viernes 19 de octubre de 2018




“Jujuy en busca de un pulmotor”  Nación le recortará en un ejercicio 3.000 millones de pesos

17 julio, 2018 en:


El gobernador de la Provincia de Jujuy salió a pedir que se revea la quita de retenciones, ya que considera que en este proceso de ajuste son necesarias para que haya equidad en los esfuerzos de todos los sectores del país.

Jujuy junto a la provincia del Chaco son históricamente dependientes de las finanzas de nación, tanto en los envíos directos en concepto de coparticipación, como de fondos discrecionales. Ante esa situación patológica irreversible, se agregan cuotas de deudas tomadas en dólares por CAMBIEMOS en Jujuy, cuya utilidad aún no rinde frutos.

La decadencia del complejo tabacalero, la crisis del sistema azucarero junto al desaprovechamiento ilógico del bioetanol, la perdida de la capacidad de consumo del sector público por tarifazos y devaluación, dejan a la actividad turística fuertemente apoyada como una triste y solitaria golondrina, ni hablar de la promoción minera que deja migajas en Jujuy. Este combo de nubarrones anuncian la llegada de una tormenta tenebrosa, a pesar que ya vive el pueblo jujeño en una dilatada tempestad.

Sencillamente, la sociedad jujeña, debe prepararse para el gran impacto económico negativo, el cual pondrá en jaque las expectativas reeleccionistas de CAMBIEMOS, quienes miran hoy petrificados el derrumbe prematuro de la gestión nacional.

Provincias piden fondos adeudados antes de negociar el ajuste que pide el FMI

Región Norte Grande //Aseguran que Nación frenó recursos para obras, salud y cajas jubilatorias. Prevén fin de las transferencias discrecionales y un recorte de $ 150.000 millones.

Las provincias se preparan para negociar el recorte que el Gobierno nacional está terminando de diseñar y que ya se acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras esperan el llamado de la Casa Rosada para obtener algún tipo de adelanto de qué, cómo y dónde planea el equipo del ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, para cumplir con la meta de reducción de 2,7% a 1,3% el déficit fiscal en 2019, los estados subnacionales ya sufren el parate generalizado de las transferencias.

“Está todo frenado, adeudan los pagos de las obras públicas, los de las cajas jubilatorias no transferidas sólo se pagaron los adelantos las transferencias de capital, los aportes en salud, educación, hábitat y medio ambiente y $ 40.000 millones de Aportes del Tesoro” señaló un ministro de Economía provincial.

Si se tiene en cuenta que, según el último trabajo de Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), las transferencias para cubrir estas obligaciones subieron 8% hasta mediados de 2018 y la inflación hasta mayo ya acumulaba un 12,9% y, anualizada, ya está en 27%, acumulan una pérdida de cuatro puntos en lo que va del año.

Todos estos conceptos, cuyos pagos hoy están congelados, son los que en la Carta de Intención del FMI se engloban al señalar que “las transferencias discrecionales a las provincias asociadas a gastos que han sido asignados a cada provincia como responsabilidad por la Constitución se irán reduciendo ya que las provincias tomarán esa responsabilidad”.

La cifra total de esas transferencias discrecionales de actividades que se solapan entre Nación y provincias es, según los datos que manejan en los estados del interior, de alrededor de $ 130.000 millones, cifra similar a la que se especula que deberán absorber de cara al ajuste de unos $ 300.000 millones que se prevé se recortará en el Presupuesto 2019.

En la administración central reconocen parte de este congelamiento en el envío de fondos. Sin embargo, aseguran que se pondrán al día en poco tiempo. “Para agosto estará subsanada la deuda de obra pública”. Y adelantan también que, aunque las transferencias automáticas “no se negocian, las demás las discrecionales sí”.

Pero, además, señalan que esos $ 130.000 millones que hoy están en juego “van a ser compensados” durante el 2019. “Por el acuerdo de devolución del 15% de la coparticipación, mas los fondos del Consenso Fiscal las provincias van a recibir más de los $ 150.000 millones que es lo que hoy se está negociando”, explicó un funcionario adelantando la posible decisión de la Casa Rosada de que el ajuste sea 50%-50%, Nación-provincias.

Adelantando esta presión sobre los fiscos provinciales, un trabajo de la Fundación Mediterránea señala que estos “serán afectados por el recorte de las transferencias discrecionales” dado el objetivo de “acelerar el cronograma de reducción del déficit fiscal comprometido con el FMI”.

El informe de Coyuntura de los economistas Marcelo Capello y Lucía Iglesias señala que habrá una “merma en la coparticipación y las transferencias automáticas que surge de recortes impositivos de la jurisdicción nacional” y el “compromiso de las provincias para reducir presión impositiva local en tributos de fuerte recaudación, caso de Ingresos Brutos y Sellos. Así como el impacto de la devaluación sobre intereses de la deuda emitida en moneda extranjera, eventualmente compensado por regalías”.

El problema es heterogéneo y surge de la exposición que tiene cada provincia. Así como Chaco y Jujuy son más dependientes de estos fondos, Ciudad y San Luis necesitan mucho menos del “pulmotor” de Nación, diversidad de realidades que estará en la mesa de negociación de cara el Presupuesto 2019.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *