Se recalienta la guerra por el millonario negocio de celulares, en plena polémica por la reforma tributaria

 Se recalienta la guerra por el millonario negocio de celulares, en plena polémica por la reforma tributaria

El mercado se torna cada vez más competitivo. Una sola marca ya concentra casi el 60% de una torta que este año moverá u$s2.200 millones. El iPhone, poco a poco, escala puestos en el ranking. Cuáles son las compañías que más avanzan y las que más caen en plena transformación de Tierra del Fuego.

Por Juan Diego Wasilevsky

Mientras se va asentando la polvareda que levantó el proyecto oficial de reforma tributaria que redifinirá el futuro del régimen de Tierra del Fuego y que plantea una apertura gradual del mercado, las compañías instaladas en el polo tecnológico del sur del país están entrando en la recta final de una de las batallas más duras del sector: el negocio de los celulares

Luego de que en 2016 se tocara el menor nivel de producción de teléfonos en años, las plantas que operan en territorio fueguino están viéndose beneficiadas con una demanda creciente pero también deben hacer frente a un proceso de concentración que las obliga a pelear cada punto de share. 

Según datos de AFARTE, la entidad que nuclea a las empresas del sector, en 2016 se produjeron 9 millones de celulares, casi 5 millones de teléfonos menos que el récord alcanzado en 2013.

Para 2017, las perspectivas lucen un tanto más positivas: “Esperamos cerrar el año con un nivel de entre los 9,5 y los 10 millones de equipos. Esto equivaldría a un crecimiento del 5,5% al 11%, algo que para nosotros resulta positivo, porque venimos de un período que fue de contracción”, afirma Federico Hellemeyer, presidente de la entidad.

En términos de facturación, se espera que la comercialización a lo largo del año supere los u$s2.200 millones. 


Los principales jugadores
En el mercado argentino, entre las que operan en el polo fueguino y las que son 100% importadas, están activas unas 25 marcas de celulares que manejan un volumen de más de 1.000 unidades anuales. 

Sin embargo, los grandes números se concentran en un pequeñísimo puñado de jugadores.

A la hora de analizar el ranking de los “dueños” del negocio de los equipos celulares en la Argentina, en primer lugar, y por lejos, sobresale Samsung.

Entre enero y septiembre, según datos de Aduana, la compañía despachó desde Tierra del Fuego más de 4,6 millones de equipos. 

Esto implicó un gran salto del 45% interanual respecto de las 3,2 millones de unidades ingresadas en igual lapso de 2016.

Luego, le siguió LG, con 1,2 millón de equipos embarcados hacia los principales centros de consumo en el país. Mientras que en el tercer puesto se ubicó Motorola, con poco menos de 790.000 equipos para ese mismo lapso.

El dominio de Samsung es notorio. De hecho, es de las pocas marcas que registró tasas positivas de crecimiento.

Como contrapartida, hubo jugadores que exhibieron caídas notorias entre enero y septiembre en sus volúmenes despachados hacia el mercado interno: tal es el caso de Alcatel, con un desplome del 54%; TCL, con una baja del 60% o LG, que sufrió una caída del 15%. 

De la mano de este crecimiento es que hoy Samsung ostenta un predominio significativo en el negocio de los celulares en la Argentina, a punto tal que hoy casi 6 de cada 10 dispositivos que se envían al mercado interno llevan el logo de esta marca coreana.

Entre enero y septiembre de 2016, su share era del 43,6%, mientras que ahora supera el 58%. Es decir que en apenas un año, su nivel de participación escaló nada menos que 15 puntos. 

En paralelo, la comercialización de los casi 8 millones de equipos ingresados hasta septiembre representó un movimiento de divisas del orden de los u$s1.270 millones. 

De ese total, las operaciones de Samsung equivalieron a u$s750 millones. Luego siguieron LG y Motorola, con u$s152 millones y u$s147 millones, respectivamente.

Variables a favor
Más allá de alzas y bajas experimentadas por cada marca, a la hora de analizar las causas por las cuales el mercado de celulares en general vuelve a expandirse, Hellemeyer apunta a un conjunto de razones:

• Precios más competitivos 

Uno de los objetivos que persigue el Gobierno con su proyecto de reforma tributaria es reducir el precio de los equipos. Con ese mismo plan en mente fue que el año pasado abrió totalmente el mercado para las notebooks importadas.

En este contexto, el directivo de AFARTE asegura que desde hace meses se viene trabajando en una mesa de diálogo con funcionarios nacionales, provinciales y gremios, para intentar disminuir los valores de los celulares y también de otros dispositivos, como televisores o equipos de aire acondicionado.

“Hay una estrategia más agresiva en cuanto a precios. Hicimos un relevamiento en el que tomamos los siete modelos desbloqueados más vendidos en diferentes categorías y observamos que los mismos experimentaron una caída nominal promedio del 20%”, apunta.

“A esto hay que sumarle el efecto inflación que hubo en el medio. Es decir que el abaratamiento en términos reales fue más significativo y la gente fue respondiendo positivamente a este cambio», acota.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =