El PJ ya tiende puentes con Massa para la reconstrucción

 El PJ ya tiende puentes con Massa para la reconstrucción
«No te apures. Vamos despacio que al chancho no se lo degüella en medio de la noche”. El consejo campero se lo dio José Luis Gioja a Sergio a Sergio Massa, con el titular de la ANSeS, Diego Bossio, como testigo. Los protagonistas negarán el encuentro, pero Clarín pudo confirmar que ocurrió apenas 72 horas después del balotaje, en las oficinas del líder del Frente Renovador en el Tigre. Fue el primer contacto tras la derrota entre peronistas de peso de ambos lados de la «grieta”: los que acompañaron a Cristina Kirchner hasta el final y los que la enfrentaron. Llegó el tiempo del llano para todos y de comenzar a trabajar en la reconstrucción.
Gioja y Bossio, junto a buena parte de los gobernadores, senadores nacionales y más de la mitad de los diputados del FpV componen un peronismo que comenzó a definirse a sí mismo como «racional”. Dicen haber comprendido el mensaje de las urnas. Repiten que van a trabajar para ser una oposición constructiva. Y prometen revitalizar el partido a partir de una inédita elección democrática de autoridades. «La sesión de las cien leyes en Diputados fue la última locura a la que nos arrastró Cristina. Ya está”, se envalentonó ante Clarín uno de los dirigentes de este grupo.
Lo cierto es que no existió el famoso «pato rengo”. Hasta el final, la Presidenta impuso sus voluntades. Las últimas fueron la jefatura del bloque de Diputados para Héctor Recalde y la titularidad de la AGN para Ricardo Echegaray, que sostuvo con el apoyo de Jorge Capitanich y Sergio Urribarri en el almuerzo en la Casa Rosada a la que algunos mandatarios provinciales habían llegado con la ilusión de impulsar a Gioja y Eduardo Fellner. Hubo quienes quisieron romper el bloque ese mismo día. «Esperá. Dale tiempo hasta marzo a Recalde”, le dijo un funcionario nacional a uno de los gobernadores más enojados.
Aun con Cristina fuera del poder, quienes pretenden cambios saben que deberán trabajar para unificar posiciones y buscar aliados fuera de la estructura actual del FpV.
Massa no sólo habló con Gioja y Bossio. También cenó con Juan Manuel Urtubey (el que pisó el acelerador más a fondo para marcar diferencias con el kirchnerismo) y charló por teléfono con Daniel Scioli (que por ahora trata de hacer equilibrio). El jueves, tras la jura de los nuevos senadores, cuando ya no quedaba nadie en el Congreso, se quedó conversando en soledad con el senador del FpV Omar Perotti. Un día antes, en la fiesta de Telecentro, se lo vio en larga tertulia con Miguel Ángel Pichetto.
El candidato que terminó tercero en las presidenciales repitió un mensaje similar. Primero: que está dispuesto a «trabajar para reconstruir el peronismo pero no el kirchnerismo”. Segundo: que le importan más «las banderas” del justicialismo que ”el sello del PJ”.
Massa cerró un acuerdo con María Eugenia Vidal para sumar fuerzas en la legislatura bonaerense y desplazar a La Cámpora pero cree que, durante 2016, la economía y la seguridad llevarán a una «derechización natural” del nuevo gobierno. Allí cree que encontrará puntos de encuentro con el peronismo que aún integra el FpV.
«Está todavía muy agrandado. Pero tenemos que trabajar para la unidad en un futuro no muy lejano”, dijo a este diario uno de los interlocutores del tigrense.
Massa no tiene intenciones de meterse en la interna por la conducción partidaria, a cargo de Fellner hasta mayo de 2016. Para ese lugar, en cambio, pretender impulsar a José Manuel de la Sota. «El ‘gallego se inmoló conmigo. Yo no lo voy a dejar tirado”, cortó Massa la sugerencia de uno de sus visitantes que no cree que el cordobés sea la renovación que necesita el partido. Todavía, muchos peronistas se lamentan por el resultado de hace dos semanas: «Si íbamos todos juntos, ganábamos”, rezongó ante Massa un gobernador. El asintió, pero le devolvió la culpa por no haber roto con Cristina a tiempo.
Fuente: clarin.com
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *