«Tierra arrasada» El discurso único requiere un Jujuy sin periodistas

Día del periodista “Resistiendo al relato”. Por Jorge Lindón

06.06.2015 || En Jujuy la profesión de periodista quedó mutilada a una rama de la comunicación social, dando lugar a reproducciones subrealistas –en Jujuy no hay pobres-, asistimos a la reproducción de un “Festival de partes de prensa” por donde el relato oficial desciende y se impone. En la provincia el periodismo crítico y de investigación, padece el desamparo, apenas recibe cobijo en islas mediáticas, donde la pauta oficial no llega, en consecuencia la profesión es artesanal, rudimentaria, de supervivencia.

06.06.2015 || Sin dudas merece destacarse el día del periodista en Jujuy, donde hay muchos desafíos por superar para que la actividad alcance el profesionalismo que el público requiere.

La concentración de poder político erosionó la independencia de los medios, condenando en consecuencia el desarrollo del periodismo, como instituto –el cuarto poder-. de garantía republicana.

Sin dudas en Jujuy, la imposición del pensamiento único fué posible en parte, porque un grupo políticos quedó sentado de ambos lados del mostrador; es decir gestionan pautas para sus medios en ámbitos locales y nacionales sin acusar rubor alguno.

Esta discrecionalidad permitió que solo una voz surja con facilidad hacia la superficie, quedando los compañeros periodistas condicionados al rigor de la bajada de línea, que no admite crítica, ni denuncia al establishment, donde sus jefes suscriben.

Esta injusta distribución de recursos, atenta contra el sistema republicano, ya que permite el enriquecimiento sectorial a costa de poner una mordaza al sentido crítico, ya que si bién condicionan a trabajadores del oficio a callar, al impedir que la pauta vitalice a los independientes, posterga el desarrollo de investigaciones y críticas, pues estos compañeros deben trabajar en otros oficios para sobrevivir.

En Jujuy, todavía no se trató ningún proyecto en la legislatura que permita una distribución equitativa de los recursos públicos aplicados a la información. De hecho los propios diputados del oficialismo que gozan de la amplificación de los medios hegemónicos que concentran según denunció en un acto de rebeldía pasajera el FUyO $64.000 millones de pesos anuales; nunca dan las gracias de manera adecuada “con una ley por ejemplo”, al resto de medios emergentes a los cuales remiten sus partes de prensa, incluyendo a la propia senadora de la nación Liliana Fellner,  titular de la Comisión de Comunicaciones del Congreso.

La ley de medios, la épica conquista del kirchnerismo, tampoco alcanzó desarrollo en Jujuy, donde la hegemonía del único canal de aire prevalece bajo el amparo del poder político.

Si se aplicara la ley, habría oportunidades para nuevas apuestas en materia de producción de contenidos, pero mientras la pluralidad y la equidad distributiva sea una amenaza para los intereses que hoy dominan, miles de jujeños deberán seguir en el silencio; como sus proyectos sepultados.

La senadora Liliana Fellner, es autora de un proyecto de ley para otorgar a los periodistas “Libertad de conciencia” en su tarea habitual, de manera de no ser inducidos por la bajada de línea del propietario del medio donde se desempeñan; la iniciativa legislativa es muy respetable; pero “médico cúrate a ti mismo”; es mas necesario que los políticos tengan decisiones con sentido común, dando muestras de convergencias necesarias, evitando lucir manos de yeso, o indiferencia hacia derechos adquiridos, porque recortarían las ganancias siderales de los amigos del poder.

En Jujuy el gobierno, junto a sectores de la oposición celebran en coincidencia, como también sucedió para su aprobación,  la inclusión de la Bandera Nacional de la Libertad Civil como el quinto símbolo patrio, hecho que le da mayor valor cultural en aspectos de marketing turístico a nuestra provincia.

Pero en Jujuy, esta bandera, rescatada para revalorizar la libertad cívica, hoy debe ser  levantada por el periodismo, bajo cuyo manto puden ampararse investigaciones, denuncias y cuestionarios –instrumentación de conferencias de prensa con agenda abierta-.

Es necesario contribuir a la restitución de la división de poderes, alcanzar el acceso a la información que este gobierno sistemáticamente niega,  y conquistar la distribución justa de los recursos públicos para mejorar el proceso de información pública.

El 7 de junio de 1810 se fundó la Gaceta, uno de los tres iniciadores del proyecto además de Mariano Moreno y Juan José Castelli, fué Manuel Belgrano, quien ejerció el periodismo, el mismo hombre que nos legó en 1813 la Bandera Nacional de la Libertad Civil.

La reivindicación de este hombre, debe darse no solo en un aspecto cultural; revalorizar su legado “La Bandera Nacional de la Libertad Civil” desde un plano histórico, sino desde un sentido de convivencia democrática, que permita nuevas acciones políticas orientadas a la restitución de los principios republicanos, de otra manera el sentido “Libertad Civil” sería nostálgico ante la actual reducción de derechos que padecen los jujeños.

En este sentido, el periodismo debe resistir, esta convocado por su percepción critica a comunicar los desvíos que deben ser reparados por la sociedad civil, desde el ámbito de la conciencia democrática. Hoy la resistencia posee aspectos menos belicosos, pero ciertamente requieren de valor.

Si bién en este año, hubo menos registro de violencia hacia el periodismo en Jujuy, la misma se ejerce desde la disciplina, la discrecionalidad en la distribución de los recursos, la imposición del relato, y el deterioro permanente del sistema de derecho.

Se suele escuchar, fuertes denuncias realizada desde el periodismo crítico superviviente, pero la justicia mira para otro lado, los fiscales son indiferentes a los hechos, y las autoridades solo dan la cara para contradecir las afirmaciones, sin demostrar lo contrario; menos aún presentar una renuncia como acto de decencia.

En fin, el periodismo en Jujuy esta flanqueado, es una tarea de resistencia, que debe encontrar mecanismos para que la sociedad la proteja. En Europa surgieron corrientes denominadas “Periodismo Humano”, que son apoyados por lectores que contribuyen económicamente para sostener investigaciones, y críticas, independiente de la posición que tomen los medios más desarrollados; -el pueblo siempre quiere saber-.

Los políticos últimamente ha devenido en comunicadores de sus perspectivas, casi siempre acotadas a intereses sectoriales; pero su desempeño no posee control; a pesar que juraron por Dios y la  Patria, aun cuando se entiende que la metáfora refiere al propio poder del cual son parte, por lo cual el juicio jamás llega; en cambio los periodistas están sujetos a la presión permanente de los vecinos, de los lectores, de los televidentes, que en cada esquina hacen conocer la denuncia de una irregularidad y piden al periodismo que investigue, sin entender que hace falta mayores garantías para frenar la corrupción por mencionar un ejemplo.

Resumiendo, el periodismo es una vocación, es un acto de amor, no es para todos…es inclaudicable.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + veinte =