El copiloto acusado de estrellar el Germanwings sufría «grave depresión»

 El copiloto acusado de estrellar el Germanwings sufría «grave depresión»

La ex novia de Andreas Lubitz, el copiloto acusado de estrellar a propósito el Airbus de Germanwings con 149 personas a bordo, confirmó que éste sufría una «grave depresión». Además la compañía aérea alemana Lufthansa informó este viernes que pagará 50.000 euros por cada pasajero a los familiares de las víctimas del vuelo 4U9525 de su filial Germanwings, que el copiloto presuntamente estrelló en el sur de Francia y en el que iban a bordo 150 personas: 144 pasajeros y 6 tripulantes.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-La ex novia de Andreas Lubitz, el copiloto acusado de estrellar a propósito el Airbus de Germanwings con 149 personas a bordo, confirmó que éste sufría una «grave depresión». La cadena gala iTele publicó la declaración de la ex pareja del alemán, que fue interrogada anoche por la policía de su país. Este medio dio a conocer que los padres de Lubitz se encuentran en Francia y van a ser interrogados en breve por la Gendarmería.

La Fiscalía de Düsseldorf informó este viernes 27/03 de que el copiloto tenía un certificado médico de baja por enfermedad, que había roto y ocultado a la empresa, así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento. Los investigadores ya disponen de todos los informes médicos, recogidos tanto en el domicilio de Lubitz como en su lugar de trabajo. Entre estos documentos han aparecido recetas y pruebas que componen un amplio historial de depresión debido a una «crisis existencial» y demuestran que se estaba en tratamiento hasta el mismo día que presuntamente estrelló el avión. En el año 2008 tuvo que dejar su formación como piloto por una «depresión severa» de la que también fue tratado durante año y medio.

La aerolínea Lufthansa, propietaria de Germanwings, explicó el pasado jueves que «el piloto había pasado todas sus pruebas y todos sus exámenes médicos». «Éstaba al cien por cien en condiciones para volar sin restricciones», afirmó Carsten Spohr, jefe de la compañía. La prioridad de los investigadores es la identificación del cuerpo de copiloto, que todavía no se ha producido. En función de los restos que se encuentren, se podrían realizar análisis para saber si tomó medicamentos, drogas o alcohol. La segunda prioridad pasa a ser la recuperación de la segunda caja negra, para determinar parámetros como la altitud del aparato y confirmar si, efectivamente, el copiloto activó el botón de descenso.

El diario ‘Le Parisien’ ha revelado que Lubitz era un «gran conocedor» de la región de los Alpes donde se produjo el accidente, ya que hasta 2013 solía visitar la zona para volar en planeador. “Un apasionado por volar” Andreas Lubitz amaba su trabajo. Sus compañeros del club aéreo LSC Westerwald recuerdan un joven, quizás algo tímido, pero completamente normal y con amigos que disfrutaba de volar como de ninguna otra cosa. “Él cumplió su sueño e hizo de su hobby su profesión”, señalaba emocionado el jueves el presidente del club, Klaus Radke. “Volar era su pasión”, añadía este viernes Dieter Wagner en el mismo escenario. Pero esa pasión chocaba con los problemas médicos que amenazaban su futuro laboral.

Los amigos y conocidos de Lubitz y su familia solo parecen dispuestos a hablar de su pasión por volar. Johannes Seemann, el pastor de la Iglesia Paulus, donde la madre del copiloto trabaja como organista, prefería guardar silencio. Solo confirmaba que lleva al frente de la iglesia evangélica de Montabaur desde hace cuatro años y que conoce a la madre, pero no al hijo por el que le preguntan todos los periodistas. “Les recordamos que esto es la casa de Dios y que aquí estamos obligados a guardar silencio. Le pedimos respeto para la familia y para nosotros”, respondía la mujer del pastor desde el umbral de la casa en la que viven, justo al lado de la iglesia. Indemnización

La compañía aérea alemana Lufthansa informó este viernes que pagará 50.000 euros por cada pasajero a los familiares de las víctimas del vuelo 4U9525 de su filial Germanwings, que el copiloto presuntamente estrelló en el sur de Francia y en el que iban a bordo 150 personas: 144 pasajeros y 6 tripulantes. Tanto Lufthansa como Germanwings están «en contacto directo con los familiares y esta ayuda financiera se producirá de una forma directa, no burocrática y lo más fácil posible», contó el vocero a la agencia de noticias EFE. La misma fuente dijo que «las familias padecen ahora suficiente dolor y no deben tener dificultades financieras». De las 150 personas que viajaban a bordo del avión, 10 eran latinoamericanos y 47 eran de nacionalidad española, según las cifras del vocero de Germanwings, aunque las autoridades españolas han señalado que fueron 50 sus nacionales fallecidos. La compañía alemana Allianz aseguró el vuelo 4U9525, a través de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), que es la aseguradora principal por todo riesgo y de responsabilidad civil de Germanwings y del vuelo que cubría la ruta Barcelona-Düsseldorf.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 19 =