Inevitable: Detrás de la luz, el transporte

 Inevitable: Detrás de la luz, el transporte

Horas después de que Juan José Aranguren, ministro de Energía y Minería, explicara en conferencia de prensa los alcances de los aumentos dispuestos en el servicio eléctrico, su par de Transporte, Guillermo Dietrich, deslizó la posibilidad de un incremento en las tarifas del transporte público, aunque, según él dijo está “garantizada” la continuidad de los subsidios en esa área.

01/12/2015: El por entonces ministro del Interior y transporte, Florencio Randazzo, recibe al ahora ministro de Transporte. Guillermo Dietrich. Foto NA: Cesar Auspitz

El transporte público será el próximo paso de la revisión de costos en los servicios, anunció el ministro del área, Guillermo Dietrich, quien prometió que los subsidios a ómnibus y trenes «van a continuar pero con cambios», mientras los usuarios ya temen sufrir nuevos aumentos.
Tras el fuerte incremento del 500% promedio en las tarifas de electricidad, el ministro de Transporte señaló que se irá «modificando el modelo» aplicado hasta ahora al sector bajo su área.
«Siguen los subsidios pero estamos terminando de ver las estructuras de costos, la evolución de los últimos meses del año. Hay un montón de costos del sistema que no fueron reconocidos desde hace 7 u 8 meses. Estamos evaluando todos los números para tomar definiciones», dijo Dietrich a Radio Continental.
A principios de enero, el funcionario había deslizado que los usuarios del sistema de transporte público de colectivos y trenes de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano comenzarían a recibir directamente los subsidios que hoy están yendo a las empresas que operan esos servicios.
Según un reporte que llegó a manos de Dietrich, el kirchnerismo repartió más de $200.000 millones en energía y transporte durante 2015.
De ese total, $70.000 millones fueron a parar a ómnibus y trenes.
En el caso de los colectivos, hay polémica sobre la cantidad real de personas transportadas mensualmente y sospechas oficiales de que las empresas «inflan» planillas para recibir más subsidios, por lo que se busca que los fondos vayan directamente a los usuarios, según la agencia Noticias Argentinas.
El ministro señaló que en el área metropolitana de Buenos Aires los precios de los boletos de colectivo no aumentan desde julio de 2014, lo cual hace temer a los usuarios que todo el cambio termine en un incremento del dinero que sacan de su bolsillo para viajar, en un escenario de alta inflación.
Plazos
Dietrich aseguró que la decisión sobre sobre las tarifas no será en el corto plazo. Pero recordó que en el área metropolitana de Buenos Aires los precios de los boletos de ómnibus no aumentan desde julio de 2014.
Al respecto, marcó diferencias respecto a la política tarifaria que rige en los ferrocarriles. “El boleto de tren ha ido aumentando a medida que se fueron haciendo inversiones. Hoy hay trenes en los que se paga $1, otros cobran $2 y creo que hay algún tren que cobra $3. Las variaciones en términos nominales es chica, pero en porcentual es muy grande”, sostuvo.
El ministro Dietrich tiene, entre sus responsabilidades, la de poner en marcha el servicio eléctrico del ramal La Plata del Ferrocarril Roca. La obra, que según había prometidoFlorencio Randazzo, su antecesor en el cargo, iba a estar terminada antes de la finalización del mandato de Cristina Kirchner, sigue demorada.
Aunque el servicio hasta Quilmes sería puesta en funcionamiento en los próximos días, la extensión hasta La Plata recién estaría finalizada a finales de marzo, o principio de abril.
Multimodal
Dietrich reveló que el Gobierno trabaja “en distintos planos: el tarifario y la estructura de costos” y aseguró que “a medida que se consolide toda la información, se tomarán las decisiones, con una visión de mediano y largo plazo”.
Él explicó que en ese plan figura la implementación de una “tarifa multimodal plana”, que privilegiará “a los que viven más lejos, que son los que menos tienen respecto a los que viajan en auto”.
El funcionario también diferenció la situación que se vive en Ciudad de Buenos Aires y el conurbano con lo que ocurre en las provincias,» principalmente el interior de Buenos Aires, donde todo está peor”.
Por eso, el funcionario resaltó que están trabajando para implementar el sistema SUBE en todo el país, ya que es “un sistema que funciona muy bien” y que “es un aporte muy importante” hacia adelante.
“El Gobierno anterior tuvo una constante discriminación para el Interior. Nosotros estamos comprando todas las máquinas SUBE para el interior. Pero en todo te encontrás con una piedra. Cuando quisimos sacar la licitación, estaba todo muy armado. De mínima, los pliegos de las compras de las máquinas no posibilitaban tanta competencia”, explicó.
“La otra cara, quiero destacar que el SUBE es un sistema que funciona muy bien. Es un aporte muy importante para todo lo que queremos hacer para adelante”, concluyó.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =