lunes 22 de julio de 2019




Crisis en el bunker de Alberto F: le reclaman que «le hable menos a Wall Street» y prometa empleo

11 julio, 2019 en:


Algunos integrantes del comando de campaña del Frente de Todos no puedendisimular la impaciencia y cierta inquietud. Notan que, tras el sorpresivo anuncio deCristina Kirchner de «bajarse» a la candidatura a vice para dejar en el liderazgo aAlberto Fernández, la fórmula se estancó en las encuestas. Y, peor aun, losdirigentes hablan de una campaña que, a menos de un mes de las PASO, lucedesorganizada y sin un mensaje claro y potente.

La principal objeción que le formulan a Fernández desde las propias filaskirchneristas es que al candidato le faltan propuestas «que le cambien la vida a lagente».

El debate interno se produce en simultáneo con la ofensiva del espacio de Juntospara el Cambio, que plantea posturas muy duras de parte de todos sus referentes: desde el presidente Macri; su candidato a vice, Miguel Angel Pichetto, y hasta el jefede la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

En las últimas jornadas aparecieron distintas encuestas que incrementaron la preocupación en las filas K. En varias de ellas, como en la de Managment & Fit, ya se considera una paridad en la intención de voto entre el Gobierno y la fórmula de «los Fernández». Algo impensado hasta hace algunas semanas, cuando la diferencia entre ambos espacios trepaba hasta los diez puntos.

Algunos dirigentes que en los últimos meses visitaron a Cristina Kirchner en suoficina del Instituto Patria admiten que el candidato presidencial debe manteneruna postura amigable hacia los sectores de la sociedad menos afines alkirchnerismo, pero que -así y todo- esos ciudadanos también quieren saber lasmedidas concretas que se tomarían durante un eventual gobierno de Alberto F.

En concreto, se escucha un reclamo de «menos gradualismo fiscal» y másheterodoxia. «Hay que hablarle menos a Wall Street y a la City y más a la gente», pideun reconocido dirigente kirchnerista.

También existe un planteo de mostrarse con planteos más audaces, de cara a lo quepodría ser un eventual gobierno de «Los Fernández».

El principal punto que se escucha en el Instituto Patria tiene que ver con quedeberían articularse propuestas concretas para generar nuevos empleos. «Tenemosque cambiar: la gente ya sabe que está mal; que estamos en crisis. Ahora hay quedecirles cómo vamos a crear trabajo», comenta un dirigente con llegada directa alcandidato presidencial.

Entre esos dirigentes también genera disgusto que Alberto F. diga que no haymargen para mejorar el esquema del impuesto a las Ganancias de los trabajadores. Oque el descenso de la inflación será gradual.

Quisieran que el candidato reivindique la idea de un «Fútbol para Todos» gratuito; yde que haya subsidios a las pequeñas y medianas empresas que tomen nuevosempleados.

«Las políticas activas fueron las que permitieron que Cristina gane con el 54% de lovotos. La gente sabe que cuando el Estado aparece, se vive mejor», argumenta otrodirigente K, en este caso un ex funcionario.

El «ala dura» de la campaña kirchnerista observa que, mientras Mauricio Macri pisael acelerador a fondo con discursos encendidos, en compañía de Miguel ÁngelPichetto, a Alberto F. le falta contundencia en los temas económicos, que es dondeel espacio del Frente de Todos debería sacar la ventaja decisiva.

La moderación como arma

En el comando de campaña del Frente de Todos admiten que Alberto F. debe lidiarcon una puja interna: entre la moderación -con el objetivo de desarticular lasacusaciones de que Cristina y La Cámpora son los que mandan en la fórmula- yponer en juego los cartuchos que pueden ser utilizados más adelante en la campaña.

«Ya habrá tiempo para las propuestas concretas», justifica otro de los dirigentes queen las últimas semanas compartió horas de vuelo con Fernández.

Desde un punto de vista profesional, Lucas Romero -director de la consultorapolítica Synopsis- analiza, en diálogo con iProfesional, que la mentada «moderación» de Alberto F. se basa en un intento por «flexibilizar el techo electoral que tiene elkirchnerismo».

