A Verbitsky le preocupa Rosendo y el fin del Relato

 A Verbitsky le preocupa Rosendo y el fin del Relato

No habrá final del kirchnerismo sin la destrucción de su Relato, un activo cultural clave para su supervivencia, que incluye su revisión de la historia argentina reciente: los ’60, los ’70 y los ’80. Será imprescindible la revisión de todo ese capítulo y la reconciliación de los argentinos, hipótesis que desvela a Horacio Verbitsky, que deslizó su temor (y el de los muy subjetivos ‘organismos de derechos humanos’), en su homilía dominical en Página/12:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Fragmento de Horacio Verbitsky en Página/12, que comienza con una preocupación por el efecto de una inevitable devaluación del peso (que acompañe a la que realiza el real, moneda de Brasil, el mayor cliente y proveedor de la Argentina, aunque ya se sabe que Verbitsky es un ignorante en cuestiones de economía), y luego pasa al tema verdadero que lo sofoca:
«(…) El 7 de agosto, en el diario El Cronista, Rosendo Fraga publicó una concisa columna titulada “Diez urgencias para el corto plazo”. Para que no quedaran dudas, el diario del diputado nacional por el Peornismo Opositor Francisco De Narváez acompañó el texto con una foto de la Casa Rosada. Fraga propone:
1. Generar una coalición política que permita al nuevo gobierno independizarse del kirchnerismo, que retiene posiciones claves en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, con vistas a recuperar el poder en 2019.
2. Lograr mayoría parlamentaria para aprobar las iniciativas de gobierno, en un Congreso en el cual el kirchnerismo retiene poder.
3. Neutralizar los avances del oficialismo en la Justicia, y neutralizar a los jueces “militantes” provenientes de Justicia Legítima.
4. Resolver el conflicto con los fondos buitre, sin lo cual la Argentina no accederá a los mercados financieros ni logrará las inversiones necesarias para renovar y ampliar infraestructura.
5. Dar respuestas eficaces al reclamo social de Seguridad Pública.
6. Poner en marcha una política real contra el narcotráfico, tanto en la faz represiva como preventiva.
7. Crear las condiciones para la recuperación de la capacidad productiva del campo y las economías regionales.
8. Establecer una política educativa de largo plazo, que contribuya a reducir la desigualdad social y vincular la educación con el trabajo y la producción.
9. Definir y ejecutar una política de defensa que permita un reequipamiento mínimo de las FF.AA y su modernización.
10. Implementar una política exterior plural y diversificada, que permita al país recuperar las relaciones con las naciones desarrolladas y mejorarlas en la región.
(…) Este programa de acción se ofrece a quienquiera se imponga en las elecciones presidenciales y es más sutil que lo habitual. De aplicarse, sin embargo, los efectos serían una fuerte devaluación con incremento del desempleo y del endeudamiento externo y una incentivación del control social por medios represivos. Quien se ofrece para la tarea es el candidato más improbable: Sergio Massa, con su propuesta de implantar la pena de muerte sin juicio previo y el envío de las Fuerzas Armadas para realizar tareas policiales en los barrios populares.
Hacer la agenda
La cuestión de la justicia, que ocupa dos de los tres primeros puntos de las urgencias de Fraga, también apareció en actividades convocadas por dos de las principales universidades privadas del país: la pontificia Católica de Buenos Aires, y la de San Andrés. El eje fueron los juicios por crímenes de lesa humanidad y, en especial, su extensión a los cómplices civiles, ya sean empresariales, judiciales o eclesiásticos. La vinculación entre estas propuestas y las de Fraga y Massa surge en cuanto se profundiza el análisis.
El 2 de julio, en la Católica, sacerdotes, empresarios, intelectuales y jueces fueron convocados por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), creada y conducida por el Episcopado Católico. En la apertura expusieron el obispo retirado pero hiperactivo Alcides Jorge Pedro Casaretto y Guillermo Lipera, el presidente de Será Justicia, la asociación de abogados del PRO. Lipera fue uno de los organizadores del encuentro de la tercera edad en apoyo del juez Carlos Fayt en la puerta de los tribunales. En presencia de los precandidatos presidenciales Stolbizer y Víctor De Gennaro, expresaron su preocupación el presidente de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere; el director profesional de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) Jaime Campos, contratado por Paolo Rocca y Héctor Magnetto para no aparecer ellos en forma directa al frente de este club de grandes patrones; Juan Vaquer, de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos; Miguel Blanco, d el Foro de Convergencia Empresaria; Ignacio Stegman, presidente del Coloquio de IDEA, y el presidente del Colegio de Abogados de la City de Buenos Aires, Máximo Fonrouge. El presidente de ACDE, Juan Pablo Simón Padrós, advirtió que “no existirá empresa, negocio ni puesto de trabajo genuino y sostenible sin una justicia independiente”. Esta semana un egresado de la Católica y miembro de ACDE protagonizó un trágico hecho de inseguridad en un country de Pilar.
El 4 de agosto, en el mismo lugar, Casaretto planteó que la agenda del próximo gobierno debería incluir la reconciliación, el perdón, la unión y la verdad completa. Eduardo De la Serna, coordinador del Grupo de Sacerdotes en Opción por los Pobres, se refiere a la UCA como “el claustro PRO de la Iglesia argentina” y entiende que el tema de la Reconciliación es una “excusa para justificar la impunidad”. “Cuanta más justicia aplicamos, menos verdad recuperamos, y cuanta más verdad queremos recuperar, más suaves tenemos que ser en la justicia aplicada”, opinó Casaretto. Contrastó el modelo sudafricano de canje de información por impunidad con el argentino, que privilegia la justicia, “que no es totalmente imparcial”. Contrapuso en forma abierta justicia y verdad y dijo que “a mi entender hay que privilegiar esa verdad”, ya que “lo que tranquiliza el corazón de una madre es saber qué pasó con su hijo”. El Bicentenario de la Independencia, el Congreso Eucarístico y “la más que posible visita del Papa” serían la oportunidad señalada por el veterano operador eclesiástico para la mítica reconciliación.  (…)»:
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − doce =