The Economist sobre Nisman y el relato K: «No se trata de usted, Cristina”

 The Economist sobre Nisman y el relato K: «No se trata de usted, Cristina”

La revista inglesa The Economist publicó este viernes (30/01) en su edición digital un artículo con un fuerte título destinado a la Presidente Cristina Fernández donde analiza y cuestiona la reacción del Gobierno nacional sobre la muerte de Alberto Nisman y la teoría conspirativa donde se incluye al diario Clarín y a la interna de los espías. Si bien la publicación reconoce la necesidad de reformar la exSIDE, el texto señala que poco cambiará porque se mantiene la inteligencia paralela del ejército y las escuchas telefónicas estarán a cargo de la Procuradora Gils Carbó. También criticó a la mandataria argentina por no haber expresado sus condolencias a la familia del fiscal.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (The Economist).- Pocos argentinos dudan de que los servicios de inteligencia del país necesitan una reorganización. Pero la forma en que sucedió no satisfizo a casi nadie. El 26 de enero, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en silla de ruedas por una lesión en el tobillo, apareció en televisión para anunciar que iba a proponer una ley para el desguace de la principal agencia de inteligencia, la Secretaría de Inteligencia (SI), y sustituirla por una nueva cuerpo cuyos directores serían nombrados por ella y aprobados por el Senado.

Esto sucedió mientras la SI está en el centro de un escándalo desencadenado por la muerte por un disparo de Alberto Nisman, un fiscal que había acusado a la señora Fernández y a otros altos funcionarios de tratar de frustrar su investigación sobre el atentado contra un centro judío en 1994 en Buenos Aires, el peor ataque terrorista de la Argentina.

La presidente, que niega las acusaciones, rápidamente pronunció que la muerte (de Nisman) fue un suicidio, a continuación, dio a entender que fue asesinado por agentes de inteligencia sin escrúpulos. Ella sugirió que el documento de 300 páginas que detalla las denuncias del señor Nisman habían sido el producto de información falsa alimentada a él por la SI. De ahí la necesidad de una reforma.

Pero los argentinos, algunos de los cuales salieron a las calles después de la muerte del señor Nisman, no la ven como una reformista creíble. Ellos están tan confundidos como nunca acerca de lo que realmente sucedió. Sus sospechas de que el gobierno estuvo involucrado de alguna manera no se han disipado. Algunos grupos judíos boicotearon la conmemoración oficial del Holocausto el 27 de enero, diciendo que el gobierno estaba mal manejando la investigación de la muerte del señor Nisman.

Los argentinos son tan cautelosos como el presidente de los servicios de inteligencia, cuya estructura ha cambiado poco desde el fin de la dictadura en 1983. Ellos todavía temen de escuchas ilegales y sospechan que se utiliza con fines políticos. Las facciones dentro de los servicios intrigan contra otros, lo que hace que las teorías de la señora Fernández sobre espías renegados no sean del todo inverosímil.

Sus propuestas no mejorarían mucho las cosas. Las decisiones sobre las escuchas telefónicas caerían ahora en la oficina del fiscal general, cuya jefa actual es famosa por sus deferencias con la presidenta. Grupos de libertades civiles piensan que la Corte Suprema debe estar a cargo. La reforma no toca el servicio de inteligencia paralela de las fuerzas armadas. La aprobación del Senado de los jefes de la nueva agencia es una buena idea. Una mejor idea hubiera sido consultar a otras partes sobre cómo reformar la inteligencia.

Fernández acopla sus pronunciamientos sobre el espionaje con una diatriba contra Clarín, un conglomerado de medios con el que se ha enfrentado desde 2008. El hombre que prestó el arma al señor Nisman con la que murió, según ella, es el hermano de un administrador de tecnología de la información en un bufete de abogados con vínculos a la empresa. Clarín inmediatamente negó cualquier conexión. Lo que le faltó a su soliloquio fue solidarizarse con los familiares por la muerte del señor Nisman, y alguna garantía de que el sistema de justicia descubriera lo que había sucedido.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diecisiete =