martes 15 de octubre de 2019




Lanzan plan estratégico para el desarrollo forestal

6 octubre, 2019 en:


Un plan estratégico de Gestión Forestal de la Cuenca de Caimancito, al este de Jujuy, fue lanzando hoy en la provincia, en un área de unas 150.000 hectáreas, con el objetivo de mejorar de manera sustentable la economía del sector.

Articulado entre Nación y provincia, el programa de trabajo apunta a posicionar a Caimancito, distante a unos 135 kilómetros de la capital provincial, como un polo forestal dinámico, competitivo y adaptado a la economía local, se anunció en la Casa de Gobierno provincial, ante autoridades de la Dirección Nacional de Bosques y de Desarrollo Foresto Industrial.

«Es un gran logro haber plasmado este plan, en una articulación interinstitucional y en el marco de la correcta aplicación de ley de Bosques», valoró la directora nacional del área, Mercedes Borrás.

Borrás agregó que esperan que «sea promotor de desarrollo sustentable, generador de empleo, de bienestar social, de arraigo de las comunidades y de agregado de valor local» y remarcó que «tener un ejemplo en territorio de lo que se llama una planificación forestal a nivel de cuencas es sumamente valioso».

En la misma línea, el director nacional de Desarrollo Foresto Industrial, Nicolás Laharrague, valoró la articulación alcanzada con el sector el privado y apuntó que el trabajo forma parte del objetivo de «ir mejorando la competitividad en las distintas cuencas de las distintas regiones del país», partiendo del aprovechamiento integrado de las herramientas existentes, como son la ley de Promoción Forestal y la de Bosques Nativos.

En dialogo con Télam, Laharrague señaló que la Cuenca de Caimancito es de «mucha importancia por su extensión» y porque en ella ya se hallan «aserraderos, carpinterías, aprovechamiento sostenible de bosques nativos y cosecha de bosques implantados».

«Jujuy hace muchas décadas que tiene cultura en la actividad forestal. Lo que pretendemos es generar articulación entre los actores de la Cuenca, que el producto final cuente con valor agregado, y se comercialice al precio justo, para que sea una actividad perdurable en el tiempo», resumió.

En la Cuenca, que abarca la mitad de los bosques de Jujuy, se hallan 17 aserraderos y 130 carpinterías, que generan unos 561 puestos de trabajo, con una demanda de 11.000 m³ por año y producen ingresos por $106 millones anuales, según un diagnóstico elaborado en 2017.

Unas 250 mil hectáreas de la Cuenca, de acuerdo con la Ley de Bosques, se encuentran no degradadas y disponibles para el manejo, existiendo una oferta potencial anual de entre 18 y 36.000 m³ por año.

En cuanto a la cadena productiva, se pretende avanzar contra la informalidad en el circuito y en la gestión del empleo; contra la pérdida de competitividad; un retroceso en el uso de la madera, sobre todo la nativa: y la dependencia comercial de Caimancito del mercado local. (Télam)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *