San Salvador de Jujuy: Una Ciudad entre dos Rios

 San Salvador de Jujuy:  Una Ciudad entre dos Rios

La ciudad de San Salvador de Jujuy, conocida como la Tacita de Plata por encontrarse en un valle rodeado de cerros siempre verdes y por sus brillantes mañanas invernales, abrazada por los ríos Xibi-Xibi y el Grande, se apresta a recibir desde el lunes el turismo invernal.

El Xibi-Xibi, más conocido como el Chico, que corre de oeste a este con una extensión de siete kilómetros, se une con el Grande cuyas aguas bajan desde el norte hacia el sur en la zona de Punta de Diamante, donde se levantó por segunda vez la ciudad en 1575, antes de la ubicación definitiva frente a lo que es hoy la Iglesia Catedral y la plaza Belgrano.

El primero fue inmortalizado por Manuel J. Castilla, el poeta salteño, que le cantó a las mujeres lavanderas de ropa que bajaban antaño del centro de la ciudad y barrios aledaños a lavar y blanquear las sábanas, en la zamba «Lavanderas del río Chico».

El delgado curso de agua en invierno y torrentoso en el verano por el deshielo de la pre cordillera y las tormentas estivales, también generó una leyenda: «El que toma agua del río Chico, a Jujuy siempre vuelve».

En tanto, el río Grande encierra la épica de los jujeños porque recorre toda la Quebrada de Humahuaca -declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2003-, que fue escenario de los combates del Ejército del Norte contra los realista y cuidada por los gauchos, que resistieron 11 invasiones españolas.

«Cuando digo tu nombre padre río/ mi corazón renace pez y greda», le canto el poeta jujeño, Mario Busignani, recordando el bramido de las aguas coloradas por la arcilla del que toman agua las quintas de Humahuaca, Tilcara y Maimará, los míticos pueblos quebradeños, perfumados por la greda al retirarse la correntada.

Los turistas que lleguen a Jujuy podrán apreciar ambos cursos desde amplias avenidas como las 19 de Abril y Martiarena, o por la Hipólito Yrigoyen, sobre el Chico, o las avenidas Fascio o Santibañez, sobre el Grande.

A la ciudad entre los dos ríos se la puede observar desde el barrio Alto La Viña, o desde el mirador ubicado en el Parque Botánico Municipal, en el barrio Los Perales, a los que se llegan en unos pocos minutos en colectivos de línea urbana.

También desde el barrio Cerro Las Rosas, a la vera de la ruta nacional 9, que conduce al norte de la provincia, y cuyos cerros están cubiertos de frondosas tipas con un paisaje forestal único en el invierno por el siempre verde.

A pocos kilómetros está la localidad de Yala, último tramo de la lonja de la Yunga, donde vivió y escribió el novelista Héctor Tizón, y avanzando un poco más, en Volcán, ya se esboza el paisaje quebradeño, dejando la zona urbanizada.

Para el lunes próximo, según el Servicio Meteorológico Nacional, la temperatura mínima al amanecer será 12º, mientras que en horas de la tarde, alcanzará los 24º.

Sin embargo, se aconseja a los visitantes traer ropa de abrigo porque si de día prima el sol, las noches jujeñas en la ciudad son frescas.

Télam
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 6 =