Báez promete hablar con Cristina en Europa…

 Báez promete hablar con Cristina en Europa…
POR EL ARRESTO DOMICILIARIO

Como «arrepentido», Lázaro Báez debe aportar datos que permitan esclarecer la maniobra o apuntar a otros implicados que estén por encima suyo en la organización. Sin embargo, su información, por ahora, no conforma. Ya hubo intentos de hacerlo, pero nunca concretó. Ahora sería su camino para lograr lo que ya obtuvo Leonardo Fariña tras mencionar a Cristina Fernández, quien, por cierto, estará en Europa, autorizada por Bonadio, para el momento de las indagatorias a la familia Báez.

Lázaro y Cristina, juntos. Pero ella dice que no son amigos

 «Báez negocia el arresto domiciliario a cambio de aportar información», sostiene esta mañana el matutino ‘La Nación’ que remarca que, en efecto, es la primera vez que lo hace, puesto que las veces anterior habían sido sus hijos los que negociaban una posible colaboración… fallida.
Báez está preso en Ezeiza y hace una semana fue trasladado de urgencia a la clínica Los Arcos, de Palermo, debido a una arritmia severa. Pasó allí 24 horas internado, para luego regresar al penal. Es, justamente, sobre la base de su salud que busca obtener el arresto domiciliario: además de la arritmia, tiene hipertensión y diabetes.
Sin embargo, el juez federal Sebastián Casanello, que lo mantiene preso, negó ese beneficio luego de los informes de los médicos, y la Cámara Federal confirmó la decisión del juez.
De ahí que por estas horas estaría intentando otro camino. Esto es, continuar en prisión preventiva pero en Río Gallegos. Su «esfuerzo» viene por la senda del «arrepentido». Sin embargo, afirman que la información que está ofreciendo por ahora no conforma.
En efecto, la primera oportunidad que tendría Báez para dar datos es su próxima ampliación de indagatoria prevista para el 6 de junio, aunque a fin de este mes y hasta el 4 de mayo declararán sus hijos.
Primero lo harán Leandro, Luciana y Melina. Los menores son los que tienen una relación más tensa con su padre y ya intentaron sin éxito una negociación con Marijuan y con autoridades del Gobierno.
Al día siguiente, el 4 de mayo, declarará Martín Báez, el hijo mayor, y su padre será el último de la lista de indagados por Casanello.
Para que un detenido pueda aportar información y obtener algún beneficio, el acuerdo tiene que ser con la fiscalía, en este caso Guillermo Marijuan. Y se aplica a los «arrepentidos» que aporten datos que permitan esclarecer la maniobra o apuntar a otros implicados que estén por encima suyo en la organización.
Sin embargo, el que más se beneficia, generalmente, es «el que primero se arrepiente», y en esta causa, quien ya declaró buscando obtener estos beneficios fue Leonardo Fariña, quien mencionó a la ex presidenta Cristina Fernández en esta causa, por lo cual el fiscal la imputó en la causa.
En efecto, Fariña obtuvo la libertad y se convirtió en un imputado protegido por funcionarios de fuerzas de seguridad. Báez aspira a un beneficio similar.
Ya hubo intentos del entorno de Báez de que aporte datos y mejore su situación. En aquel momento, la estrategia incluía aportar datos para complicar a Cristina y desligar a sus hijos y eventualmente al padre de las causas judiciales que enfrentan por sus negocios con el kirchnerismo. Pero el día de la reunión, Báez recusó a Marijuan y se rompió el principio de acuerdo.
Ahora, Báez ya pasó más de un año preso, su salud está comprometida y la causa se encamina a complicar aún más a sus hijos, que están en libertad. Su dilema es cómo evitar el procesamiento de sus hijos y, a la vez, garantizar su seguridad.
Cristina Fernández, sin embargo, observará todos estos pasos desde el viejo continente, donde arribará el mes de mayo, tras el permiso que obtuvo del juez Claudio Bonadio.
En Europa, la ex mandataria nacional tiene una agenda cargada: se verá con el presidente de Grecia, Alexis Tsipras, visitará el Parlamento Europeo en Bruselas y disertará en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.
Cristina pidió y obtuvo autorización para viajar al extranjero del juez Claudio Bonadio, que había dictado la restricción para dejar el país a principios de mes en la causa Los Sauces junto con un embargo por 130 millones de pesos, y le extendió el permiso.
El año pasado, también autorizada por Bonadio, que había dictado una restricción similar en la causa por el dólar futuro, la ex Presidenta viajó a Ecuador y a Brasil.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 19 =