River festejó en el Monumental y Keko Villalva tuvo su noche soñada

 River festejó en el Monumental y Keko Villalva tuvo su noche soñada

La victoria por 2-0 ante el Lanús del Mellizo llega en el momento justo: en la semana previa al Superclásico. El reemplazante de Teo Gutiérrez armó una jugada bárbara para el gol de Cavenaghi y definió como un crack en el segundo.

River se reencontró con el triunfo de la mano de Daniel Villalva. El delantero, que fue titular en lugar de Teo Gutiérrez, resultó clave en los dos goles con los que su equipo doblegó a Lanús en el Monumental: asistió a Cavenaghi en la primera mitad tras una gran maniobra personal y definió muy bien en el segundo tiempo para aumentar la ventaja ante un equipo que dominó durante la mayor parte del encuentro pero que no pudo generar gran peligro sobre el arco rival.

Antes del gol de Cavenaghi pocas emociones se habían generado en las áreas. El propio delantero exigió a Marchesín tras pegarle luego de un rebote en un tiro libre en el inicio del encuentro. Lanús inquietaba con la movilidad de Diego González por la derecha y con innumerables centros al área de Barovero, que de todas maneras no era muy exigido (la más clara fue un tiro de Diego González en el área que salvó Maidana).

Precisamente, en este contexto resultó clave para romper el cero Villalva, quien juega como titular en reemplazo del lesionado Teófilo Gutiérrez. El delantero la tocó con calidad tras el pase de Mercado para hacerla pasar por encima de Pasquini, aguantó la marca de Izquierdoz y la tocó atrás para dejársela servida a Cavengahi. El gol ayudó a River a acomodarse defensivamente sobre el final de la primera mitad, mientras que Lanús perdió dinámica a la hora de atacar.

El desarrollo de la segunda etapa se pareció bastante al de la primera. Lanús se adueñó de la pelota y jugaba en campo rival. Y pudo empatarlo de arranque nomás cuando Lautaro Acosta alcanzó a conectar un centro pasado y si disparo pegó en el travesaño.

Pero en medio del dominio visitante, Ledesma la recuperó, Cavenaghi no pudo controlarla y la pelota le quedó a Villalva, quien volvió a responder con categoría, definió de zurda y la colocó arriba, en el segundo palo, lejos del alcance de Marchesín.

El resto del encuentro estuvo de más: River manejó bien la ventaja y el encuentro hasta pudo terminar en goleada si Lanzini no desperdiciaba una contra sobre el final.

River sigue a cuatro unidades de la punta pero llega con un envión ganador al Superclásico de la próxima fecha. Lanús perdió la oportunidad de seguir entre los primeros y continúa con su marcha irregular en el certamen.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dieciocho =