Sin reformas estructurales impositivas y de empleo las pymes no tienen porvenir»

 Sin reformas estructurales impositivas y de empleo las pymes no tienen porvenir»

El presidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, Gerardo Díaz Beltran habló de la situación del sector y de la necesidad de una regionalización impositiva que tenga en cuenta la realidad de los diferentes sectores del país. Explicó el pedido de declaración de emergencia PYME, los cambios que impulsa en la ley de empleo, y de los planteos a los distintos candidatos a presidente.

Díaz beltrán recordó que representan al segmento más afectado por la situación económica actual. “Tenemos 1491 entidades adheridas, son unas 500 mil PYMEs que llegan al segmento 1, no hay grandes empresas en CAME, entonces son las que primero sienten el efecto de la crisis. Las pymes no tienen espalda, trabajan reciclando su capital y todo su crecimiento lo van generando día a día, por eso planteamos la necesidad de una reforma financiera, porque lejos de contenernos con las tasas que tenemos hoy, se está produciendo un ahogo imposible de soportarlo”.

¿Necesita el país cambios en los impuestos?

-En la Argentina el esquema impositivo está desbordado, hay un estudio del Banco Mundial que dice que es uno de los países con mayor presión tributaria del mundo. Pensar en tener una política exportadora es importante porque el mercado interno nuestro es un mercado chico. Entonces cuando todo funcione bien y el mercado se reactive, llega un momento que todos queremos más. Una forma es tener una ley que defina la protección de las pymes para exportación, hoy el mundo está ávido de muchos productos que tenemos nosotros.

-El convenio del MERCOSUR con la Unión Europea, a pesar de que genera dudas, angustia y stress en algunos sectores, es algo absolutamente importante, desafiante, pero también comprometedor, porque si no hacemos los deberes para adentro vamos a quedar fuera del contexto de la región. Todos los países de la región están realizando ajustes impositivos. Si no empezamos a trabajar con políticas de fondo, lamentablemente decimos que las pymes no tienen destino.

¿De qué se trata el planteo de regionalización impositiva que le hicieron al gobierno?

-Defender a las Pymes no es defender a un sector, es defender a un sector que genera y derrama trabajo, impuestos y desarrollo en la región. Hemos discutido mucho a nivel nacional el desarrollo de las regiones. Hemos tratado de hacer entender al equipo de Dujovne (ex ministro de economía) que Argentina tiene regiones con potencialidades y debilidades. No es para tener diez esquemas impositivos distintos porque sería imposible, pero es importante apuntalar a cada región con sus potencialidades, es la única manera de manejar las debilidades. Y no entendieron la regionalización del país. Misiones por ejemplo necesita una ley de frontera que la venimos hablando hace años.

¿Por qué y para qué se pidió al gobierno que declare la emergencia PYME?

-Desde marzo de este año que viene una recesión severísima, falta de financiamiento, la presión tributaria que hizo que las pymes estén descalzadas en la AFIP, las pymes están agobiadas. Después de las PASO, hubo un descalabro terrible de la macroeconomía esto golpeo terriblemente a las pymes, por eso pedimos emergencia pyme.

-Esta emergencia tiene un aspecto impositivo, laboral y financiero. Estamos pidiendo que los créditos productivos tengan tasas razonables, primero porque las empresas están muy endeudadas y necesitan poder refinanciarse y las que no están tan endeudadas requieren tener un capital de trabajo que les permita generar actividad, y eso con una baja impositiva, son todos pequeños impuestos que en sumatoria van a dar un alivio financiero importante.

¿Propone usted una nueva ley de empleo, eso generará la pérdida de derechos para los trabajadores?

-La verdad que no, lo que nosotros estamos planteando es algo que proteja al individuo y no al sistema, primero lo que decimos es que hay que bajar el costo laboral, no el costo salarial. Nosotros vivimos del consumo, cuanto mejor poder adquisitivo tenga la gente, mejor nos va a ir. En segundo término, hay que buscar flexibilizar, y digo esto que molesta al poder sindical, porque ha cambiado la dinámica de la economía en el mundo, no solo en la Argentina. Doy un ejemplo, uno de los grandes potenciales que tenemos en el acuerdo Unión Europea- Mercosur, es poder exportar tecnología y expertos en tecnología. Hay un millón de vacantes en Europa detectadas, y es uno de los fuertes que tiene nuestro país, estamos exportando innovación tecnológica, y no puede esa actividad estar sujeta a un convenio colectivo de trabajo. Alguien que se dedica a eso necesita flexibilidad, porque inclusive va a ganar mucho más dinero si trabaja a productividad.

-En nuestro sector (el comercio) que es el más grande del país, no podemos pretender que no haya convenio colectivo, pero hay sectores, hay tipos de pymes de industrias y de tecnologías, que no pueden estar sometidas a un convenio colectivo. Entonces hay que facilitar que suceda eso, y no pasa por pérdidas de derechos, porque alguien que está ligado a la productividad en las pymes puede ganar más dinero que si está en un convenio colectivo de trabajo, por eso hay dar el debate sector por sector. En CAME tenemos un gran debate por esto, yo tengo pares que creen que no es el momento para este planteo de reformas estructurales. Pero yo estoy convencido de que es el momento ya que estamos en una crisis terminal, y tenemos que sentar las bases y tratar de generar las normativas que necesitamos.

El presidente de CAME afirmó que a todos se les planteó o plantearán los reclamos del sector y se los escuchará. “Las pymes están en boca de todo el mundo, pero el avance de las reformas que necesitamos, no se ven. Con este gobierno hemos tenido un excelente dialogo, hubo obras que sirvieron productivamente, pero claramente lo que se avanzó en reformas es absolutamente insuficiente. Cometieron un grave error que fue la reforma fiscal impulsada por el ahora ex ministro de economía Dujovne, generando una desventaja absoluta para todo el interior del país. Hacia adelante, la Argentina de hace un año, no tiene que ver con las de ahora, así que lo que hay que hacer no tiene nada que ver con lo que se está haciendo ahora, es diametralmente opuesto, si no tenemos reformas estructurales, las pymes no tienen porvenir asegurado”.

Para Díaz Beltrán el próximo año va a ser difícil gane quien gane y que no hay que pensar que la situación va a cambiar rápidamente, “ya que el mercado interno está absolutamente deprimido y las Pymes tienen un nivel de endeudamiento importante, salir de eso va a llevar tiempo. No nos olvidemos que el efecto de la inflación va a seguir estando. Y después llegará la etapa donde todos, el sector empresario, sindical, las políticas en su conjunto, debemos deponer mezquindades y hacer un debate serio y responsable para llevar adelante todo esto de lo que estamos hablando, sino posiblemente entremos de nuevo en debates estériles”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *