Sin autocrítica y ni convergencia, no hay esfuerzos sinceros por la paz en Jujuy

 Sin autocrítica y ni convergencia, no hay esfuerzos sinceros por la paz en Jujuy

El documento promovido por la iglesia, y acompañado por los tres poderes del estado,  no será suficiente si el gobierno no acuerda un programa integral de propuestas, será inútil sin gestos de humildad y políticas de integración.

Jujuy. 29 de Diciembre del 2013

Una porción minúscula de Jujeños, circunscriptos en el  establishment local, promueven el documento por la paz, el cual salió de la Iglesia Jujeña, para poner paños fríos al desborde social que terminó en lamentables saqueos días pasados.

El gobierno provincial,  convocó a todos los representantes de  la estructura provincial del estado a concurrir a una marcha por la paz; la cual a pesar de ser nutrida y contar con la adhesión de varios vecinos de la ciudad de San Salvador de Jujuy, no posee la profundidad que el pueblo requiere para superar la delicada situación financiera y política que padece la provincia.

Sin dudas, el estado provincial, debería dar cuentas de sus errores y convocar a un gobierno ampliado, integrando a sectores opositores, demostrando una enorme capacidad y humildad para unir, llevando adelantes ideas y proyectos que tengan a los jujeños como objeto de bienestar, abandonado el mesianismo partidario, cuya pretendida omnipotencia resulta una ofensa a la inteligencia jujeña.

Tras la derrota que sufrió el FpV en las últimas elecciones, nada se dijo al respecto, es decir no escucharon al pueblo jujeño que quitó el apoyo mayoritario a la legendaria fuerza peronista, nota que al no ser asumida, difícilmente se traduzca en aciertos.

Jujuy, sigue sin levantar cabeza en términos de indicadores de desarrollo humano y factores competitivos, Jujuy cae cada vez más en la dependencia unitaria, resignando protagonismo federal. Esta postura egocéntrica del gobierno provincial, no hace más que aislar al resto del pueblo, es decir a la mayoría, a quien no consulta, ni pide participación para acordar pactos sociales que permitan nuevas alternativas en la provincia.

Llamar a los Intendentes y funcionarios a una misa, para mostrar luego en una vuelta a la plaza el rechazo a los excesos que representan los saqueos, no es serio; es una repuesta demasiado tibia y mezquina.

Jujuy demanda un acuerdo transversal con todos los sectores políticos y sociales; Jujuy se debe un debate para trazar su plan estratégico de desarrollo, el cual debe ser construido desde la pluralidad; solo así la comunidad encontrará participación significativa y definirá objetivos superadores que generen empatías para trabajar por la provincia.

El gobierno de la provincia, posee el mismo vicio del Kirchnerismo nacional, cree que el triunfo del 2011 le significa un cheque en blanco; pues el desborde social de diciembre, revela que hay una división profunda, un quiebre institucional latente y un desapego por las normas  formales y sociales; Jujuy está herida y unas centenas de velas, no bastan para promover la reconstrucción de la Institucionalidad y la dignidad que supone el sistema republicano.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 4 =