la ciudad de La Quiaca el pasado 9 de junio del 2019, pertenece a la mesa chica y hoy busca preservar su crédito político, evitando citaciones judiciales o ser sometido a interpelaciones en el CD.

Su salida se percibe como una retirada anunciada, ya que la estructura administrativa de Andina Telecomunicaciones SE fue distorsionada durante la gestión de Gallardo, convirtiéndose en un aguantadero  con cargos ilegales. Seguramente, para evitar el peso de la justicia, todo el directorio renunciará próximamente; sin embargo no podrán excusarse de su participación durante el período 2020, de cuyas acciones son responsables.

La justicia, avanzará también sobre los actos cometidos por Gallardo, con sentencias adversas por despidos injustificados de varios agente municipales de planta permanente; como también deberá asumir la liquidación irregular de sueldos a tres concejales que jamás habían adquirido tal derecho por tomar las bancas sin los procesos jurídicos pertinentes, según fallo del STJ.

¿Cómo hará Blas Gallardo para enfrentar las consecuencias de sus errores?, porque si actuaba con un asesoramiento amparado en el derecho y la buena fé, hoy el Intendente de La Quiaca podría volcar todas sus energías en una gestión orientada al progreso y la generación genuina de empleos, siendo consecuente con sus promesas de campaña.

Sin embargo Gallardo hoy, cercado por asesores nocivos, solo busca escapar dia a dia de las acciones del Concejo Deliberante, poder de control que comenzó a develar los oscuros intereses del entorno del Intendente.

El CD aun posee mayoría oficialista, pero quedan dictámenes pendientes en la justicia, que finalmente llegarán hasta el cuerpo, cuyas sanciones serán demasiado pesadas para sostenerlas políticamente, en consecuencias durante el 2021 la balanza se inclinará hacia la oposición, -elemento de contrapeso saludable para las instituciones de ciudad fronteriza-.

La realidad institucional de La Quiaca se encamina, por la intervención de la justicia y el rol activo de los concejales opositores hacia la normalización, si bién la opinión pública se encuentra aún dividida, el peso de la verdad irá instalando una nueva perspectiva, donde dirigentes y comunidad deberán construir alternativas con un fuerte control social y una gravitante amplitud participativa.

Gallardo aún tiene tiempo de enmendar algunos de sus yerros propios de la inexperiencia, pero los efectos jurídicos de actos hoy judicializados son inevitables. Hace un par de semanas Gallardo celebró la asistencia del ENACOM para Andina Telecomunicaciones, una empresa sometida a una vejación jurídica que debe corregirse a la brevedad, antes de arrastrar también a la nación al fango de oscuros entuertos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 13 =