Sala: «Si el PJ se deja conducir por la UCR es cosa de ellos, pero nosotros no nos vamos a dejar conducir por la UCR»

 Sala: «Si el PJ se deja conducir por la UCR es cosa de ellos, pero nosotros no nos vamos a dejar conducir por la UCR»

06|01||2016|| Podría haber sido una tarde cualquiera; una tarde de Reyes más en ésta época de calores insoportables o de lluvias torrenciales a las que la estación estival nos tiene acostumbrados en Jujuy.

Sin embargo, ésta tarde de Reyes en el acampe que mantiene la Red de Organizaciones Sociales fue diferente; hasta especial. En medio de lo que fue una verdadera fiesta popular de Reyes en la que los niños de los miembros presentes recibieron regalos de Reyes, fueron agasajados con una mesa repleta de golosinas, sandwiches, panchitos, pizzas, y fueron entretenidos por números musicales y la visita de los Reyes Magos; en medio de ese jolgorio para niños y grandes, a pesar de tener cientos de colaboradores a su disposición, Milagro sala estuvo atenta a cada detalle de la organización y al desarrollo del convite, poniendo orden por aquí y por allá, y hasta entregando ella misma los regalos a los niños que la conocen y la tratan familiarmente como a una abuela o a una tía regalona.

Visitamos la plaza tomada, donde varios centenares de carpas decoran los jardines del principal paseo de los jujeños, para dialogar con Milagro Sala, la cabeza visible del acampe y líder indiscutible de la Red de Organizaciones Sociales que determinó ésta medida de fuerza ante la negativa del gobernador Gerardo Morales de recibirlos para abrir el camino de diálogo.

Ante nuestra consulta sobre el por qué cree que el gobernador no quiere recibirla, aun después de 24 días de acampe frente al palacio de gobierno, Milagro Sala hizo un gesto de perplejidad, indicando no saber y no entender la intransigencia de Gerardo Morales y lamentó: «la verdad que creo que no está cumpliendo con lo prometido en la campaña, que era «gobernar para todos» y lamentablemente vemos que está gobernando para los sectores que lo han votado; está gobernando para la UCR, para Primero Jujuy y para nadie más».

«Nosotros queremos que se dedique a gobernar para todos, para los que lo votaron y para los que no lo hemos votado, y que deje de discriminar a los compañeros nuestros», expresó.

Confrontada con los dichos del gobernador que decoran los titulares de los diarios, que hacen referencia a irregularidades en el manejo de los fondos que administran las organizaciones sociales, tales como un sobrante de 50 mil bolsones, el cobro de dinero por la entrega de bolsones de ayuda, o un importante sobrante de $9 millones en la distribución de los fondos, la líder tupaquera respondió «cómo será que hablan de tantas irregularidades cuando hay socios de él que tienen muchas más irregularidades que cualquier otro.  No sé de dónde saca esos 50 mil bolsones que dice que le sobraron, ¿será porque a nosotros no nos dieron los bolsones?  A nosotros no nos dieron ni los bolsones navideños, ni los bolsones comunes, no nos dieron la ayuda extraordinaria, no nos dieron nada.  Yo creo que el solo cuenta los bolsones que le está dando a la gente de él, en las localidades radicales o donde lo votaron… ahí están dando los bolsones».

Sala insistió en que su gente está siendo discriminada y acusó al gobernador de practicar el clientelismo político que tanto ha criticado durante años, en especial en la campaña: «Si sos peronista no te dan el bolsón.  El está haciendo clientelismo y discriminación.  El está recibiendo solo a sus cooperativas y les da beneficios a la gente de ellos y a todos nosotros nos dejaron afuera porque no nos dieron nada».

Si bien la líder tupaquera lamenta que hayan personas afectadas por la medida de fuerza que lleva adelante, puso de relieve que las críticas de la sociedad no solo están dirigidas a ella por el acampe, o por los perjuicios que dicen sufrir algunos comerciantes, «La gente no nos hace críticas solamente a nosotros.  Otra cosa es lo que publican los diarios.  La gente también lo critica a el gobernador por no recibirnos, porque no hay una apertura de diálogo.  Hay una solicitada de comerciantes y cooperativas que lo demuestra».

