Entretelones de las presiones de Cristina para copar las listas con La Cámpora

 Entretelones de las presiones de Cristina para copar las listas con La Cámpora
 Por Mauricio Cantando || Llamados a gobernadores, broncas y pactos que no fueron. La división en el peronismo.
Cristina Kirchner ejerció una dura presión para copar las listas de todo el país con dirigentes de La Cámpora y anticipó la interna peronista que librará Daniel Scioli si resulta electo presidente.

El gobernador ya acepta que si triunfa asumirá con dos vertientes bien marcadas en lo que ahora es el Frente para la Victoria: una más identificada con Cristina Kirchner, poblada de camporistas y dirigentes apegados a la presidenta; y otra de peronistas tradicionales, liderada por gobernadores e intendentes.

 

 

Su desafío será romper ese esquema y consolidar su liderazgo sin intermediarios, una tarea que a Néstor Kirchner le llevó dos años.

En el Senado el kirchnerismo ya puntea un sub bloque que responda a Zannini y condicione a Scioli.

“Ellos están como si en diciembre todo vuelve a la normalidad. Que ya está. Y no se la haremos tan fácil”, anticipó a LPO un legislador que suele subirse a los aviones presidenciales y ya se prepara para lo que viene.

Los camporistas llaman “ellos” a gobernadores como Eduardo Fellner (Jujuy), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manuel Urtubey (Salta), el José Alperovich (Tucumán), José Luis Gioja (San Juan), intendentes del conurbano y decenas de legisladores nacionales.

Como adelantó LPO, en el Senado el kirchnerismo ya puntea un sub bloque de una decena de legisladores que responda a Zannini y condicione a Scioli. En Diputados las cuentas están hechas hace meses. Hablan de 60 ó 70 cristinistas puros, con el teléfono abierto a la ex presidenta.

Son los que aseguran que no puede haber otro liderazgo que el del presidente, una verdad peronista que Cristina buscó desafiar con las listas que presentó el sábado.

Los candidatos de Cristina

En su afán de perdurar, la presidenta tuvo la lapicera en todas las provincias y dejó con poco y nada de representantes a gobernadores y referentes locales.

Esta vez no hubo visitas de cortesía, como las que Andrés “Cuervo” Larroque hizo por todo el país en 2011 para presentar a “la agrupación de Máximo Kirchner” y anticipar que buscaban “lugares en las listas”. Ya todos saben cómo son las cosas, pero no siempre cómo plantarse.

A Daniel Scioli nunca le ambicionó sumar diputados pero aún así pidió y creyó tener 3 diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires.

Se conformó con Cristina Álvarez Rodríguez, segunda en una lista que aspira a colocar hasta 20 diputados y la mayoría camporistas: Eduardo “Wado” De Pedro, Mayra Mendoza, Fernanda Raverta, Rodolfo Taihade, Rodrigo “Rodra” Rodríguez, Luana Volnovich y Horacio Pietragalla.

Daniel Scioli se reunió con Sergio Urribarri, luego de ser consagrado como candidato único.

Al entrerriano Sergio Urribarri no lo premiaron por ser el primero en plantársele a Scioli, una tarea que tuvo a varios intérpretes y a la luz de los hechos le sirvió a Cristina para condicionar al gobernador hasta último momento.

Colocó a Julio Solanas como cabeza de la lista de Diputados, que completaron en la Casa Rosada con Liliana Ríos, vinculada al senador Pedro Guastavino y en tercer lugar a Juan Manuel Huss, de La Cámpora.

Rápido de reflejos, Scioli fue a visitarlo al otro día del cierre de listas. Sabe que desde ahora la pelea es otra y tal vez Urribarri esté de su lado, como ya lo están Gioja y Juan Manuel Urtubey.

El sanjuanino aceptó el pedido de Cristina para no buscar un cuarto mandato pero será diputado nacional y se promociona para disputarle la presidencia de la Cámara baja a La Cámpora que impulsa para esa posición a Wado de Pedro.

El salteño tomó las riendas de la liga de gobernadores: apoyó a Scioli antes que nadie y promociona candidatos del PJ ninguneados por la Casa Rosada. Es la cara visible de la resistencia a una Cristina eterna.

Como parte de su independencia, anotó a sus diputados sin presión de La Cámpora, a diferencia de muchos de sus colegas. No fue el caso del misionero Maurice Closs, quien estuvo astuto en la negociación: entendió rápido que a Cristina le interesaba presencia legislativa y la ofreció a cambio de que el PJ no le ponga un rival a su Frente Renovador para la Concordia.

La Presidenta entendió el mensaje. Ubicó a la diputada Julia Perié en el octavo lugar de la lista de Parlasur y la camporista Cristina Britez secundó a Closs en la lista de diputados nacionales.

Manu militari

La irrupción camporista no siempre se dio mediante acuerdos. Si la primera oferta de la Casa Rosada no era bien vista llegaba la imposición y en algunos casos ni siquiera hubo diálogo y Carlos Zannini y Jorge Landau, como apoderados del PJ, presentaron las listas que quisieron.

Cristina había dado el golpe aleccionador en La Pampa, donde el PJ es manejado por Carlos Verna y Rubén Marín, dos históricos que no aceptan condicionamientos.

A Cristina no le interesó: mandó a Landau a intervenir el partido, una forma de anticiparle que no aceptará listas que no le agraden.

Para el Senado, competirán por el FPV la camporista María Luz Alonso y María de los Ángeles Higonet, ex vernista y actual Ultra K en la Cámara alta. Para Diputados Heriberto Mediza, líder del Pami local. Proscritos, Verna y Marín presentaron su propia lista, en una pelea que sigue en la Justicia.

Poco antes de entregar la gobernación, el mendocino Francisco “Paco” Pérez resignó sus aspiraciones de ser diputado nacional y se conformó con el Parlasur. La camporista Anabel Fernández Sagasti liderará la lista de senadores nacionales por Mendoza.

La irrupción camporista no siempre se dio por acuerdos. Si la primer oferta de la Casa Rosada no era aceptada se podía llegar hasta la intervención partidaria.

Para otros fue inútil negociar, como le pasó a Fabián Ríos, ex senador por Corrientes. Sabía que el primer senador iba a ser Carlos Espínola, un protegido de La Cámpora; pero esperaba poder ubicar a una mujer en segundo lugar. No pudo: la agrupación de Máximo anotó a Ana Claudia Almirón y como primer diputado a José Aragón.

Mario Das Neves rompió con Sergio Massa y Cristina frenó al pase al FpV, promovido por Scioli. Influyó que se negara a negociar la lista de diputados, que liderará el camporista Santiago Igon.

Los gobernadores más consolidados tampoco pudieron hacer mucho. El jujeño Eduardo Fellner repatrió al congreso a Guillermo Snopeck pero cedió el segundo lugar a la camporista Carolina Moisés. Sus visitas a la Casa Rosada no conmovieron a Zannini.

El mismo acuerdo hizo Jorge Capitanich, aunque más relajado, tras aquella discusión a los gritos con Máximo en 2011. Anotó a su secretaria de Comunicación, Analía Rach; y liberó el resto de la lista a La Cámpora. Por la noche supo que sus posibles representantes serían Luciana Massín y Fabián Ríos.

José Alperovich rascó un poco más. Liderará la lista de senadores por Tucumán junto a su ministra de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin. Para Diputados lidera José “Mellizo” Orellana, pero le sigue el camporista Marcelo Santillán. José López, secretario de Obras Públicas de Julio De Vido, buscará fueros en el Parlasur.

Miguel Pichetto se quedó sin autoridad tras su fracaso electoral en Río Negro y el camporista Martín Doñate es el candidato FpV a Diputados.

El santacruceño Daniel Peralta estaba dispuesto a pelear. Armó una lista de diputados para competir con la de Máximo Kirchner, pero un llamado de Zannini lo hizo desistir.

Donde el peronismo oficial no tiene referentes fuertes, Cristina hizo lo que quiso sin preguntar. En Córdoba será senador Fabián Francioni, ex intendente de Leones; y como Diputada va la camporista Gabriela Estévez.

En Santa Fe Zannini aceptó la candidatura a senador del peronista Omar Perotti, pero lo acompaña la camporista  María de los Angeles Sacnun. Para Diputados la lista la encabezará Marcos Cleri, también de la agrupación juvenil.

En Capital Federal La Cámpora ya es el peronismo y no hubo filtros para que la lista la integren Axel Kicillof, seguido por Nilda Garré, Andrés “El cuervo” Larroque y Victoria Montenegro, de Kolina.

Por ahora, todos cristinistas declarados. Y proclives a un doble comando que ya empezó a tensionar al peronismo.

 

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =