Cabana Fusz: «la situación no es buena»

 Cabana Fusz: «la situación no es buena»

El ministro de Trabajo de la provincia fue el encargado de dar la cara ante el magro bono anunciado por el gobierno para los empleados estatales.

cabana-con-gremios-2_22801

Y es que los $1.500 que anunció el gobernador, para aquellos que ganan menos de $15.000 cayó muy mal entre los gremialistas que esperaban una oferta más generosoa teniendo en cuenta que el año pasado reciebron el triple.

«Este pago, que va a afrontar el tema de los bonos, se hace con fondos propios a través de las posibilidades de generación de recursos de la provincia. Acá no hay ayuda de la Nación de ningún tipo», se excusó el ministro de Trabajo.

El ministro continuó excusandose al explicar que la provincia recibe $1100 millones de pesos de coparticipación federal mientras que la partida salarial mensual ronda los $1270 millones, lo que implica un faltante de $170 millones de pesos que el gobierno tiene que salir a buscar al mercado de capitales, generando deuda.

«Estamos hablando de un desfasaje de 170 millones todos los meses. Tenemos que pagar el aguinaldo y también el bono», enfatizó.

Por otro lado, Cabana Fusz consideró que el bono de fin de año no es una obligación que tiene el Estado con los trabajadores, sino que se ha convertido en un «hábito de los los últimos tres años».

Y es que el ministro parece oblidar que el «hábito» fue necesario para compensar a los trabajadores por la pèrdida del poder adquisitivo que genera el régimen inflacionario en el que estamos inmersos.

El mismo, en sus tiempos de gremialista, demandaba compensaciones por la pérdida que genera el impuesto a las ganancias y a la inflación. Y exigía que las paritarias no tengan techo. Mucha agua pasó bajo el puente desde entonces.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + uno =