«El Pato Rengo» Demarco: decepción y barbarie

 «El Pato Rengo» Demarco: decepción y barbarie

Perico 23 de enero del 2021 // La semana que ayer expiró, comenzó con una agachada del Intendente Lic. Luciano Demarco; quien no solo esquivó al Juez Ambiental Dr. Diego Puca; también a la prensa que esperaba al Jefe Comunal en la entrada del juzgado, donde debía acudir por la citación judicial.

El mandatario envió al asesor legal del municipio a presentar un escrito, dilatando una resolución por la comisión de un grave delito ambiental por haber ordenado un basural de 600 toneladas creado para que la los ciudadanos de Perico, potencialmente intoxicados por la contaminación; corran al Concejo Deliberante a exigir un aumento de impuestos; -maniobra extraña en una sociedad encaminada hacia la sustentabilidad ambiental, por lo cual debería someterse al intendente a una pericia psicológica-.

Sin embargo, a pesar de lograr plazos en la justicia ante el amparo interpuesto por cinco concejales de Perico, el Ministerio Público de la Acusación también corrió vista al Juez Ambiental, de otras demandas originadas en distintos ámbitos, respecto al mismo delito. Llama la atención que el fiscal de estado no haya intervenido de oficio en su momento, cuando miles de jujeños presenciaban a diario la edificación del basural a la vera de la Ruta Nacional Nº 66, debiendo los jujeños esperar que los concejales de la ciudad de Perico acudan en salvaguarda de la salud pública, siendo un delito cuya comisión, convierte en cómplices a quienes omiten denunciar.

Mientras, en la ciudad, a contramano de otras comunidades donde hay resistencia a pagar impuestos, miles de periqueños se presentaron en las bocas de Rentas del Municipio durante dos semanas para pagar sus impuestos, aprovechando la ordenanza que dispuso un 25% de descuento para los pagos anuales. El intendente había ordenado que se cierren las cajas de cobro, especulando con una movilización popular al Concejo Deliberante para presionar por la sanción de una nueva tributaria –otra reacción que contradice las bases del comportamiento humano-.

Desde este lunes, mediante una resolución del CD, que exigió al ejecutivo la normalización de las cajas de Rentas, las mismas estarán habilitadas para ejercer la obligación tributaria, mientras lentamente avanza el estudio de la actualización de la tributaria sancionada en el 2018, la cual posee tasas atrasadas sin lugar a dudas; pero presos de una calamidad económica y sanitaria, aplicar nuevas tarifas debe ser una medida razonable fruto de consensos y un estudio de la realidad social objetiva.

El municipio debe corregir el déficit fiscal que generó, acomodar la nómina de funcionarios al número establecido en la ordenanza; eliminar gastos del aparato de propaganda, y bajar contratos políticos; además debe recuperar confianza y aplicar mecanismos persuasivos, otros ejecutivos, para que todas las obligaciones tributarias se cumplan de modo de mejorar la recaudación, dejando el aumento en los tributos, como la última alternativa al demostrar la inviabilidad de los servicios públicos –si ocurriere-.

VIA decepcionó, esta conclusión la resaltan quienes acompañaron una movida cívica digna de un estudio sociológico, hubo un respaldo histórico en busca de una evolución hacia estándares más sofisticados como ciudad. La adhesión fue mayoritaria, pero el líder comenzó a desplazarse en círculos hasta morder su propia cola, sin llegar a ninguna parte.

El poder ejecutivo local, a solo un año de asumir, posee los síntomas del pato rengo –gobierno en retirada-; intenta sostener una ilusión, en la que nadie cree; ni siquiera sus funcionarios.

El partido de gobierno se ha desmembrado, hoy tan rápido como se enrolan en sus filas entusiastas jóvenes, otros van desertando. La ciudadanía comenzó a escrutar las ofertas actuales, razona posibles alternativas, espera propuestas; pero definitivamente la mayoría, sabe a quién este año no votará.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 2 =