«Nosotros estamos llevando adelante una medida muy pacífica, no estamos tirando bombas de estruendo ni quemando gomas.  Lo único que estamos pidiendo es una apertura del diálogo y ser escuchados, y la continuación de las obras tanto nacionales como provinciales.  No estamos pidiendo otra cosa que ser recibidos y escuchados.  No queremos cogobernar ni nada de lo que él anda diciendo», expresó.

Consultada sobre si un método que violenta leyes y derechos constitucionales, y que está tipificado como delito en el código penal, es el más adecuado para pedir diálogo, Sala señaló: «No tenemos otro método lamentablemente, hemos pedido audiencias mediante tres notas y no nos quiso recibir.  No sé qué otra medida podríamos hacer cuando ya hemos tratado por los caminos institucionales».

En ésta misma línea agregó «estamos pidiendo por favor que nos reciba, no solo a Milagro Sala sino a todas las organizaciones sociales que componen la red.  Si él no nos quiere recibir, no tenemos otra medida para pedir el diálogo».  Y aseguró «no vamos a ir a cortar rutas y puentes, o a salir a quemar gomas.  Creemos que esta es la medida que perjudica menos, no tenemos otro camino».

Ante la pregunta puntual sobre si desde sus organizaciones y bloque legislativo hubo alguna iniciativa en pos del diálogo, sostuvo: «Se pidió audiencia con el bloque del Frente para la Victoria, Primero Jujuy y la Unión Cívica Radical.  Los únicos que nos atendieron fueron del FPV».

«El señor Obispo también pidió hablar con el gobernador para interceder, y tampoco lo ha recibido al Obispo y lo hizo atender por el ministro de Gobierno Agustín Perassi», añadió.

Milagro Sala nos guió por el acampe para conocer a las personas que acampan y para hacernos notar que las personas que están allí no están obligadas por nadie -al menos eso aseguraron-, sino que están por voluntad propia, y que son justamente estas personas las que prácticamente tienen obligada a Milagro Sala a mantener el acampe.

La tratan como a una madre por donde va.  Se acercan a saludar y dar testimonios de lo que significa para ellos el trabajo, la oportunidad de estudiar o capacitarse, el acceso a la salud y servicios que aseguran no tendrían si no existirían las organizaciones sociales.  «Somos gente de asentamientos, de villas, y de lugares del interior donde no llega el Estado», aseguran.  «Todo lo hemos hecho con trabajo, hemos hecho natatorios para disfrutar de nuestros descansos, centros de salud para atendernos, establecimientos para educarnos, y si no lo hacíamos nosotros no nos lo daba nadie», manifestaron.

«Yo quise renunciar a representarlos, puse a disposición mi renuncia a la diputacía al Parlasur, quise renunciar a estar al frente de la Tupac, y la Asamblea me lo rechazaron», aseguró Sala.

«Están en juego 3800 puestos de trabajo de la Tupac Amaru y otros 20 mil de las organizaciones que integran la red», graficó Sala.  «No solo se trata de cooperativas de construcción, sino que hay establecimientos educativos, centros de salud, centros de atención a discapacitados, centros de recreación y deportes», puntualizó.

En el acampe están todos defendiendo -aseguran- lo que perciben como derechos que se ganaron con el esfuerzo mancomunado que temen perder.  Hay docentes de la escuela Bartolina Sisa y del Instituto Germán Abdala.  Hay médicos, dentistas, y otros profesionales de la salud que montaron un puesto de campaña para atender a la gente del acampe. «Vendemos panchitos y sandwiches para poder comprar los insumos médicos y el combustible para la ambulancia», dijo una médica de apellido Huerta.

Justamente, el acampe lo mantienen con sus propios bolsillos, “Nadie nos manda plata, como dicen, para esto”, aseguró Sala.  Las copas de leche, los profesionales, los docentes, la gente del interior… todos tienen organizado un puesto de venta de comida a precios casi irrisorios, para poder mantener el acampe mediante la venta cuyos fondos hacen circular.  La misma organización instaló una cocina comunitaria, donde a leña hacen bollos, pastaflolas y pizzas.  De ésta manera, todos pueden comer y reponen la mercadería para al día siguiente poder seguir comiendo y manteniendo el acampe.

Es cierto que hay un sistema de rotación, admitió Milagro Sala.  «Si tendríamos que estar todos acá, tendríamos que ocupar todas las calles del centro, ¿dónde vamos a meter 50 mil personas acá?», aseguró.  «Por eso cada tres días cambiamos y viene otra gente, pero todos están acá por lo mismo, para defender sus puestos de trabajo, cada uno cobra como mínimo $5 mil, $3800 de plan, y lo otro es lo que ésta en juego y nos quieren quitar, y no lo vamos a permitir».

«Pero eso sí, yo no roto como los demás, yo estoy acá todos los días», aseguró.  La gente dio fe de que es así.  Milagro Sala nos mostró la carpa donde duerme todas las noches junto a la gente del acampe.  Las marcas de sol en su piel dan cuenta de que no miente.

Le preguntamos si es verdad que son «intermediarios», como aseguran desde el gobierno.  «Nosotros no le cuestionamos a Gerardo Morales quién tiene que conducir la Unión Cívica Radical, así que le pedimos que no venga a cuestionar a los que conducen las organizaciones sociales.  El no es quien para venir a decirnos quién tiene que conducir las organizaciones sociales, así como nosotros no somos quienes para decirle quién tiene que conducir la UCR».

A esto agregó «Tampoco decimos quién tiene que conducir el PJ.  Si el PJ decide que lo va a conducir Tecchi, digitado por Gerardo Morales, allá ellos.  Si el PJ se deja conducir por la UCR es cosa de ellos, pero nosotros no nos vamos a dejar conducir por la UCR».  Sobre este particular, sobre si Rodolfo Tecchi estaría alineado con Gerardo Morales, Sala respondió «Hay comentarios, los comentarios corren».

Consultada sobre hasta cuando piensan mantener el acampe de Plaza Belgrano, Milagro Sala sentenció «Hasta que haya solución.  La solución va a estar en la continuidad de las obras tanto nacionales como provinciales, queremos respeto hacia las organizaciones sociales que venimos hace 17 años trabajando».

Para finalizar, la representante jujeña en el Parlasur expresó inflexible: «Violencia significa no atender; violencia significa dejar a gente sin trabajo.  Las organizaciones sociales no son únicamente cooperativas de construcción de viviendas.  De las organizaciones sociales dependen los centros de salud, el sector de educación, deportes, copas de leche, atención para niños discapacitados, centros de recreación, centros de ayuda a las madres solteras y víctimas de violencia de género.  Son muchos los sectores y éste gobierno cree que todo pasa por las cooperativas.  Las organizaciones sociales existen desde hace tiempo, trabajan allí donde el Estado está ausente, y el nos está ninguneando a nosotros, y nosotros no nos vamos a dejar ningunear.  Lo que tenemos lo hemos hecho con el esfuerzo y el trabajo de todos.  Yo no me enriquecí con esto.  Que diga lo que quiera decir, que acuse lo que quiera acusar, nosotros estamos seguros de adónde apuntamos y lo que queremos.  Nosotros estamos apuntando al diálogo, están las pruebas de que hemos apostado al diálogo a través de notas y caminos institucionales.  Lamento que haya medios que nos acusan de ser violentos, cuando no pueden demostrar qué gestos de violencia tenemos.  Por ejemplo, nos acusaron de la muerte del joven Ariel Velásquez, nosotros demostramos que no teníamos nada que ver, algo que corroboró la justicia a través del juez y la fiscal, pero los medios nos acusaron y después callaron nuestra inocencia… y no tuvieron la delicadeza de pedir disculpas.  Estamos cansados de esta historia de acusaciones y mentiras que luego se comprueban falsas y que no nos pidan disculpas.  Nosotros vamos a seguir por el camino que nos hemos propuesto y no por el camino que nos quieren imponer».

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + siete =