Scioli resolvió el conflicto de Cresta Roja y dejó en ridículo a Tomada

 Scioli resolvió el conflicto de Cresta Roja y dejó en ridículo a Tomada
LPO || El ministro dio la empresa por cerrada, pero el gobierno provincial ya había firmado un acuerdo.
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, cometió uno de esos errores políticos que no olvidará rápidamente: esta mañana confirmó, en declaraciones radiales, el cierre de la empresa Rasic Hnos., que comercializa los pollos Cresta Roja. Pero poco antes, la Provincia había resuelto el conflicto.

El funcionario nacional dijo que iniciaron gestiones con intendentes de la zona de influencia de la firma para reubicar en cargos públicos a los empleados que habían sido despedidos.

«Estamos colaborando con la intendencia de Monte para reinsertar laboralmente a cerca de 1000 trabajadores de manera tal que no queden desconectados del mercado», señaló Tomada al programa Diálogo Franco (FM Palermo 94.7).

«Uno de los establecimientos va a ser comprado y los otros dos hasta ahora no le han encontrado una solución productiva. A Cresta Roja se la ha ayudado de diferentes maneras y en distintas instancias hasta que llegó a una situación terminal», agregó.

Tal como era de esperar, las declaraciones del ministro de Trabajo generaron un fuerte revuelo mediático dado que, después de varios días de conflicto, por primera vez se admitía públicamente el cierre definitivo de la tradicional empresa avícola.

Sin embargo, lo que desconocía Tomada era que hasta la madrugada de este miércoles, los más altos funcionarios del gobierno de la provincia de Buenos Aires mantuvieron una reunión con representantes de Rasic Hnos. y finalmente lograron una solución.

En este sentido, voceros del Ministerio de Trabajo de la provincia señalaron a este medio que los empleados se comprometieron a levantar la protesta que mantenían en el acceso al aeropuerto internacional de Ezeiza y definieron la reapertura de la planta.

El tema es que, hasta esta mañana, la noticia era que un grupo de empleados de Cresta Roja mantenían cortados algunos carriles en el ingreso a Ezeiza, aunque luego se aclaró que se trató de un grupo minúsculo de militantes de izquierda.

Así las cosas, en el marco del acuerdo alcanzado, la provincia se comprometió a realizar aportes para el pago de salarios de los empleados y a poner a disposición líneas de crédito del Banco Provincia (Bapro) para capital de trabajo.

El acta a la que accedió LPO establece que se reincorporará a los despedidos de la denominada planta 2; se ajustará la carga horaria a todos los trabajadores; se pagará el aguinaldo en tres cuotas mensuales a partir del 15 de agosto; se abonará la primera quincena de julio; y se autorizará una auditoría del Sindicato de la Alimentación.

El acuerdo se logró luego de una reunión encabezada por el Jefe de Gabinete provincial, Alberto Pérez; y los ministros de Seguridad, Alejandro Granados; de Asuntos Agrarios, Alejandro «Topo» Rodríguez; y de Trabajo, Oscar Cuartango.

Por otra parte, el discurso de Tomada se alineó al del presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech, quien ayer había dicho a LPO que el conflicto en Cresta Roja es un problema puntual de la empresa.

«No parece ser una crisis extendida al resto de las empresas; lo de Rasic responde a circunstancias particulares de administración y manejo de una compañía», respondió Tomada ante la consulta sobre la situación del resto de las firmas del sector avícola.

Por tal motivo, el candidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente Renovador, Felipe Solá, no dudó en salir a cruzarlos: «Domenech está totalmente comprado por el Gobierno», disparó en declaraciones al programa de Maxi Montenegro en Radio Latina.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 2 =