Resguardan la producción de caña de azúcar para sostener una actividad de gran impacto socioeconómico

 Resguardan la producción de caña de azúcar para sostener una actividad de gran impacto socioeconómico

El sector azucarero argentino logró el compromiso del Ministerio de Agroindustria de la Nación para no incluir al azúcar en la oferta de negociación formulada por el Mercosur a la Unión Europea. Ya que esta situación pondría en riesgo a esta actividad central para el desarrollo regional de la cual dependen más de 100 mil familias del norte argentino. Así lo hizo saber a Pregón Campo, Eduardo Nougués, titular del Centro Azucarero Regional del Noroeste Argentino (CARNA), tras el encuentro mantenido con las autoridades del Ministerio de Agroindustria y del Plan Belgrano en el marco de la cuarta mesa sucro – alcoholera, de la que participaron todos los representantes de la cadena.

eduardo nougues junto a Roulet 1

En la oportunidad los diferentes actores que forman parte del sector azucarero argentino,  representados por las cámaras empresariales fabriles y las asociaciones de productores de caña de azúcar, presentaron un documento donde explican las graves consecuencias que provocaría la inclusión del azúcar en la oferta Mercosur a ser presentada en el marco de la negociación de un tratado de libre comercio y/o preferencias arancelarias entre el Mercosur y la Unión Europea.

Entre las razones expuestas argumentan: el azúcar no se encuentra incluida en la oferta presentada por la UE, lo cual demuestra falta de voluntad de ese bloque de negociar la apertura comercial de este producto. Por su parte la oferta Mercosur propone una reducción gradual del AEC (Arancel Externo Común) del azúcar hasta su eliminación total en un plazo de 15 años con un periodo de gracia para las importaciones provenientes de la UE.

Razón por la cual consideran que la negociación resulta asimétrica, dadas las distorsiones presentes tanto en la República Federativa del Brasil como en la Unión Europea, y pone en riesgo a una actividad central para el desarrollo regional del NOA. Penaliza a una actividad que ha evolucionado y genera valor a nivel local. Genera incertidumbre afectando gravemente proyectos de inversión del sector. Compromete la continuidad de puestos de trabajo y medios de subsistencia de 100 mil familias en el NOA. Es claramente contradictoria con el objetivo de promover el desarrollo socioeconómico en las provincias del NOA y NEA establecido en el Plan Belgrano. Implica un exceso en las competencias ministeriales del Poder Ejecutivo Nacional ya que desconocería el cuerpo normativo aprobado por el Poder Legislativo Nacional con una inequívoca intencionalidad de legislar sobre el tema.

CONTEXTO NACIONAL

La actividad azucarera constituye el complejo productivo agroindustrial más importante en las provincias en las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy, siendo la principal fuente privada de mano de obra y generación de valor agregado de esas provincias.

La actividad se caracteriza por ser intensiva tanto en capital como en mano de obra y a diferencia de otras actividades agroindustriales, toda la transformación industrial de la caña se produce a no más de 30 kilómetros de las fincas productoras. Se trata de una industria que se destaca por producir su principal insumo y procesarlo localmente. Por lo tanto resulta estratégica para promover el desarrollo y la creación de valor a nivel local, y prevenir la migración de la población rural a los grandes centros urbanos.

Considerando el contexto internacional y la relevancia de la actividad a nivel nacional el Poder Legislativo Nacional otorgó al sector cierto grado de protección plasmado en leyes que establecen que los derechos que gravan al azúcar “se aplicarán y no podrán ser reducidos a las importaciones provenientes de los miembros del MERCOSUR mientras subsista la asimetría provocada por el sistema sucro-alcoholero del Brasil, que se manifiesta en la exigencia de utilizar alcohol carburante en los automotores”.

Las razones que oportunamente se demostraron para dejar al azúcar fuera del Mercosur siguen plenamente vigentes: otorgamiento de asistencia al sector sucro-alcoholero brasileño por medio de créditos subsidiados o a tasa cero y desarrollo de un mercado de alcohol hidratado sostenido por el Estado por más de 30 años.

En diciembre de 2015 el Poder Ejecutivo Nacional reconoce la imperiosa necesidad de promover el desarrollo social y de infraestructura en 10 provincias del norte argentino a través del Plan Belgrano. En este sentido la actividad azucarera es medular al entramado socioeconómico de tres de estas provincias (Tucumán, Salta y Jujuy) y se encuentran en menor medida en una cuarta (Misiones).

El interés estratégico del sector para el gobierno nacional ha quedado plasmado en la creación de la Mesa Sucro-Alcoholera y en los buenos resultados obtenidos a través del trabajo conjunto de los diferentes actores públicos y privados de la actividad. Dicho interés encuentra su máxima expresión en la definición e implementación del Plan Belgrano.

El sector azucarero ha realizado inversiones sustanciales y se ha modernizado. Argentina es actualmente un productor técnicamente eficiente de azúcar y así lo demuestra la evolución de sus indicadores. Tales como el incremento del área sembrada, el incremento del rendimiento de caña por hectárea, similar a los de cualquier país productor e la misma zona geográfica, el incremento en los rendimientos sacarinos en campo, el incremento de los rendimientos fabriles, la mejora en las técnicas agrícolas, entre otras.

Pero no es un productor competitivo internacionalmente  de azúcar por cuestiones vinculadas a las macro economía argentina, la debilidad de la infraestructura logística y por otras de tipo estructural del sector.

Entre los primeros podemos mencionar: el atraso consuetudinario del tipo de cambio, excesivo costo del crédito interno, alto nivel salarial en la economía en general y el sector en particular. El sector azucarero argentino paga salarios que medidos en dólares superan en más de tres veces a los que rigen en Brasil, cinco veces superiores a los de Guatemala que es el segundo exportador de la región, para no compararlos con los de otros exportadores de los países en desarrollo.

Desde lo estructural el azúcar europeo está más cerca de los centros de consumo de Argentina que nuestra propia azúcar. Esto porque el costo de los fletes desde uno y otro punto a Buenos Aires  son significativamente menores desde Rotterdam, por ejemplo, que desde Salta, Jujuy o aún Tucumán. Obviamente más cercanos aun si el azúcar procediera desde Brasil.

MESA SUCRO – ALCOHOLERA

En línea con el objetivo trazado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación de transparentar e impulsar la actividad del sector, el secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet, junto al subsecretario de Bioindustria, Mariano Lechardoy, encabezaron la 4ta Mesa Sucroalcoholera, de la que participan todos representantes de la cadena.

De este encuentro también participó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman; el titular del Plan Belgrano, José Cano; el ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, Juan Luis Fernández; el subsecretario de Desarrollo Territorial de Agroindustria, Felipe Crespo; los directores nacionales de Relaciones Agroalimentarias Internacionales, Omar Odarda; y de Agroenergía, Miguel Almada. Ademas, funcionarios del Ministerio de Energía.

En la reunión que se realizó en el Microcine de la cartera agroindustrial, las actividades incluyeron la cuestión del azúcar en cuanto a la negociación Mercosur-UE, el tratamiento que se le da a la vinaza y analizar el cumplimiento que se le dio a las exportaciones en el período julio-agosto de este año. Además, se abordó la distribución del cupo de etanol y se trató la situación actual del precio que se le paga al cañero.

En primer lugar, Roulet expresó que «vamos a continuar trabajando para proteger al sector y agradezco el esfuerzo que realiza día a día la cadena en su conjunto. Los invito a seguir trabajando para continuar agregando valor y lograr un sector cada día más sustentable». Por otra parte, Lechardoy moderó la Mesa integrada por la totalidad de la cadena y destacó especialmente «la interacción público – privada para resolver los problemas sectoriales». A su vez, el subsecretario de Bioindustria señaló que «es fundamental mantener la situación arancelaria actual, ya que es imprescindible para la continuidad del sector».

Ante este contexto, Lechardoy resaltó que «a partir de una solicitud del sector privado, acerca de la posición arancelaria del azúcar dentro del Intramercosur que mantiene un arancel de importación a favor de la Argentina y que podría ser eliminado en una eventual negociación con la UE, la Mesa Sucroalcoholera tomó el tema como propio y convocó al titular del Plan Belgrano, José Cano y con la presencia del secretario Roulet en comunicación directa con el ministro Buryaile le plantearon el tema a la canciller Malcorra».

Vale recordar que la Mesa Sucroalcoholera nació con el objetivo de acordar sistemas de distribución de valor y se transformó, en este caso, en un excelente vehículo para transmitir una gran preocupación sectorial.

Bergman concurrió para hablar sobre el tratamiento de la vinaza y el cuidado del medio ambiente. Al respecto ratificó la continuidad del rumbo trazado y aseguró que «el cuidado del medio ambiente no puede realizarse sin tecnología e innovación. La vinaza es un problema si se descontrola pero bien administrada puede llegar a ser un recurso importante».

Asimismo, agregó que la propuesta del Ministerio de Ambiente se basa en la «fiscalización, el monitoreo y el control. Por eso impulsamos el programa de reconversión industrial, para que la industria sea sustentable y pueda adaptarse a los nuevos estándares».

En ese sentido, Cano consideró que «en base al trabajo que hacen desde los Ministerios de Energía, Ambiente y Agroindustria, decidimos abordar el tratamiento de la vinaza, porque creemos que desde el Estado y junto al sector privado podemos resolver las cuestiones de fondo que es lograr un proceso de producción limpia».

Uno de los avances más notables producto de este trabajo en conjunto entre provincias y Nación tiene que ver con la mejora del precio del azúcar que forma parte de un postergado reclamo de los productores para viabilizar la actividad. Para continuar con el seguimiento de la cadena y los lineamientos de la Mesa Sucroalcoholera, la próxima reunión se realizará a mediados de septiembre en el NOA.|| Pregón Campo

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + veinte =