Talleres sobre prácticas laborales seguras

 Talleres sobre prácticas laborales seguras

Trabajadores rurales tabacaleros participaron recientemente de una serie de capacitaciones con la finalidad de promover en los mismos, actitudes responsables y de autocuidado, durante la realización de sus tareas laborales en los campos de cultivo de tabaco.

La propuesta de capacitación parte de las necesidades detectadas por el equipo de Asociación Conciencia y los equipos técnicos de entidades tabacaleras clave que trabajan de forma coordinada por el programa Porvenir NOA: Massalin Particulares, Alliance One Tobacco Argentina (AOTA), Latitud Sur, el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE), la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), la Cámara del Tabaco de Jujuy, y la Cámara de Tabaco de Jujuy.

“De dicho diagnóstico se priorizó el abordaje de temáticas vinculadas al cuidado y la higiene personales, como el uso de elementos de protección personal en el tratamiento de agentes protectores de cultivo y la prevención de la enfermedad del tabaco verde, así como sociales, tales como la prevención del trabajo infantil, y la concientización sobre trabajo registrado, todas alineadas al Código de Prácticas Laborales Agrícolas que rige la práctica de Massalin Particulares, y la de sus proveedores”, informaron desde el programa Porvenir NOA que asume un rol activo en la capacitación sobre autocuidado y trabajo rural responsable.

Las instancias de capacitación consistieron: de 2 horas de duración cada una, con una periodicidad semanal desde el 10 de octubre hasta el 14 noviembre. “Los participantes demostraron gran interés en cada una de las capacitaciones, que se realizaron en las localidades de El Carmen, Monterrico, Manantiales, Las Pampitas y Perico. Se trató de un total de 275 trabajadores rurales del tabaco que ahora son capaces de pensar críticamente su rol, identificar oportunidades de mejora, e incorporar pautas de trabajo seguro”, revelaron.

En el marco de una modalidad de taller, “en cada encuentro se promovió la creación de un espacio para el intercambio de experiencias, y la participación activa como promotora de la reflexión personal y grupal. La capacitación como proceso de enseñanza-aprendizaje se propuso concluir en el compromiso de los participantes para implementar acciones de mejora de sus prácticas laborales”, explicaron.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 3 =