Especialista en clima: «No podemos esperar más tiempo»

 Especialista en clima: «No podemos esperar más tiempo»

El nivel de los mares subirá hasta final de siglo más de lo que pensábamos, poniendo en extremo peligro a las regiones costeras. El climatólogo Hans-Otto Pörtner dice que no hay más tiempo para debates: hay que actuar.

El informe más reciente del Grupo Intergubernamental del Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) pone de manifiesto cómo se relacionan entre sí los mares y el cambio climático, y las consecuencias del fenómeno. En entrevista con Deutsche Welle, el climatólogo y copresidente del segundo grupo de trabajo del IPCC resume los resultados más alarmantes del informe y explica por qué debemos actuar lo antes posible, antes de que sea demasiado tarde.

DW: ¿Por qué debemos preocuparnos por los mares y especialmente por el derretimiento de la criosfera, las regiones heladas de la Tierra?

Hans-Otto Pörtner: Es algo que a todos debería preocuparnos, ya que los océanos suponen más del 70 por ciento de la superficie de nuestro planeta y, si el nivel del mar se eleva, tendrá consecuencias en las zonas costeras. Los pequeños países insulares son los lugares más vulnerables. Si a criosfera se derrite, sube el nivel del mar y eso es algo que se percibe también en los trópicos. ¿Qué mejor demostración de impacto a distancia se le ocurre?

Hans-Otto Pörtner El científico Hans-Otto Pörtner.

¿Cuáles son los resultados más importantes del informe sobre los océnos del IPCC?

El pronóstico sobre la subida del nivel del mar y su relación con los escenarios climáticos ha sido actualizado. Ahora sabemos que el nivel del mal seguirá subiendo hasta final de siglo más de lo que habíamos previsto. De hecho, podrían ser más de varios metros. Puede usted imaginarse lo que eso supone para las infraestructuras y las ciudades costeras. Probablemente, muchas personas no podrán seguir viviendo en algunos lugares, deberán replegarse. Todo depende de las estrategias que emprendamos en los próximos años. Este informe completa los dos anteriores que ya hemos publicado. El primero trataba sobre el objetivo de calentamiento de 1,5 grados y el segundo, sobre el cambio climático y sus consecuencias en la explotación de la tierra.

¿De qué manera completa el nuevo informe a los dos primeros?

En el primero mostramos cómo afecta a millones de personas el objetivo de 1,5 grados. Por ejemplo, constatamos que, si el calentamiento de la Tierra hasta finales de siglo no se limita a 1,5 sino que asciende hasta los 2 grados, el nivel del mar se elevará 10 centímetros más. La intensidad de las tormentas provocadas por el cambio climático afectará a millones de personas si nos fijamos objetivos menos ambiciosos.

Eso significa que, si seguimos como hasta ahora, ¿deberemos abandonar algunas de nuestras ciudades costeras?

Sí, eso es lo que señalan los pronósticos. El informe advierte insistentemente a los políticos que es algo que debe tomarse en cuenta. Y sí, podría haber lugares en el mundo que no podamos proteger, dependiendo de la capacidad de defensa de la costa para contener el agua.

¿Hay recomendaciones concretas sobre lo que los políticos deberían hacer para amortiguar los efectos del cambio climático y ayudar a la gente a prepararse para sus consecuencias?

El IPCC no da recomendaciones. Hablamos sobre opciones y sobre la efectividad de algunas de estas opciones y de qué manera pueden contribuir ante los retos que plantea el cambio climático. No se trata solo de la subida del nivel del mar. El informe también habla de transformaciones en los mares, como, por ejemplo, pérdida de ecosistemas en las barreras de coral. Además, trata de la perdurabilidad de la pesca. La reducción de productividad de la actividad pesquera depende del grado del calentamiento climático y los datos completan los pronósticos que hasta el momento disponemos sobre explotación de la tierra. Las áreas remotas de este planeta están unidas con los lugares en los que vivimos y las consecuencias del calentamiento del clima afectará también a esos lugares apartados.

¿Es usted optimista sobre si podremos mantener el clima bajo control?

Cuando contemplo todas las opciones que hemos debatido y cuando observo cómo la joven generación se moviliza y asume toda esta información de forma clara y convencida, veo la posibilidad de que podamos construir a partir de este momento. La línea política se transforma. Los políticos sienten la presión de actuar y muchos de ellos perciben los peligros que nos acechan. Ya no solo reaccionan ante los intereses de los votantes, sino que parece que por fin empiezan a darse cuenta del peligro existencial del cambio climático.

(ms/ers)

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *