Voto electrónico: el FpV quiere que en 2017 sólo lo usen ocho provincias

 Voto electrónico: el FpV quiere que en 2017 sólo lo usen ocho provincias

La idea avanza en el Senado. Sería uno de los cambios al proyecto. Y sigue el debate sobre el chip.

voto-electronico

La bancada del FpV en el Senado busca limitar la aplicación de la reforma electoral a apenas un tercio de los distritos electorales, es decir 8 provincias, en las elecciones legislativas del año que viene. La propuesta del bloque del Partido Justicialista es que en 2017 en las otras 16 provincias se vote con «el mismo sistema que en la última elección», lo que implicaría que en prácticamente todo el resto del país se vuelva a sufragar con las tradicionales boletas de papel.

La propuesta fue hecha por Jorge Landau, apoderado y experto en temas electorales del Partido Justicialista, en una reunión que hubo el jueves y en la que oficialismo y oposición buscaron avanzar con un primer borrador de la ley. También participaron de la reunión representantes del senador macrista Federico Pinedo, del peronista Juan Manuel Abal Medina y del peronista disidente Juan Carlos Romero.

Pero las discusiones siguen trabadas en varios puntos, con lo que para algunos observadores es improbable que el próximo martes la Casa Rosada logre su objetivo de dar dictamen a la ley.

La redacción de la ley que propuso Landau es que el año que viene deben votar con el nuevo sistema las provincias que ya hayan realizado «experiencias piloto», o se hayan pronunciado a favor o ya tengan aprobada en su «propia legislación» el sufragio electrónico.

Según las fuentes consultadas, en esos parámetros entrarían apenas 8 provincias: La Ciudad, Salta, Córdoba, Chaco, Neuquén, Tierra del Fuego, Mendoza y Buenos Aires. La ley, eso sí, diría que otras provincias que quieran sumarse voluntariamente al nuevo sistema de votación podrán hacerlo. Tres están gobernadas por Cambiemos (Ciudad, Buenos Aires y Mendoza), tres por el PJ (Salta, Chaco y Tierra del Fuego), una por el peronismo disidente (Córdoba) y la restante por un partido provincial (Neuquén).

Al aclararse que el resto de las provincias deberán votar con el mismo sistema que en la elección anterior el peronismo se aseguraría que en Santa Fe se pueda seguir sufragando con la boleta única de papel, como pretende el senador y líder del PJ santafesino Omar Perotti.

El esquema planteado por Landau está en línea con lo propuesto por el jefe del bloque del FpV, Miguel Ángel Pichetto, acerca de que la ley debe aplicarse de forma gradual. El proyecto con media sanción de Diputados plantea que en 2017 ya debería votarse en todo el país con el nuevo sistema.

Las diferencias entre el oficialismo y la oposición se mantienen en una cuestión central: el dispositivo digital de la boleta electrónica. El macrismo propone una redacción abierta que permita a la ley ir acompañando en el tiempo los avances tecnológicos.

Pero en el PJ plantearon que la ley debería establecer en su redacción el uso de «un sistema no vulnerable». Esto cerraría el paso al uso de chips en las boletas. En el peronismo el chip genera fuertes resistencias, pero otros sistemas digitales, como el código QR, no.

En la oposición también sostienen que la ley debería ser más clara en lo referido al dispositivo porque si no se le delegaría o al Poder Ejecutivo la facultad de elegir, lo que dicen sería inconstitucional, o a la Cámara Nacional Electoral, lo que no correspondería.

Otra diferencia que subsiste es cómo se informan los resultados de las mesas a la Cámara Electoral. El oficialismo quiere que sea a través de un sistema electrónico. En el FpV quieren que sea por telegrama.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + doce =