Argentina logró acuerdo de deuda con los bonistas

 Argentina logró acuerdo de deuda con los bonistas

Alcanza los USD54,8 de valor presente neto a través de un adelantamiento en las fechas de pago. La apoyan los tres grupos de bonistas y garantizaría la activación de un canje generalizado de la los títulos bajo legislación extranjera

El Gobierno y los principales bonistas alcanzaron este lunes un principio de acuerdo para el canje de deuda bajo legislación extranjera por USD66.000 millones. Así se lo confirmaron fuentes oficiales y del mercado a BAE Negocios. El entendimiento se alcanzó en el marco de negociaciones contrarreloj que lideraron desde Olivos el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la que accedieron a realizar modificaciones en las fechas de pago y elevar, así, el valor presente neto (VPN) de la oferta a USD54,8, aunque sin incrementar la magnitud de los pagos comprometidos respecto de la propuesta aún vigente en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés).

Según fuentes al tanto de la negociación, el punto de acuerdo se habría esbozado en una llamada que mantuvieron el domingo Guzmán y la negociadora de BlackRock, Jennifer O’Neill, y avanzó este mismo lunes con los representantes de los tres grupos de bonistas: Ad Hoc, Exchange y ACC.

Fuentes de los fondos de inversión le adelantaron a este diario que los comités publicarán en breve una declaración conjunta. El comunicado, se espera, expresará su apoyo a los nuevos términos propuestos negociados por el Gobierno y los bancos asesores de los fondos. Luego, el Ejecutivo haría su anuncio oficial, en el que precisará los pasos formales a seguir. Por lo pronto, este diario supo de fuentes del Ejecutivo que se prorrogará el plazo de aceptación de la oferta que cierra este martes.

Con la adhesión de los acreedores agrupados, que aseguran concentrar el 60% de los bonos del canje de 2005 y el 51% de los emitidos por Mauricio Macri, más el 35% que había ingresado hasta el viernes, según fuentes del mercado, el Gobierno conseguiría la aceptación suficiente como para avanzar en un canje generalizado.

Es que en caso de superar el piso del 85% en los títulos de 2005 y del 66% en los colocados a partir de 2016, se activarían las cláusulas de acción colectivas (CAC) y todos los tenedores se verían forzados a entrar en la reestructuración, incluso quienes rechacen la propuesta.

Acuerdo de deuda: la oferta final

El valor financiero de la operación era el principal escollo que restaba saldar, luego de que el Gobierno accediera a realizar algunas concesiones contractuales para limitar la aplicación de la estrategia Pac-Man de canje parciales sucesivos, siempre y cuando fueran validadas por la comunidad financiera internacional, corporizada en el FMI, la Asociación Internacional del Mercado de Capitales y el Instituto de Finanzas Internacionales y el Tesoro de Estados Unidos. Algo que terminará de resolverse en los próximos días.

Pero tanto Fernández como Guzmán habían reiterado que la oferta económica enmendada el 6 de julio de USD53,5 era la definitiva y que no se podía poner un dólar más. En ese sentido, BAE Negocios supo de fuentes con acceso a la negociación que la suba del valor presente neto se consiguió luego de adelantar las fechas de cancelación semestrales de los cupones y de las amortizaciones del capital. Es decir, sin elevar el monto de los pagos comprometidos, que ya habían sido incrementados en más de USD10.000 millones desde la propuesta inicial de abril.

En la anterior versión los cupones se pagaban en marzo y septiembre de cada año. Ahora las cancelaciones se harán en enero y julio de cada año, a partir del séptimo mes de 2021. Además, el vencimiento del nuevo bono que capitalizará los intereses corridos se adelantará un año a 2029. Así, el VPN alcanzará los USD54,8 y partirá la diferencia prácticamente a la mitad respecto de la última contraoferta de los acreedores de USD56,5.

Con todo, el Gobierno conseguiría un año de gracia (al principio se buscaban tres); un importante recorte de alrededor del 60% en los intereses, con una baja en los cupones promedio desde del 6,3% actual al 3,1%; y una quita de capital promedio del 1,9%. El alivio en los servicios de deuda bajo ley extranjera alcanzará los USD34.700 millones para todo el perfil de vencimiento. A eso se sumarán otros USD4.700 millones en caso de un haber, como se descuenta, una alta participación en el canje local, cuyo proyecto tratará este martes Diputados en busca de darle sanción definitiva.

Además, el Ejecutivo decidió acelerar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional en pos de solicitar el pronto inicio de las negociaciones para definir un nuevo programa, luego de dar por terminado el stand by firmado por Mauricio Macri que dejó una deuda con el organismo de USD49.000 millones entre capital e intereses. Será una pulseada clave: más allá del apoyo brindado en la reestructuración con los acreedores privados, interesado en que el país pueda devolverle lo que le debe, el Fondo o abandonará sus intentos de imponer distintos elementos de sus tradicionales recetas de ajuste.

En este caso, no habrá posibilidades de quita. Guzmán buscará una extensión de los plazos de repago a través del refinanciamiento de los vencimientos de capital.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 12 =