Romero completa: «Macri, al revés que Alberto, necesita jugar más a fondo paramarcar las diferencias entre el pasado y el futuro posible. Incluso, con una estrategiamuy clara de ignorar al candidato presidencial y focalizarse en Cristina, La Cámporay el kirchnerismo, que tienen mala imagen en el electorado».

2019-05-06 Banco Provincia-Institucional- Premium 300x250

El especialista ensaya, a la vez, una visión de lo que podría interpretarse como «undéficit en la campaña» de Fernández. Se refiere a que «se trata de un espacio que nose ve homogéneo. Cada uno está por su lado; y esa estrategia de ‘estirar la tela’ puedellegar a ser percibido como una debilidad, en lugar de una fortaleza».

Romero se refiere a las distintas asignaciones que, por ahora, tienen Fernández, porun lado, Sergio Massa, por el otro, y Cristina, en otro.

En general, los politólogos vienen remarcando que, a diferencia de Macri, Alberto F. se siente obligado a responder por el pasado. Desde que arrancó la campaña, elcandidato debió contestar en forma permanente sobre sus diferencias respecto delgobierno de CFK. Y de si éso que él marca como diferenciación podrá ser llevado a lapráctica -en caso de ganar- siendo que la ex Presidenta será su vice.

En cambio, el jefe de Estado, se muestra sin ataduras. Sin ningún tipo dedistracciones, como guionado a medida. Al contrario, durante las últimas semanasensalzó las obras públicas realizadas durante su gestión, mostró un rumbo deapertura con la incorporación de Pichetto, y endureció su discurso contra elkirchnerismo.

La estabilidad del tipo de cambio juega ciento por ciento a favor de la estrategia deloficialismo. A pesar de la recesión, el dólar planchado les permite a los candidatosde Juntos por el Cambio hacer campaña sin tener que dar demasiadas explicacionespor la crisis.

Al contrario, los últimos datos económicos dan cuenta de una incipienterecuperación. O al menos, de que el ciclo de la economía ha dejado de caer.

Algunas medidas que se pusieron en práctica -desde los Precios Esenciales, hasta elrelanzamiento del «Ahora 12», o los subsidios para la adquisición de autos 0Km- impactaron a favor del consumo, que aun así sigue mostrando números en rojo enrelación al año pasado.

La implementación de estas medidas le permitió a la Casa Rosada volver a tomar lainiciativa perdida durante lo peor de la crisis.

Los números, protagonistas

Las últimas encuestas de las principales consultoras coinciden en que, en las últimas semanas, las chances de «los Fernández» y Macri-Pichetto se emparejaron. El resultado más llamativo lo acaba de brindar Managment & Fit, que los da directamente en un empate técnico para las PASO.

Más allá de los sondeos, Romero (Synopsis) brinda un análisis muy interesante sobrelos números de la próxima elección. El consultor se fijó que si ahora AlbertoFernández logra sacar diez puntos más que Daniel Scioli en los cinco distritos a losque peor le fue al kirchnerismo en 2015, la fórmula opositora logrará el 44% de losvotos en las PASO.

Esos distritos son: Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santa Fe. Según Romero, a Alberto F. no le debería resultar muycomplicado lograr ese objetivo.

Un ejemplo: en la provincia de Santa Fe, Scioli consiguió el 31% de los votos en 2015.Omar Perotti, gobernador elegido el mes pasado por el peronismo, retuvo el 40,5%,es decir, al filo de los diez puntos adicionales apuntados por Romero como un hechoclave de las próximas elecciones.

Perotti hace un mes en la provincia de Santa Fe superó el 40% porque, a diferenciade 2015, el justicialismo fue unido a la elección y le ganó al socialismo. La mismaestrategia tendrá Fernández.

En Córdoba, Scioli tuvo un 19,6% de adhesiones en las generales de octubre. Unaencuesta de CB Consultora realizada exclusivamente en esa provincia le da 26,4% ala fórmula de Los Fernández. Son 20 puntos menos que Macri-Pichetto. Ahí, AF-CFKno llegaría a sumar los diez puntos necesarios, pero está claro que acortaríadistancias respecto de 2015.

De regreso de Cuba, Cristina se reunió pasado el mediodía del jueves con elcandidato presidencial para ajustar la campaña. Todo apunta a que haya cambios enla estrategia. Al menos eso es lo que le reclaman los dirigentes K.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *