Según la Tupac, Mirta Guerrero y Patria Jaldín, fueron detenidas en el marco de una persecución política

 Según la Tupac, Mirta Guerrero y Patria Jaldín, fueron detenidas en el marco de una persecución política

Prensa Tupac Amaru || Esta mañana Mirta Guerrero, conocida como Shakira, y Patricia Jaldin, se presentaron de manera voluntaria y espontánea en el juzgado de Control en lo Penal a cargo del juez Isidoro Cruz para ponerse a disposición de la justicia por sus propios medios y estar a derecho, luego de haberse enterado por los medios de comunicación de la existencia de una supuesta orden de detención en su contra. Si bien desde la Fiscalía de Instrucción penal, la Fiscal “habilitada” Liliana Fernández de Montiel les imputa una supuesta violación de domicilio y amenazas, según señalaron sus abogados, se trata de un nuevo hecho urdido para criminalizar la protesta y en el marco de la persecución política que inició Gerardo Morales en su campaña electoral.

«Cabe aclarar que ni desde la fiscalía ni desde el juzgado se notificó a Guerrero y a Jaldin de manera formal en sus domicilios reales sobre la existencia de un pedido de comparendo, habiéndose enterado de manera circunstancial por las declaraciones del jefe de la brigada de investigaciones hecha ante medios radiales y televisivos en las que indicó que se había allanado un galpón de la organización para proceder a su detención, sin que tal hecho constituya notificación válida, razón por la que, atenta la ausencia de conocimiento cierto y de notificación legal resulta infundado hablar de una situación de fuga o entorpecimiento de la investigación como se pretende hacer creer», señaló uno de los letrados.
Según explicaron los abogados, la causa que originó el pedido de detención de Guerrero y Jaldín fue una denuncia por una presunta violación de domicilio en la fábrica de bloques que posee la organización y por supuestas amenazas, que inició un ex grupo de cooperativistas de la Tupac Amaru que, luego de reunirse con Gerardo Morales procedieron a retirarse del acampe y con posterioridad tomar la fábrica bloquera que se encuentra en el barrio de la Tupac Amaru en Alto Comedero y pertenece a la Asociación Civil, Social, Cultural y Deportiva Tupac Amaru. El día de los presuntos hechos denunciados, Jaldin y Guerrero estaban en el interior de la fábrica junto a los cooperativistas limpiando el lugar y organizando el trabajo ya que la fábrica había permanecido cerrada producto del acampe que se inició en la Plaza Belgrano el 14 de diciembre. Mientras se encontraban en el lugar llegaron los ex integrantes de la Tupac Amaru de manera prepotente  y obligaron a retirarse a los trabajadores del lugar. De modo que, según indicaron los abogados, difícilmente hayan podido estas personas violar un domicilio ya que se trata de un establecimiento fabril que posee la organización. Por el contrario, la situación fue al revés, los denunciantes  -que no poseen ningún tipo de autorización para apoderarse de esas instalaciones como si fueran propias- ingresaron y amenazaron a quienes se encontraban organizando el lugar para iniciar las tareas habituales. De modo que una vez más la justicia manda a detener, en una clara vocación de persecución política, a quienes integran la Tupac Amaru y se encontraban poniendo en condiciones las instalaciones de la organización en lugar de actuar contra quienes pretenden usurpar la fábrica que es de la institución.
Si bien en un primer momento en asamblea los compañeros decidieron no radicar una denuncia contra quienes hasta hacía pocos días habían permanecido en la organización, la misma será radicada y se probará que quienes han cometido un delito al usurpar el lugar fueron los denunciantes.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + siete =