¿El fin de Macri? Cristina contrató a un estratega electoral ‘estrella’

Jordi Segarra es un mundialmente reconocido estratega político nacido en Andorra -ahora instalado en México-, un ‘genio’ de las redes sociales, y es el consultor que Cristina Fernández contrató con la mira en 2019, según pudo saber Urgente24. Entre otras cosas, en su biografía indica que su promedio total de victorias electorales es del 95.96%, y trabajó, entre otros, con Barack Obama. Aquí el perfil de este consultor político que asegura: «trabajo para gente a la que yo mismo votaría».

Con la mira en 2019, Cristina Fernández contrató a un importante y reconocido -mundialmente- consultor político. Se trata de Jordi Segarra, según pudo saber Urgente24.

Nacido en Andorra (España) y actualmente instalado en México, Segarra es uno de los estrategas políticos más importantes a nivel global cuya especialidad es el desarrollo de proyectos de comunicación métrico-dirigidos.

Según indica su biografía oficial –publicado en su sitio web- ha coordinado estrategias y campañas de líderes, partidos políticos, gobiernos y organizaciones en África, América, Asia y Europa. Hasta el momento, ha encabezado 15 campañas presidenciales y 59 campañas a gobernador. S u promedio total de victorias electorales es del 95.96%.

Jordi ha sido premiado con un total de 21 ‘Pollie Awards’ considerados como los Óscar de la comunicación política. Ha sido nombrado dos veces como el Estratega Internacional del Año y es uno de los cuatro estrategas que en un mismo año han ganado un Pollie en las categorías creativa, estratégica y dirección de campaña. En 2009 fue reconocido por la revista Campaigns & Elections con el premio «Rising Star». En su edición estadounidense, la misma publicación le ha premiado ocho veces más.

Las victorias electorales obtenidas en Perú y Ecuador durante 2016 y 2017, le hicieron acreedor a dos Reed Awards («Mejor Campaña Político Electoral» y «Consultor del Año») y dos The Napolitan Victory Award («Campaña del Año» y «Consultor político del año»). Dichos reconocimientos le certifican como el estratega más influyente de la actualidad en Hispanoamérica.

Ha sido Board Director de la Asociación Internacional de Consultores Políticos (IAPC) y Board Director de la Asociación Europea de Consultores Políticos (EAPC). Es miembro de la Asociación Americana de Consultores Políticos (AAPC) y de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos. Entre sus clientes no políticos destacan la UNICEF y el FC Barcelona.

Es graduado en Periodismo; tiene un posgrado en Análisis y Evaluación; un máster en Negocios y un doctorado en Comunicación. Ha sido profesor y conferenciante en distintas universidades de América y Europa. En 2009, publicó su primer libro de comunicación política llamado ‘Yes YOU can. Buscando al candidato Perfecto’. En 2011, coescribió el libro ‘Poder en Internet: ciudadanos y consumidores’.

Algunos datos de color: es apasionado del fútbol -hincha del Barcelona-, fanático de Metallica y en su oficina tiene una gran pecera con un tiburón pequeño como mascota.

«No me caso con ideologías. Trabajo para gente a la que yo mismo votaría. Gente en quien creo y que cree en mi«, es una de sus frases destacadas en su sitio web. Otra es: «En política, como en tantas otras cosas… aún no hemos visto nada».

En una entrevista que brindó el año pasado a Campaigns & Elections, declaró: “no me gusta mentir. No miento a mis clientes, por dura que sea la verdad. Los políticos y gente con poder necesitan que alguien les diga las cosas como son. Aplaudidores ya tienen demasiados alrededor”.

Uno de los mayores éxitos que tiene este consultor es haber trabajado en campañas de más de una docena de países, contando entre otras la de Barack Obama en el estado de Colorado; la de Joan Laporta en el club de Futbol Barcelona; la de Laura Chinchilla en Costa Rica; o la de Mauricio Rodas en Ecuador.

Otras de sus declaraciones sobre su modo de trabajar fueron:

> «No puedo trabajar con alguien a quien no defendería»

> «En el momento en el que alguien pasa a ser mi cliente lo defiendo a muerte, dejamos la piel 24 horas por él y la fidelidad es absoluta».

> «En la campaña a la que pasas a ser un militante o a ser un fan, pues en ese momento dejas de hacer bien tu trabajo«.

> «Yo creo que cuando llevas 10 mil horas en campañas de verdad -da igual que sea en campañas chicas o en campañas grandes-, a partir de ahí puedes hablar como consultor político«.

> «La adrenalina de la campañas políticas no te la da ninguna otra faceta de la comunicación o la estrategia, no hay adren alina como la del día D. En un libro que escribí hace unos años decía que el marketing político no existe, es un poco un capítulo para provocar, porque existe obviamente, pero ¿por qué digo que no existe? porque no son los mismos códigos, o sea, somos un producto que sólo se puede comprar un día, todo el resto está muy bien, los trendings, las encuestas. Si el día “D” el producto no está fresco, si ese día el cliente prefiere otro tipo de pintura… ese día pierdes«.

> «No  creo en las campañas políticas como el cocinero, como el que tiene ahí el recetario: 100 gramos de encuestas, 200 gramos de creatividad y 300 gramos de estrategia bien calientito todo y lo sirves. Eso no funciona. Creo que no se pueden hacer campañas con un libreto en la mano, por eso no hay dos campañas iguales ni experiencia que sirva de una a otra. Lo importante en una campaña no somos nosotros, lo importante eres tú elector, lo importante son los que votan. M uchas veces nos movemos dentro de esta endogamia, de esto que en México se le llama el círculo rojo que yo siempre lo primero que hago cuando entro con un cliente es decirle olvídate, el círculo rojo ya sabe por quién vota. Allí no hay indecisos, pero sí sirven para otras cosas: sí hay recursos, para generar apoyos logísticos o para generar fortalezas en tu campaña, pero no sirven para ganar o perder votos directos. Las campañas no son para círculos rojos, y nosotros creemos que todo mundo es como nosotros, que estamos 24 horas conectados a la campaña y no es cierto, con suerte cruzando los dedos y haciéndolo  muy bien un elector estará cinco segundos al día conectado a la campaña. Esos son tus segundos para tratar de influir«.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =