El Gobierno apuesta fuerte al crédito hipotecario de cara a la elección

 El Gobierno apuesta fuerte al crédito hipotecario de cara a la elección
LPO || Caputo y los tres principales bancos estatales lanzaron créditos a 30 años con cuotas más bajas y más flexibilidad.
El ministro de Finanzas, Luis «Toto» Caputo, reunió a los presidentes de los principales bancos estatales y a dos ministros de Hacienda para dar a conocer la mayor apuesta del Gobierno para resolver la crisis habitacional del país. Se trata de una ampliación de la oferta de líneas de crédito con hipotecas a 30 años y cuotas menores a un alquiler que expanden agresivamente las posibilidades de acceso a la casa propia.

Junto con el titular del Banco Nación, Javier González Fraga, el del Ciudad, Javier Ortiz Batalla, y el del Provincia, Juan Curutchet, el ministro aseguró que «El desafío es trasladar la baja del riesgo argentino a pymes e individuos», los sectores que no se han podido beneficiar de la reducción de la tasa de interés a la que se financian el Estado, las provincias y las grandes empresas.

Es una apuesta fuerte a levantar la temperatura económica en la calle mediante la dinamización del mercado inmobiliario y en la construcción. Y además es una forma de alinear incentivos y ganar simpatías con los cambios macroeconómicos del Gobierno: «es un puente» que permite que los beneficios del programa de endeudamiento público se traduzca en una posibilidad de endeudamiento de la clase media y media baja para comprar la primera vivienda.

Caputo destacó que «la banca pública tiene que estar al servicio del sector productivo y maximizar el aporte a la economía real, ese es el objetivo que estamos persiguiendo, en este caso con los créditos hipotecarios». Por eso, los instó a los bancos públicos a dinamizar el mercado hipotecario, que ya el año pasado había mostrado un crecimiento sustancial por el lanzamiento de los créditos en UVAs promovidos por el Banco Central.

‘Una doméstica y un albañil ahora tienen la posibilidad de convertirse en propietarios’, celebró el presidente del Banco Nación.

Al respecto, Caputo aclaró que las nuevas líneas de crédito de la banca pública no tienen tasas subsidiadas sino que son más bajas por el ordenamiento de la macroeconomía, la baja de la inflación y el horizonte que creó la Nación cuando emitió deuda en pesos a diez años y puso una referencia para los préstamos de largo plazo.

Los créditos destinados a la adquisición de vivienda podrán ser cancelados en un plazo de hasta 30 años con 360 cuotas mensuales que se ajustarán a través de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), y esta evolucionará en función del Índice de Precios al Consumidor del Indec.

Además, el ministro de Hacienda de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, y su par de la Ciudad, Martín Mura, anunciaron una ayuda adicional de parte de los distritos para abaratar los créditos hipotecarios. Bajarán, si sus Legislaturas lo aprueban, al 1,5% el impuesto a los ingresos brutos que pesa sobre estos préstamos del 8% y del 7% actuales respectivamente. Esta baja es para todos los bancos públicos o privados alcanzados actualmente por el impuesto (el Provincia está exento), por lo que los montos de las cuotas de hasta el 15%.

Por su parte, Lacunza precisó que actualmente los créditos hipotecarios solo representan el 1% del PIB cuando en los 90′ había alcanzado el 7%. «Esta línea no es un atajo», dijo en referencia al libro «Sin Atajos» de González Fraga y al atajo del menemismo de solo dar créditos en dólares. Estos créditos son en pesos y están atados a la evolución de los ingresos del prestatario. «Es uno de los beneficios de estar construyendo un país normal, con inflación declinante y estabilidad macroeconómica», destacó.

Sobre la participación de otros bancos públicos, Caputo sostuvo «Esperamos que se sumen de las demás provincias, y los privados también».

Los créditos del Banco Nación

«Sin vivienda no hay hogar», comenzó su alocución González Fraga citando al Papa Francisco y destacó que el problema del techo propio es uno de los desafíos para combatir la pobreza. En este sentido, anunció que el Banco Nación, además de la línea a tasa fija por tres años de Melconian y la línea de UVAs + 3,5% anual, ofrecerá $20.000 millones en préstamos a 30 años para el 80% de viviendas de hasta $3,1 millones. Por millón prestado, el ingreso familiar mínimo para acceder es de $18.500 y la cuota mensual será de $4.600 más impuestos provinciales.

«Una doméstica y un albañil ahora tienen la posibilidad de convertirse en propietarios», celebró. Pero con una condición, deben ser trabajadores registrados.

Más adelante, el Nación también sacará una nueva línea de crédito a tasa fija con cuotas mensuales más altas pensada para segmentos de más altos ingresos, anticipó González Fraga.

Las hipotecas del Banco Provincia: también sin recibo de sueldo

No hará falta tener recibo de sueldo para acceder a una hipoteca como en el Banco Provincia. Curutchet reeditará en la Provincia un programa que años atrás había lanzado en el Ciudad por el cual aquellos que tengan ingresos informales -como el 45% de los trabajadores argentinos-  podrán depositar durante ocho meses la cuota hipotecaria antes para demostrar su capacidad de pago antes de que el Banco les otorgue el préstamo.

El presidente del Provincia distinguirá con la tasas de interés a quienes cobren sus haberes en su banco con una cuota a 20 años de $6.599 mensuales por cada millón de pesos prestados. Y aclaró que ya no va a pedir que se trate de una vivienda única ni que sea para adquisición de una vivienda a estrenar: podrán usarse para construcción, refacción, ampliación y adquisición de propiedades usadas «porque esto dinamiza las economías locales», subrayó. Estas líneas estarán disponibles a partir del 7 de abril.

Las novedades del Ciudad

Por su parte, Ortiz Batalla, quien preside el banco líder en el mercado hipotecario aseguró que, a diferencia de las propuestas de González Fraga y Curutchet, la orientación de las hipotecas del Ciudad será para la clase media y que, a partir de ahora, no solo amplía el plazo a 25 y 30 años, sino que dejará de poner tope al precio de la propiedad. Por el contrario, el crédito tendrá un tope de $2 millones para «viviendas únicas y de ocupación permanente».

Para acceder al plazo de 30 años, sin embargo, la edad tope ronda los treinta y pocos años. «Son el 70% de los que se acercan al banco a pedir un crédito para vivienda ya sea porque alquilan o porque viven con sus padres», precisó Ortiz Batalla, quien aseguró que los ingresos familiares también se podrán sumar para ampliar la capacidad crediticia del prestatario.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 5 =