Talleres se quedó con el clásico, derrotó a los Merengues

 Talleres se quedó con el clásico, derrotó a los Merengues

Por Sergio Velazquez – El Tribuno –  El “expreso” periqueño hizo delirar a su numeroso público con un gol del experimentado delantero Daniel Juárez. El público local respondió masivamente a la convocatoria, copó el “Plinio Zabala” y se fueron desparramando alegría.

Atlético Talleres ganó el clásico frente a Zapla, fiel a su estilo con puro oficio y más ganas que fútbol. Daniel Juárez fue el autor de la única conquista en la tarde noche periqueña.

El partido disputado ante una multitud en el “Plinio Zabala” significó el debut de ambos equipos en la Segunda Fase del Argentino “B”.

El duelo empezó como en el boxeo, ambos equipos estudiándose, mientras buscaban acomodarse en la cancha.

Iban 4 minutos cuando Martinez se fue por izquierda, mandó un centro rasante que la defensa no alcanzó a despejar y Juárez estuvo en el lugar y momento indicado para capturar la bocha y mandarla adentro por debajo del arquero, desatando la locura de los miles de simpatizantes. Tras el gol, Zapla se animó a buscar el partido y el trámite ganó en intensidad de un lado y del otro. Pero todo en un desarrollo sin mucha calidad porque los generadores de fútbol no aparecieron, absorbidos por sus marcas.

Luego, el tiempo se fue yendo como agua entre las manos, con el fútbol ausente como si alguien hubiese puesto un cartel con la leyenda “prohibido jugar”, increíble. Pero, el pretexto justo sería que en un clásico ninguno quiere cometer errores que podrían costarle muy caro.

Se moría la etapa cuando Daniel Juárez ejecutó un tiro libre al ángulo superior derecho y en una reacción magnífica, Piris con la punta de los dedos sacó la pelota al córner.

El complemento fue otro partido diametralmente opuesto, mucho más movido, de ida y vuelta. En el arranque Abraham exigió a Fernández.

Entonces, el “expreso” se acordó de la mística que lo caracterizara en otros tiempos, fue y fue al frente buscando el arco rival y el olor a gol rondó en la zona de peligro visitante. Pero el arquero Piris le negó el festejo a un cabezazo de Juárez, luego Jeandet de media tijera remató apenas desviado y Martinez con un disparo se murió en las manos del arquero. Tampoco pudo Cardozo de cabeza que atajó Piris, ni Cáceres (entró por Martinez) que alcanzó a peinar un tiro libre de Juárez, pero el Uno visitante controló justo.

El “merengue” aunque desordenado buscó meterse en la férrea defensa local, pero dependió mucho de Guzmán, que no pudo solo contra el mundo.

Aparecieron algunas fricciones propias del fragor de un clásico. A los 34’ Ghigo le cometió doble falta a Jeandet adentro del área grande, pero el árbitro no vio nada y aunque los hinchas reclamaron penal, el juez nunca cobró.

Sobre el final, el clásico cobró mayor intensidad con la gente suspirando en cada avance para un lado y el otro. Después, González (ingresó por Juárez) recibió un balón y lo quiso fusilar al arquero, pero su misil se fue arriba de la horizontal ante el ¡uh! de los miles de simpatizantes. El epílogo fue no apto para cardíacos, pero el triunfo quedó para el local con justicia.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =