Co-fundador de Charlie Hebdo culpa al director asesinado

 Co-fundador de Charlie Hebdo culpa al director asesinado

Delfeil Ton (Henri Roussel) es uno de los primeros editores de Hara-Kiri y Hara-Kiri Hebdo (producto que más tarde fue rebautizado Charlie Hebdo, del que fue Jefe de Redacción y mucho tuvo que ver con ese nombre). Desde 1975 es socio del semanario Le Nouvel Observateur. Bajo el título «Les lundis de Delfeil de Ton» (los lunes de Delfeil de Ton), columna iniciada en Hara-Kiri, en 1969, se ocupa de los acontecimientos actuales y los hechos sociales. Delfeil Ton ha culpado directamente a Stéphane Charbonnier, conocido como Charb, quien desde 2009 fue el director de Charlie Hebdo (hasta que murió, asesinado, el miércoles 07/01/2015) por la provocación que originó la masacre. Tras las nuevas amenazas de Al Qaeda, las declaraciones del papa Francisco, y la negativa —de algunos medios— a mostrar la tapa del nuevo número, estalla el debate sobre los límites posibles a la libertad de expresión.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Andrés Cascioli editaba en la Argentina la revista Humor que tenía diversas ediciones, de diferente periodicidad. En Francia, algo similar ocurrió desde 1960 con Hara-kiri (mensual) y L’hebdo Hara-kiri (semanal, más conocida como Hara-kiri Hebdo), creadas por Georges Bernier, alias professeur Choron, y François Cavanna.
En 1970, L’hebdo Hara-kiri fue prohibida por el entonces ministro del Interior, Raymond Marcellin. Ignorando la prohibición, el equipo decidió que la revista debía continuar, y se le cambió el título: Charlie Hebdo.
En 1969, Georges Bernier y Delfeil de Ton (alias de Henri Roussel) habían lanzado el mensuario Charlie Mensuel.
¿Por qué ese nombre? El redactor jefe de Hara-kiri era Delfeil de Ton, quien introdujo en Francia los Peanuts, personajes creados por el dibujante estadounidense Charles M. SchulzSnoopy, Rabanitos, Charlie Brown y Carlitos.
Al tener que improvisar un nombre de reemplazo de L’hebdo Hara-kiri, apostaron por lo conocido: Charlie Hebdo.
Sin embargo, en diciembre de 1981, la publicación fue cerrada («suspendida») por falta de lectores fieles.
En 1992, Philippe Val y Cabu (Jean Cabut), renunciaron a la revista La Grosse Bertha. En una comida-reunión, el dibujante Wolinski (Georges Wolinski, quien integrado el equipo de Hara-kiri) propuso: «¿Y por qué no Charlie Hebdo? El título está libre!». 
Philippe Val, Gébé, Cabu y Renaud crearon la sociedad editorial, controlando 80% del paquete accionario. Charlie Hebdo nació en julio de 1992.
El director fue Philippe Val. En esa etapa ingresó el militante del Partido Comunista francés, Stéphane Charbonnier, conocido como Charb, quien tenía un estilo corrosivo e irreverente. En la revista Fluide Glacial firmaba una sección llamada «La fatwa de l’Ayatollah Charb».
Más tarde ocurrieron muchas discusiones internas tanto por la línea editorial como por los ingresos publicitarios posibles. Delfeil de Ton terminó marchándose. Val permaneció al frente hasta 2009, cuando lo reemplazó Charb.
Ahora
Henri Roussel, conocido como Delfeil de Ton, acusó desde Le Nouvel Observateur, de la que es socio, al difunto Stéphane Charbonnier (alias Charb), de haber conducido a su equipo a la muerte empujando la revista a límites excesivos.
Roussel, de 80 años, se refirió a Charb como “un tipo extraordinario” pero también dijo que fue “un tonto”. 
“Él sintió la necesidad de arrastrarlos [a su equipo] a la muerte, superando todos los límites”, afirmó, acerca de la decisión de publicar una caricatura de Mahoma en 2011. Fue tras esa edición que el semanario sufrió su 1er. ataque: sus oficinas fueron incendiadas con una bomba molotov.
La acusación ya despertó polémica. Richard Malka, abogado de Charlie Hebdo desde hace 22 años, cuestionó al Nouvel Observateur por publicar el texto: “Charb todavía no fue enterrado y el ‘Obs’ no tiene mejor idea que publicar un polémico y venenoso texto contra él”. 
Y disparó contra su editor: “El otro día, el editor Mathieu Croissandea no pudo contener las lágrimas y dijo que continuaría con esta lucha. Yo no sabía que lo decía en este sentido. Estoy enormemente decepcionado”.
Croissandea se defendió apelando a la libertad de expresión: “Sería preocupante haber censurado esta voz, incluso siendo discordante. Sobre todo tratándose de uno de los fundadores de la revista”.
No es la primera vez que Delfeil de Ton/Henri Roussel está en desacuerdo con Charlie Hebdo.
Anteriormente, él había acusado al predecesor de Charb, Philippe Val, de convertir a la revista en un“órgano sionista e islamófobo”. 
Delfeil de Ton/Henri Roussel aseguró que no volverá a pronunciarse sobre el atentado: “Me negué a hablar con todos los medios y guardé mi mensaje para el ‘Obs’. No voy a volver sobre este tema”.
¿Ganó el miedo? La autocensura de los medios de comunicación
Fueron muchos los medios que ocultaron, el día del atentado, las imágenes de Mahoma que contienen las distintas portadas de Charlie Hebdo.
Sin embargo, mucho más llamó la atención que el jueves 14/01, con la publicación del nuevo número del semanario, varios canales, diarios y agencias de noticias francesas decidieron dar la noticia sin la foto de portada. 
En la edición de la revista, el dibujo publicado muestra al profeta fundador del Islam sosteniendo un cartel que reza “Yo soy Charlie” con el título “Todo está perdonado”.
Las cadenas de televisión estadounidenses MSCNBC y CNN figuraron entre los medios que practicaron esta“autocensura”. En sus transmisiones, los periodistas de sendos canales se limitaron a describir la portada oralmente y defendieron la decisión editorial.
El dúo del talk-show matutino “Morning joe”, de MSCNBC, conformado por Mika Brzezinski y Joe Scarborough, debió explicar el asunto: “Hay caricaturas que son ofensivas y no veo la necesidad de mostrárselos a nadie”, declaró Brezezinski.
Su colega agregó: “Si mostrar la caricatura ofende a más de mil millones de musulmanes que no son violentos, ¿por qué exhibirla por este medio? Pueden buscarla en internet”.
CNN también se limitó a explicarla con palabras y uno de sus representantes se amparó en el riesgo que pudiera causar. “Los dibujos de Mahoma ofenden a los musulmanes. Mostrarlos no solo es ofensivo, sino que también podría significar un riesgo para la gente que trabaja acá“, expresó Brian Stelter, conductor del programa Reliable Sources.
Su rival, Fox News, en cambio, hizo la diferencia y  mostró la portada en forma completa.
Con respecto a los medios gráficos, tanto The New York Times como The Wall Street Journal eligieron no publicar la tapa de la edición, al igual que el británico Daily Telegraph. 
También llamó la atención que las agencias de noticias Reuters y AP decidieran no difundir las fotos de la caricatura.
Por otra parte, The Washington Post y el USA Today, como los franceses Le Monde, Liberation y Le Figaro, no tuvieron problema en publicar la polémica caricatura.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 3 =