Cámara del Tabaco muta a Cámara de la Industria

 Cámara del Tabaco muta a Cámara de la Industria

La entidad gremial que “representa los  intereses de los productores tabacaleros”, este año resignó un dólar por kg de tabaco, otorgando a la industria en Jujuy una renta extraordinaria de 1.000 millones de pesos; pero ahora lucha enfáticamente para que el sector industrial aporte menos impuestos, dejando la carga del ajuste solo sobre las espaldas de los productores.

14|03||2016|| Jujuy || La semana pasada se llevó a cabo en la ciudad de Salta capital El Foro Nacional Tabacalero, que tuvo por objetivo promover la “Estabilidad Fiscal” en referencia al impuesto adicional a los cigarrillos, maquillada con consignas menores, jamás cumplidas como la normalización de las transferencias del FET.

En esta línea acudieron todas las entidades que comprenden el sector para manifestar su apoyo. Este hecho llamó la atención de avezados analistas económicos, que ven en el montaje, mayores ventajas al sector industrial.

En este sentido afirman que  a la corrección cambiaria, que ya llegó al 60%, la compensación de fletes y la eliminación de las retenciones a las exportaciones; ahora se le sumará el congelamiento de los impuestos; por no decir que podría haber una sorpresa –la eliminación del impuesto adicional a los cigarrillos-.

Todas estas medias convergen en un premio extraordinario a la industria, la cual experimenta un momento financiero excepcional, ya que estuvo en los últimos años adquiriendo tabaco de oportunidad, cuyo stock acumulado será colocado en el mercado internacional con un dólar ultra competitivo ($15,50), esta situación puede definirse como renta extraordinaria, que lejos de ser gravada con mayores impuestos, hoy es liberada sin mayores costos.

Fue el propio gobernador de Salta, Manuel Urtubey quien sugirió que podría dictarse una ley para que el impuesto adicional al los cigarrillos quede en un 7% de manera definitiva, evitando gestiones anuales en busca de acordar todos los año un tope.

Recordemos que semanas atrás desde el FR se deslizó que habría un proyecto desde el oficialismo para eliminar directamente este impuesto. Lo cierto es que la ley faculta al congreso a percibir hasta el 21%.

Hasta hoy el sector evita el aumento bajo la excusa que habrá menos consumo, al trasladar el impuesto a precio; argumentado además que habría una migración hacia sustitutos ilegales; algo que ya se registra en la región NEA con una participación de cigarrillos truchos cercana al 38% del mercado.

Es decir que la defensa no es razonable, el estado no puede resignar recursos, el FET no corre peligro en materia de recaudación, ya que la curva de fumadores no disminuirá por el aumento del precio, es solo un acuerdo que alivia a la industria en términos de mercado, ya que al precio actual es altamente competitiva, monopolizando la plaza.

Cabe resaltar, en términos de la Mesa Nacional del Tabaco constituida en Salta, que no es función de La Cámara del Tabaco defender y ocuparse de favorecer a la industria, sino ocuparse de las demandas de los productores quienes esta año perdieron solo en Jujuy mil millones de pesos al consentir una baja histórica del precio del tabaco, resignado un dólar por kilo, ejecutando una brutal transferencia de recursos desde las espaldas de los productores a los bolsillos de la industria.

Merece destacarse que años atrás en gobernador de Salta, en un discurso memorable, al defender el Fondo Especial del Tabaco, pidió al sector que justifique puertas adentro y en aspectos de impacto social, mejoras en las condiciones de vida y el desarrollo local con la transferencia del FET, pues bién esa observación puede realizarse también a la industria, ya que las zonas tabacaleras poseen absurdos indicadores sociales, los cuales revelan un anclaje permanente en el subdesarrollo.

En estos momentos hay un retraso del FET de mas de 300 millones de pesos, con saldos sin transferir de ejercicios anteriores. La Cámara del tabaco sigue sin presentar ningún programa que garantice la sustentabilidad del sector, tampoco ofrece previsibilidad a sus representados, sigue sosteniendo su legitimidad desde los vicios clientelares heredados del kirchnerismo, acompañando a quienes detentan cada vez mayores ventajas estratégicas, abandonado a los productores.

Tal vez un tiempo atrás los discursos distorsivos servían para maquillar la cultura extractiva, que las grandes multinacionales aplicaron sobre los recursos de la región tabacalera, pero hoy sostener de parte de los directivos y representantes del pueblo la defensa del trabajo de miles de unidades  agrícolas, pese a las condiciones negativas que soportan los productores, constituyen una estocada letal al legítimo derechos de alcanzar un precio justo por sus esfuerzos y ver sus fincas;  y a sus ciudades en condiciones dignas.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 2 =