Deudas garantizadas con regalías o producción condiciona a gobernadores que buscan renegociar deudas

 Deudas garantizadas con regalías o producción condiciona a gobernadores que buscan renegociar deudas

RNG//En pleno proceso de renegociación de deudas provinciales, hoy el gobierno de Chubut deberá hacer frente a un pago de u$s 39,6 millones, más de $3.000 millones al tipo de cambio oficial, correspondientes a la primera amortización de un bono emitido por u$s650 millones en 2016 en tiempos del gobierno de Mario Das Neves; tiempos donde los mandatarios se lanzaron de forma masiva a conseguir financiamiento en el mercado internacional y colocaron títulos en moneda extranjera que hoy necesitan reestructurar.

Ahora, la primera cuota de amortización (u$s27 millones, a los que se suman u$s12,6 millones de intereses) deberá ser afrontada por Mariano Arcioni, quien fuera vice de Das Neves cuando se emitió el bono a una tasa de 7,75% con regalías hidrocarburíferas.

Ese mecanismo que le permitió en su momento al exgobernador festejar por una tasa comparativamente menor a la que estaban consiguiendo otras provincias, pone ahora a Chubut ante un proceso de renegociación más complejo, que también atañe al lote de distritos que pusieron garantías petroleras. Además de Arcioni, el neuquino Omar Gutiérrez, el salteño Gustavo Sáenz y el fueguino Gustavo Melella enfrentan las mismas paradojas, que en la sumatoria dan unos u$s1.900 millones por reestructurar, un 15% de las deudas totales que buscan renegociar las provincias, por monto total superior a los u$s12.000 millones, bajo la tutela de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, con Rafael Brigocomo titular.

Hasta ahora, sólo Mendoza llegó a un acuerdo con sus bonistas bajo legislación extranjera, mientras el resto está atento a lo que suceda en Buenos Aires, donde Axel Kicillof intenta renegociar u$s 7.148 millones, volumen que podría marcar referencias generales.

Las paradojas de las deudas atadas al petróleo y el gas lleva a que las regalías alimenten fideicomisos destinados a cubrir directamente a los acreedores, sin pasar por las cuentas provinciales, lo cual dificulta la táctica adoptada por algunos mandatarios de evitar pagos de cupones durante el proceso de renegociación. Pero, además, la crisis de la pandemia desplomó la producción hidrocarburífera, y ni siquiera alcanza con regalías para saldar cupones.

En el caso chubutense, agosto representó u$s20 millones en regalías, un 30% menos que la variación interanual, pese a mostrar una mejora respecto a los meses anteriores. Y, además, Arcioni tiene otros vencimientos a los cuales hacer frente cada mes. Así, días atrás Chubut emitió Letras por u$s34,5 millones, cuya primera amortización será en enero y el título terminará de pagarse durante el mandato de Arcioni. En este caso la garantía son los envíos de coparticipación.

El gobierno de Arcioni, luego, se enfocará en reestructurar el bono, para lo que planea una estrategia conjunta con las provincias patagónicas que también tienen deuda anclada a regalías. Por caso, la administración fueguina de Melella hizo frente la semana pasada a un pago de cerca de u$s9 millones correspondiente al último vencimiento del año de un bono de u$s200 millones colocado en 2017. Ahora, avanza en la reestructuración para lograr un acuerdo antes del próximo pago, que será en enero, y en donde desde el Gobierno provincial aseguran haber contactado ya al 85% de los tenedores.

También la semana pasada el neuquino Gutiérrez anunció una modificación de la oferta, que vence el 30 de octubre, para la reestructuración de uno de los dos bonos que están en manos de acreedores privados y por el cual la provincia adeuda casi u$s350 millones. La propuesta mejorada incrementa a 3% la tasa de interés a pagar en 2021, a 5% la tasa a pagar en 2022 y, a partir de esa fecha y hasta el vencimiento del título, el 7% anual. Y agregó el pago de un monto en efectivo equivalente a la suma de u$s33,40 por cada u$s1.000 del monto de capital pendiente para aquellos que adhieran a la propuesta. En total, Neuquén intenta renegociar unos u$s700 millones.

En el otro extremo del país, el salteño Sáenz avanza con el diálogo para renegociar u$s388 millones de dos títulos emitidos por la gestión de Juan Manuel Urtubey: el Fondo de Reparación Histórica de 2012 y el Bono del Bicentenario.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =