Tabaco: Apuro político disparará despidos masivos en Jujuy

 Tabaco:  Apuro político disparará despidos masivos en Jujuy

Mañana se tratará la Lay de Emergencia Tabacalera,  los consensos del ámbito político a favor de la ley difieren de la posición racional de la mayoría de los tabacaleros, que rechazan abiertamente la intromisión “morenismo” de gobierno de la provincia sobre sus recursos. Al respecto La Cámara del Tabaco practica un sospechoso silencio, ni siquiera convocó a sus representados a una reunión informativa. ¿Por qué?.

images 

Jujuy || 11|05|2016|| En los últimos días el Pte. de La Cámara del Tabaco de Jujuy el Dr. Pedro Pascuttini escogió el silencio, al igual que el resto del directorio de la entidad gremial que debe bregar por el bienestar, la defensa de las conquistas institucionales y la preservación del mandato estatutario “trabajar por el bienestar de los productores asociados”.

Llama poderosamente la atención el silencio sepulcral de La Cámara del Tabaco, ante el avance de la ley denominada de “Emergencia del Sector Tabacalero”, la cual dejaría sin objeto a la misma, decapitando un instituto histórico que supo dar a Jujuy 20.000 empleos fijos.

El tratamiento de la ley sin pronunciamientos firme de parte de la Cámara del Tabaco, sin convocatoria a la defensa del FET, ni una nota clara sobre el rechazo, supone arrodillar a los tabacaleros en general, cediendo derechos que la ley 19800 otorga a los mismos.

Ya hubo un evidente fracaso entre Cámara, Cooperativa y Gobierno en la última negociación de precio, el cual fue el más bajo histórico, con el cual se pretendió que la Cooperativa pudiera realizar un saneamiento financiero (compró barato y vendió con un dólar competitivo, sin retenciones y con un reconocimiento del costo del flete al puerto).

Pero el hueco patrimonial de esa institución no tiene fondo, ya que a los pocos meses pese al fracaso gerencial del precio, nuevamente cargan sobre los hombros de los productores la responsabilidad de salvar tomando control de sus recursos los errores administrativos de un sistema colapsado; es decir el proyecto de ley no posee ninguna garantía de éxito, por el contrario, marcará el principio del final de una actividad emblemática en la estructura productiva jujeña, condenando la decisión política como un error histórico, que seguramente se encaminará al ostracismo tras la crisis social que sobrevendrá por los despidos de las unidades productivas ya anunciados.

Desde el sector, más allá de las invitaciones que realizó el gobierno a un debate legislativo con partituras acordadas por un lado y oídos sordos por otro, no aceptan en su mayoría el arrebato de los recursos (FET); menos aún para sanear deudas usurarias producto de la inacción de los órganos de control, algunos en manos de la otrora oposición (hoy oficialismo).

En este sentido, varias firmas reconocidas ya emitieron los preavisos laborales, entre ellas la más importante, la cual dejaría 500 empleados en la calle, ya que considera que se ha roto unilateralmente la confianza propia de un esquema serio de negocio “La intromisión del gobierno hace inviable la actividad”. Señalaron.

El sector convulsionado, no concibe que  el futuro de la actividad se defina con apuros y presiones sobre los legisladores jujeños, que merecen más tiempo para estructurar una salida coherente, donde sean los productores quienes definan un plan productivo sustentable, y no las urgencias de una deuda ilegítima, de la cual no se conocen razones, circunstancias, ni los resortes legales que permitieron la impunidad de capitalistas a tasas siderales.

Los productores consideran que son ellos quienes deben resolver la situación, dentro del marco que permiten sus instituciones. Sostienen que poseen la capacidad y la altura, la misma que permitió construir una economía regional que sostiene un millón de empleos en el país.

Los productores vienen señalando que las peleas domésticas de la política jujeña cooptaron, desbordadas por sus ambiciones institutos nobles de la actividad privada.

La crisis comercial que si está latente a nivel global, requiere de compradores y ofertas serias; además de un programa de responsabilidad con el consumidor basado en las buenas prácticas agrícolas y los protocolos internacionales sanitarios, donde el sector dio grandes pasos; de ninguna, se puede bajar la ley 5056 por un grupo de especuladores agazapados; menos aún usando los recursos de los productores como salida de una crisis que en Jujuy no existe, del modo en que se plantea.

Desde la mesa de la familia productora aconsejan que debe primar la mesura, el gobierno no debe cargar con las exigencias leoninas de un grupo voraz, -no podemos poner al sistema productivo en una crisis fantasma- señalaron,poniendo una  deuda por encima de toda la cadena de valor, ya que la misma no es el sostén, ni determina la actividad,  pudimos observar durante esta campaña como varias unidades productivas se unieron para bajar  costos en procesos compartidos, prescindiendo de mecánicas tradicionales, es decir hay alternativas. Referían.

El gobierno, tal cual lo prometió en campaña, debe garantizar que los productores cobren lo que les corresponde (precio de acopio / FET / POAs), tanto por apoyo directo, como por los programas operativos, sin dilaciones, sin meter la mano, porque esos fondos no son públicos, son de los productores y los paga el fumador, a quien toda la actividad se debe; por ello redundan las capacitaciones agrícolas en busca de un tabaco amigable.

-Dejen al sector salir por si mismo, usando sus herramientas que son legítimas “como el trabajo”, a partir del esfuerzo, del diálogo y un programa con objetivos y metas, donde el gobierno debe aportar su compromiso de orientador, de complemento, de gestor  y convergencia de esfuerzos; lejos de pretender marcar la cancha y ser los dueños del juego.

Los tabacaleros sugieren que el gobierno colabore con las gestiones de transferencias de acuerdo al valor de la producción, donde el 80%  de los recursos son in-negociables ya que forman parte de la estructura de costo, -debe llegar todos los meses al productor el FET; si ese mecanismo tan sencillo y escrito con claridad en la ley nacional se cumple, el gobierno podrá también cumplir con la promesa de reactivar el sector en objetivos de recuperar superficie de siembra y reapertura de mercados, ya que con reglas claras, el productor con su esfuerzo generará trabajo y desarrollo; algo que saben hacer, prueba de ello es la trayectoria internacional obtenida durante tantas décadas de machar sobre el mismo clavo. Concluyeron.

EP

 

 

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 15 =