La paz completa en Colombia: un milagro por materializar

 La paz completa en Colombia: un milagro por materializar

El acuerdo del cese al fuego bilateral con el ELN es inédito, por las bases sobre las que se firmó y los compromisos. Pero aún se espera un milagro del Papa: la remoción de la radicalización de políticos y ciudadanos.

A pocas horas de la llegada de Francisco a Colombia, el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla del ELN anunciaron un cese al fuego bilateral este 4 de septiembre que regirá del 1° de octubre al 12 de enero de 2018. ¿El primer milagro del Papa en Colombia? «El acuerdo logrado en la Mesa de Quito es más bien el resultado de la presión por presentar un resultado, tras cinco años del inicio de las conversaciones con las FARC, y ante la importante visita del Papa”, dice a DW Walter Arévalo, politólogo de la Universidad del Rosario, de Bogotá, agregando que este es, en todo caso, «un gran avance”.

Así también lo considera la Misión de Observación Electoral (MOE) en Colombia, que pidió que se extienda hasta después de los comicios legislativos y presidenciales de 2018. Los colombianos elegirán el 11 de marzo a senadores y representantes de la Cámara, y el 27 de mayo al sucesor del presidente de Santos. La MOE  dice que » es necesario que el cese de hostilidades sea ampliado, para garantizar la seguridad de los votantes y el normal desarrollo de las elecciones».

Cese bilateral al fuego da impulso a la paz

Los temores son fundados: los grupos armados, tanto de izquierda como de derecha, en Colombia siempre han usado la fuerza de las armas para buscar inclinar las votaciones a su favor o sabotearlas con «hostigamientos, ataques a la fuerza pública, retenes y quema de material electoral», recuerda la MOE.

Si bien la guerrilla del ELN nunca antes había logrado llegar tan lejos en los anteriores intentos de hacer la paz, Walter Arévalo, especializado en derecho constitucional público, considera que este cese al fuego «es un pre-requisito par avanzar en los verdaderos temas de un proceso de paz, como la desmovilización o la Justicia, porque la experiencia con las FARC demostró que un cese bilateral del fuego es necesario para poderle dar un impulso serio a las conversaciones”.

Un parte tranquilizador ha provenido del ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, quien aseguró que las Fuerzas Armadas respetarán el acuerdo de cese al fuego bilateral.  «Las Fuerzas Armadas honrarán el compromiso de cese el fuego con el ELN para buscar la paz definitiva de Colombia», dijo Villegas a la prensa nacional e internacional.

Garrote y zanahoria…

Pero la voluntad de paz de las guerrillas en Colombia  también ha sido, en buena parte, resultado de la fuerte presión de las Fuerzas Armadas. Según cifras oficiales, en lo que va de 2017 se han desmovilizado 244 guerrilleros del ELN, 469 fueron capturados y otros 30 murieron en operaciones de las Fuerzas Armadas. Asimismo, 16 integrantes del Ejército y la Policía perdieron la vida en enfrentamientos con ese grupo insurgente y 56 resultaron heridos.

Según Walter Arévalo el acuerdo logrado en Quito «es prometedor porque incluye compromisos de ambas partes”: el ELN tendrá que dejar de secuestrar; detener los ataques a la infraestructura física, incluidos los oleoductos; no sembrar minas anti-personas y cumplir el Derecho Internacional Humanitario, DIH. no reclutando menores de edad.

Todo esto es un avance inédito, probablemente sí impulsado por el respaldo del Papa a la consecución de la paz en Colombia. Pero justamente los círculos más conservadores de Colombia han criticado al Pontífice Máximo por su empeño, tanto que los costos de dicha visita le son echados en cara al Gobierno de Santos: «Pero todos estos son maniqueísmos políticos para endurecer su línea crítica al Gobierno”, opina Arévalo, quien además cree que «es desafortunado que se utilice la histórica visita papal,  tan relevante para una nación de arraigo católico como Colombia, por el solo hecho de encontrarse en contienda política y querer torpedear los acuerdos de paz”.

Una postura que no se compadece, toda vez que «el Papa ha sido muy prudente en su apoyo a la paz, como un valor universal, pero ha mantenido una distancia política necesaria”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − seis =