Fellner, el gran amigo de Gerardo Morales, al frente del PJ asegura que la UCR jamás gobernará Jujuy

 Fellner, el gran amigo de Gerardo Morales, al frente del PJ asegura que la UCR jamás gobernará Jujuy

En la reunión del PJ, 2 cordobeses frente a frente: Zannini (CFK) y De la Sota (Scioli)

El Partido Justicialista no quiere perder el poder en 2015. Todos ya saben que el Frente para la Victoria es el pasado, y hay que recuperar el partido que dividió en 3 Eduardo Duhalde (para derrotar a Carlos Menem), y que adormeció Néstor Kirchner (no le interesaba. Él asumió la presidencia del Consejo Nacional con desgano. Y antes de morir, renunció, luego se arrepintió… un papelón). El PJ tiene un problema enorme: muchos peronistas ya no votan PJ. Raúl Alfonsín ganó en 1983 con votos peronistas. También Fernando De la Rúa ganó en 1999 con votos peronistas. Y hoy día, tanto Sergio Massa, desde el Frente Renovador, como Mauricio Macri, desde el PRO, cuentan con votos peronistas. Sin embargo, hay una intensa disputa por los restos del PJ ya que se sospecha que, al menos en el 2do. cordón del Gran Buenos Aires y en algunas provincias del interior, es importante tener la representación de la personería jurídica del PJ. Ellos (los gobernadores y funcionarios) dicen que… un sello de goma es… una oportunidad.

20/03/2014: El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, ingresa a la sede del Ejército Argentino «Comando Remonta y Veterinaria» del barrio porteño de Las Cañitas, donde gobernadores del Partido Justicialista se encuentran reunidos para avanzar con la normalización del espacio y elegir a un presidente de transición para los próximos años. FOTO NA: MARCELO CAPECE

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Noche de Partido Justicialista para planificar el proselitismo que viene. Hay gente que todavía cree que el sello PJ es importante, tal como hay gente que cree que el sello UCR es trascendente. No entienden que en el electorado argentino prevalece el zapping: cualquiera cambia de canal en el momento que se le ocurra.
Lo del zapping es durísimo para el PJ, que nació como partido obligatorio para obtener favores del Estado, en aquellos días de Juan Perón y Eva Duarte. El Movimiento Nacional Peronista, que es anterior al Partido Justicialista, fue la necesidad de Perón, ya en a Presidencia de la Nación, de dejar atrás al Partido Laborista, que había sido su escalera para llegar al poder.
Así, Perón instaló el concepto más importante en todo peronista: la deslealtad. Si Cipriano Reyes le ofreció el Partido Laborista, ya en el poder Perón decidio ignorar (luego, encarcelar) al sindicalista de la carne, y armó su propio show.
En tiempos contemporáneos, el PJ quedó roto en 3, por decisión de Eduardo Duhalde, quien no le perdonaba a Carlos Menem que le hubiese hecho quedar en ridículo con el Pacto de Olivos, que abrió la reelección. Por lo tanto, en 2003 hubo 3 peronismos en las urnas: Menem, Néstor Kirchner y Adolfo Rodrífuez Saá.
Desde entonces, el PJ se encuentra partido. Y seguirá dividido aunque se reúnan una y mil veces más sus supuestos líderes formales. Porque Propuesta Peronista seguirá en el PRO, y porque los alcaldes bonaerenses peronistas que integran el Frente Renovador podrían aplastar cualquier día a Fernando Espinoza, el alcalde de La Matanza a cargo del velatorio del PJ bonaerense.
Pero, ahí llegaron los del Partido Justicialista formal para encontrarse.
Ahora, hacer una cena del PJ en el quincho del Comando de Remonta y Veterinaria, en el barrio porteño de Las Cañitas es permitirle al espía militar, César Milani, conocer todo lo que ocurre, ¿o no? Poco serio.
El titular es el bonaerense Daniel Scioli, quien invitó a su aliado actual, José Manuel De la Sota, gobernador de Córdoba.
Dicen que así sorprendió a Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación, quien con De la Sota presente quedó imposibilitado de decir algo importante, si es que era su intención.
De la Sota y Zannini son cordobeses. Ambos estuvieron detenidos durante el Proceso de Reorganización Nacional, aunque Zannini pasó mas tiempo, quizá -es sólo una hipótesis- porque era del comunismo maoista y De la Sota del peronismo. Cuando salió, Zannini se fue a Santa Cruz, donde hizo carrera como burócrata junto a Néstor Kirchner. Una vez muerto éste, Zannini quedó como gran consejero de Cristina Fernández de Kirchner.
Zannini nunca disputó una elección. Nunca ejerció una opinión política relevante para Kirchner, quien sí utilizaba su consejo como abogado. Pero Cristina le concedió el rango de político, representando al kirchnerismo no peronista. ¿Qué hacía Zannini en la reunión del PJ? Representaba a Cristina, quien tampoco ha tenido una pertenencia relevante en el PJ.
De la Sota considera que Zannini ha perjudicado a su actual Administración de Córdoba, quitándole diálogo con Cristina e impidiéndole obtener recursos financieros de la Nación. Es más: cuando la Nación se negó a enviar fuerzas de Gendarmería Nacional ante una huelga de la policía provincial, De la Sota apuntó a Zannini como el promotor del boicot.
 
Por lo tanto, que ambos confluyeran en la reunion, fue complicado y condicionó todo el encuentro. Probablemente porque Scioli ya no quiere escuchar las opiniones de Cristina/Zannini hacia el futur del PJ, y ambiciona ejercer su propio liderazgo.
Por otra parte, el arribo de Zannini fue la señal de parte de Cristina a Scioli, de que no le dejará ejercer su supuesto liderazgo. Nada serio podía plantear Scioli en términos de política, con Zannini presente.
Lo cierto fue que la urgencia por la normalización del Partido Justicialista fue el tema del encuentro: los mandatos de las autoridades partidarias se encuentran vencidos desde hace 2 años y hay peligro de una sanción judicial tal como sería la intervención judicia, tal como se los explicó la jueza María Romilda Servini de Cubría.
El plan original es evitar la realización de comicios -los peronistas odian las elecciones domésticas, tal como sucede en otras fuerzas partidarias. En este caso, con la excusa de eludir una dispersion de recursos- y eligieron convocar a un Congreso partidario para habilitar el reparto consensuado de cargos.
Esto ya lo hizo Kirchner en su momento. Porque él nunca fue presidente del Consejo Nacional por voto del afiliado sino porque levantaron la mano congresales que tenían ya por entonces su mandato vencido, y tampoco habían sido elegidos por el voto del afiliado.
O sea que el PJ vuelve a apostar por ignorar la participación libre del afiliado.
El 03/04, el consejo que todavía preside Daniel Scioli (él era el N°2 de Kirchner pero éste renunció y luego se murió), convocará al Congreso para el 09/05 que en su orden del día incluirá una cláusula para que la elección de las autoridades del partido se haga con el voto de los congresales. El nominado para encabezar la estructura es el gobernador jujeño Eduardo Fellner, el gran amigo del senador por la UCR, Gerardo Morales (quien sólo gracias a Fellner puede impedir que otros radicales, con más carisma, asuman el control en Jujuy. Con Morales, el PJ tiene asegurado que la UCR jamás ganará la provincia).
Otra curiosidad: no llegaron 2 gobernadores peronistas: Sergio Poggi (San Luis) y Daniel Peralta (Santa Cruz).
Dicen que Poggi sufrió la interferencia de los hermanos Rodríguez Saá. Y que, contrariado, él envió una carta quejándose de la deuda de la Nación con San Luis, y reclamando elecciones internas en el partido.
En cuanto a Peralta, ya reconciliado con Cristina, justo en ese momento recibía n Río Gallegos al ministro de Planificación, Julio De Vido, para firmar un convenio. Peralta envió su adhesión vía carta de tono cordial.

 

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *