martes 26 de mayo de 2020




Salarios públicos asegurados, pero congelados por varios meses


Ciudad de Perico //15 de mayo del 2020//El sector público comenzó a tensar la relación con el gobierno de la provincia, solicitan abortar el desdoblamiento salarial, pretenden discutir reajustes y desde luego recuperar poder adquisitivo.

En Jujuy el empleo público es el principal dinamizador de la economía de la provincia, debido al postergado desarrollo de la actividad privada, la cual conserva una matriz restringida, cuya diversificación aun no logra un crecimiento.

El gobierno de Jujuy afronta un déficit importante, a tal punto que debió recurrir al crédito ante nación para enfrentar los compromisos del gasto corriente, postergando otras obligaciones. El propio gobernador aseguró que los sueldos a los estatales están asegurados, debido al efecto derrame.

Pero la caída de la recaudación local, por el freno de la actividad económica ante la cuarentena, redujo la recaudación significativamente.

La provincia, recurrió al gobierno de la nación para solicitar un crédito, el cual será otorgado bajo condiciones estrictas, Jujuy no podrá dar aumentos, excepto que mejores su propia recaudación; tampoco podrá emitir bonos para afrontar obligaciones o financiar iniciativas de gobierno.

El «Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial» al que recurrió Jujuy, consta de un monto de 120 mil millones de pesos para todas las provincias, compuesto por 60 mil millones provenientes del Tesoro Nacional (reglamentado por el Ministerio del Interior) y por otros 60 mil millones de pesos disponibles para el otorgamiento de préstamos a las jurisdicciones.

La provincia fue autorizada por la legislatura a pedir una asistencia de 6.000 millones, fondos que le permitirían penosamente llegar a fin de año, no sin antes corregir los ingresos locales, al menos desde el mes de Junio, ya que de lo contrario, tampoco alcanzarán los recursos del Fondo Fiduaciario.

El Ministerio de Economía reglamentó cómo se distribuirán estos últimos $60 mil millones entre las provincias. Para hacerlo, se considerarán varios factores.

El 20 por ciento se asignará según el índice de población con Necesidades Básicas Insatisfechas (del INDEC) que tenga cada provincia.

Otro 20% estará conformado, a su vez, en un 50% con base en los índices de informalidad y cuentapropistas respecto de los ocupados totales; y el otro 50% según la estadística de contagios por coronavirus cada cien mil habitantes, proveniente del Ministerio de Salud.

El 60% restante del monto se distribuirá de acuerdo a los pedidos de las provincias que sufran necesidades financieras y no tengan «fuentes de financiamiento alternativas».

El préstamo será devuelto en 36 cuotas mensuales, a partir de enero de 2021, con una tasa del 0,10% nominal anual, que se calculará sobre el capital ajustado por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Los intereses devengados desde cada desembolso se capitalizarán hasta el 31 de diciembre de 2020.

Nación ratificó las condiciones que deberán cumplir las provincias, deberán implementar una política salarial acorde a sus recursos en 2020 y no podrán emitir cuasimonedas; estos parámetros además de encorsetar la capacidad de maniobra del gobierno jujeño, limitan las ambiciones del sector público, el cual deberá aportar recomendaciones, ser parte de la solución, evitando ser un problema más en una situación de excepción; ya que la demanda impostergable provine de aquellos sectores que quedaron fuera del mercado laboral por el enfriamiento de la economía en cuarentena.

El escenario económico es durísimo en la provincia, solo el sector público posee previsibilidad, ya que los otros sectores están en absoluta incertidumbre, como sucede en la actividad tabacalera, donde la caída del FET y las restricciones en la actividad, se traducirán en una disminución del área sembrada.

La minería también padece un enfriamiento pandemico, la demanda de litio baja por la retracción de la oferta de automotores eléctricos, solo se mantiene caliente la linea de minerales preciosos. La caña de azúcar, podría disminuir su volumen por la caída del crudo, lo que lleva a una disminución del corte de bioetanol y las políticas de cierre de fronteras de varios piases que dispusieron la producción kilómetro cero para buscar su propia soberanía alimentaria.

Las energías limpias, que son apreciadas como factor del desarrollo moderno, esta vez están quedando de lado por un petroleo barato. La niña bonita de la provincia, nos referimos a la actividad turística, fué gravemente herida, se acabó el turismo de masas, estamos en un proceso de reconversión, para cuyas condiciones Jujuy requiere una adaptación compleja.

La provincia demanda de toda la capacidad de sus dirigentes y actores sociales para enfrentar un proceso de reestructuración del sistema económico, los plazos tienen vencimiento, el debate no podrá esperar demasiado tiempo.

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋Hola, ¿Puedo Ayudarte?