lunes 10 de diciembre de 2018




Aunque se hunde el petróleo las naftas seguirán subiendo

15 noviembre, 2018 en:


• POR AHORA HAY SOLO BAJAS PUNTUALES POR LA CAÍDA DE LAS VENTAS
Axion y Shell debieron replegar parte del aumento aplicado a principios de mes por la recesión y el desplazamiento de los consumidores hacia YPF.

SILVIA PECO

Los precios internacionales del petróleo recuperaron apenas un 1% ayer, luego de haberse desplomado entre un 6 y 7% el martes. Si se considera la variedad Brent, la cotización cerró ayer en u$s66,12, con una caída del 22,2% con relación al 9 de octubre cuando llegó a u$s85,01, el mayor valor desde 2014. El WTI, en tanto, terminó ayer en u$s56,25%, un 26,3% menos con respecto al máximo de u$s 76,41 alcanzado el 3 de octubre.

Pero este desplome no se verá reflejado en los precios locales de los combustibles. En lo inmediato todavía falta que la Secretaría de Energía fije los precios de los biocombustibles para noviembre, considerando que el 10% del gasoil es biodiésel y el 12% de las naftas es etanol. Cuando salgan las resoluciones, los nuevos valores será retroactivos al 1 de este mes, por lo cual el impacto en precios será mayor al que surgiría de haberse trasladado de entrada. Además, hay versiones de un alza en torno al 15% que no fueron desmentidas.

Por otra parte, a partir el 1 de diciembre se actualizan los impuestos que gravan a los combustibles por el índice de precios al consumidor como ya sucedió el 1 de junio y el 1 de septiembre. El aumento para el impuesto a los combustibles y para el que grava la emisión de dióxido de carbono será del 14,08%, debido a que el IPC fue del 3,1% en julio, 3,9% en agosto y 6,5% en septiembre.

En el caso del gasoil, el aumento será de 68 centavos por litro, lo que representa un 2% de aumento en el precio final del gasoil común de YPF , mientras que para las naftas, será de $1,02 por litro, 2,7% más sobre el valor actual en el surtidor para la nafta super de la misma petrolera.

No solo influyen los biocombustibles y los impuestos. Por la desregulación del mercado, las petroleras quieren que los productos sin los bio y sin los gravámenes, se ubiquen en línea con la paridad de importación de cada combustible, no del crudo.

Además quieren recuperar lo que no ganaron durante el año en los meses en que los precios internos no se ubicaron en la paridad de importación de la nafta y el gasoil, en ambos casos en todas sus variables de calidad.

Por otra parte, aunque las petroleras afirman que ya se están prácticamente en el nivel deseado (ver gráfico) , también juega la inflación interna. De hecho, el secretario de Energía, Javier Iguacel, dijo hace pocos días, que en 2019, si el petróleo y el dólar se mantienen en los niveles actuales, los valores solo se van a ajustar por inflación.

Esto significa que también juega cómo se moverán los otros precios de la economía como las tarifas eléctricas o los insumos para mantenimiento.

En este contexto, las rebajas en los precios al público aplicadas por Axión y Shell en los últimos días, son sobre todo consecuencia de la caída de las ventas y del desplazamiento de los consumidores hacia las estaciones de YPF porque tienen precios más bajos. En septiembre, la petrolera estatal ya acaparaba el 60% del mercado, frente a un 55% del mismo mes de 2017, y la participación siguió en ascenso en octubre y lo que va de este mes, por lo que las competidoras recortaron los últimos aumentos, quedando más en línea con los porcentajes aplicados por YPF en cada localidad del país.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *