«El Estado es hoy el peor disuasivo para los emprendedores»

 «El Estado es hoy el peor disuasivo para los emprendedores»

Desde Endeavor NOA, su organización, busca potenciar empresas de alto impacto.

“El Estado es, al día de hoy, el peor disuasivo para los emprendedores”, reflexiona Guillermo Conti, champion del directorio de Endeavor NOA. Este empresario de origen jujeño -que se autodefine como tucumano- asegura que, a pesar de las numerosas cargas que soportan por parte del aparato estatal, las PyMES representan una de las mayores contribuciones a la economía. Desde Buenos Aires, explica la labor que desarrolla la organización no gubernamental (ONG) que preside con “emprendedores de alto impacto” de las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy y Santiago del Estero.

La traducción del inglés de la palabra endeavor parece resumir la esencia común entre las personas que deciden emprender: el esfuerzo. Relacionando esa “casualidad lingüística”, Conti recuerda el origen argentino de esta asociación internacional, que tiene más de 50 oficinas en 32 países, y que ha generado más de medio millón de empleos en todo el mundo. Fue en 1997, cuando Linda Rottenberg, una empresaria estadounidense, quedó sorprendida durante un viaje en taxi en Buenos Aires luego de saber que el chofer que la llevaba era doctor en Ingeniería. Decepcionada por esa situación, tomó la decisión de crear Endeavor con el fin de promover la cultura y el espíritu emprendedor. “Esta es una iniciativa de origen argentino cuyo modelo se extendió a todas partes”, resume Conti.

En su historia de más de 20 años, la organización se ha dedicado a asistir y a brindar apoyo a los negocios de los llamados emprendedores de alto impacto. Según el empresario tucumano, estos son aquellos cuya facturación anual supera los U$S 5 millones y están dando sus primeros pasos hacia la internacionalización. “Nosotros nos situamos en la punta de la pirámide emprendedora: buscamos proyectos que se encuentren en un punto de inflexión. Es decir, que con nuestro apoyo estratégico puedan multiplicar su capacidad productiva”, afirma Conti. Además, enumera los otros dos focos fundamentales que persigue Endeavor: lograr empresas sustentables (que mantengan un equilibrio en sus cuestiones económicas y financieras) y generar un ecosistema emprendedor. Respecto de ese último aspecto, cita como ejemplo la cumbre de la organización celebrada en Termas del Río Hondo en octubre del año pasado, que reunió a empresarios de la región y a seis gobernadores.

“Cambiar la idiosincrasia”

Conti advierte que son pocos los emprendedores provincianos que cumplen con los requisitos para pasar por la “experiencia Endeavor”. “Creo que se trata de una cuestión de idiosincrasia. Por ejemplo, en el NOA se toma la salida al mercado nacional como algo grande. En cambio, el emprendedor de Buenos Aires busca, cuanto menos, salir al mercado regional. Esto nos limita”, explica. Y agrega: “en este mundo cambiante ya no existen limitaciones: vender desde Tucumán al mundo es lo mismo que vender desde Nueva York. Cambiar esa mentalidad es parte de la construcción del sistema y de la cultura del emprendedor”.

Pese a esas adversidades para el surgimiento de emprendedores de alto impacto en el interior del país, el champion de Endevor NOA mantiene la fe en el potencial de la región. “Hay muchas empresas que están instaladas en la provincia que le están vendiendo tecnología y software al mundo entero. Suelen tener poca visibilidad: el común de la gente no lo sabe, pero hoy Tucumán es un polo tecnológico tremendo”, manifiesta.

A la lista de inconvenientes para posibilitar un “despegue” emprendedor, Conti adiciona la mala percepción imperante sobre el fracaso. “Se lo entiende como un proceso de defunción y no como un aprendizaje. Así, acá faltan venture capital (capitales de riesgo) que inviertan en emprendimientos cuya tasa de mortalidad pueda ser alta”, analiza. El empresario ilustra esa situación en estos términos: “de un lado de la balanza está el emprendedor y del otro, el inversor. El emprendedor mal puede desarrollar sus proyectos si no hay inversores dispuestos a arriesgarse por ellos”.

Fuente: La Gaceta

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =