Urtubey en el centro de la escena

 Urtubey en el centro de la escena

Región Norte Grande || El gobernador salteño ironizó sobre el blanqueo impositivo: “Asesorado por blanqueadores”. Cuestionó a Cano por el Plan Belgrano y elogió al gobernador jujeño, Gerardo Morales, y a la bonaerense María Eugenia Vidal.

El miércoles pasado, cuando iniciaba su discurso, Mauricio Macri le gastó una broma a Juan Manuel Urtubey, que terminó por convertir al gobernador salteño en uno de los personajes del 52º Coloquio de Idea.

El Presidente dijo que Urtubey es “el marido del año” (el mandatario de Salta está casado recientemente con la actriz Isabel Macedo. A partir de ahí, en muchas conversaciones informales en el lobby del Sheraton Mar del Plata apareció la alusión al salteño, postulante presidencial, en particular por la belleza de su flamante esposa.

Urtubey invitó ayer a almorzar a enviados de una decena de medios en el Torreón del Monje. Entre el excelente maridaje del torrontés de Cafayate con la merluza marplatense, se animó a abordar distintos temas políticos.

Lo hizo desde una posición mucho menos contracturada de la que habitualmente exhibe por televisión.

Desde el vamos, se animó a reconocer que el gobierno de Macri está políticamente mejor encaminado de lo que dicen los diarios y relativizó que las elecciones parlamentarias del año próximo puedan resultarle adversas al oficialismo.

“Con la economía en recuperación y el kirchnerismo desfilando a esa altura de 2017 por los Tribunales, las chances de que (el macrismo) obtenga un buen resultado son altas”, dijo Urtubey.

Para el salteño, la imagen de los dólares de la supuesta corrupción instalada en las pantallas de televisión “es ilevantable” para los afines a Cristina Fernández. “Con el núcleo duro de los votos kirchneristas no alcanza. Todos los escenarios son buenos para el Gobierno, que se ha peronizado”, agregó.

Justo minutos después de esa afirmación se sumó al diálogo con vista al mar un dirigente peronista que integra el gabinete de María Eugenia Vidal, a quien elogió mucho: el exintendente de San Miguel, Joaquín de la Torre.

Pero no todas fueron buenas para Macri. En pasajes de ese diálogo, Urtubey tuvo frases no exentas de ironía. Dijo, por ejemplo, que el vigente “es el mejor blanqueo (de capitales), asesorado por blanqueadores”.

También explicó su fuerte cruce con el responsable del Plan Belgrano, el tucumano José Cano. “Todos los gobernadores sabemos que en el actual contexto socioeconómico es muy difícil de llevar a cabo. Acompañamos porque la problemática del norte quedó instalada en la agenda, pero que Cano no me venga a bardear”, advirtió. Cano había dicho que Urtubey “no sabe gobernar”.

En cambio, fue muy auspicioso con su colega jujeño, Gerardo Morales. “Es radical pero gobierna como un peronista. A Morales lo salvó que tenía el diablo instalado en la provincia, metió preso al diablo y Jujuy volvió a respirar”, dijo, en obvia alusión al procesamiento de Milagro Sala.

El crecimiento del narcotráfico en el norte argentino no fue ajeno a la conversación. “Todos hablan de combatirlo pero después se hacen los boludos”, dijo sin vueltas y relativizó las efectivas posibilidades de Gendarmería para actuar. “A veces, los gendarmes no tienen plata para el gasoil, ¿van a combatir el narcotráfico?”, preguntó.

“Cuando matan a alguien por el paco, yo no puedo ir con la Constitución bajo el brazo a explicarles a los padres que el narcotráfico es de jurisdicción nacional”, avanzó, para explicar luego que en Salta se enfrenta el narcomenudeo, lo cual disparó la población carcelaria. “Otra cosa no puedo hacer si la Argentina no hace un acuerdo supranacional”, se sinceró.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =