La UCR y Carrió boicotean el #1A y Peña intenta un salvataje en las redes

 La UCR y Carrió boicotean el #1A y Peña intenta un salvataje en las redes

La marcha del #1A fue una idea de los grupos PRO y algunos funcionarios del Gobierno nacional que no pertenecen a la primera línea, para contrarrestar la demostración de movilización del kirchnerismo en la calle y las últimas protestas sindicales con fuertes críticas al oficialismo. La movilización también busca mostrar que todavía hay respaldo en la sociedad a la Administración Macri. Desde el principio, Marcos Peña buscó despegarse de la organización del #1A. Al PRO nunca le interesó el control de la calle, siempre prefirió las redes sociales. Pero el Jefe de Gabinete estaría temiendo que un fracaso de la movilización sería contraproducente y fomenta en las redes la convocatoria. La marcha tiene otro problema: la UCR y la Coalición Cívica de Elisa Carrió no apoyan la manifestac ión, poniendo en riesgo toda la movida.

La marcha conocida como #1A (porque se realizará este sábado 1 de abril) parece que viene floja. El Gobierno nacional se despegó desde un principio de la convocatoria aunque muchos funcionarios PRO de segunda línea accionaron para la logística de la movilización, principalmente a través de las redes sociales. El jefe de Gabinete Marcos Peña, descartó cualquier vinculación gubernamental. Ante esto, los aliados de Cambiemos, la UCR y la Coalición Cívica de Elisa Carrió tomaron distancia poniendo en riesgo la marcha, entonces Peña habría vuelto sobre sus pasos para reflotar la movida, a través de las redes.

El periodista Eduardo Van der Kooy, en el diario Clarín da un panorama del tema:

Dirigentes de la segunda línea del PRO alenta ron para el sábado que viene una concentración en la Plaza de Mayo de respaldo al Presidente. Se sumaron algunas figuras públicas periféricas a la política. La inquietud aterrizó en el despacho del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El funcionario, en principio, se había entusiasmado con la propuesta, seducido por la posibilidad de establecer un paréntesis entre las expresiones de la calle desfavorables al Gobierno. Mañana estará el paro nacional convocado por la Confederación de Trabajadores de la Argentina (CTA), con piquetes que harán sufrir de nuevo a la Ciudad. El jueves 6 de abril se producirá la huelga de la Confederación General del Trabajo (CGT) con un impacto garantizado: adhieren los gremios del transporte.

Aquel proyecto de la Plaza oficialista abrió un debate aún no saldado en la coalición Cambiemos. A la flexibilidad inicial del PRO –que se manifestó en los llamados a marchar a tr avés de las redes sociales– se interpuso la férrea negativa del radicalismo y aunque, con menor intensidad, también la de la Coalición Cívica.

Ayer mismo el titular de la UCR, José Corral, distribuyó un comunicado partidario en el cual desalentó el respaldo a aquella propuesta. Maricel Etchecoin, secretaria general de la Coalición, sostuvo una postura idéntica. No lo hubiera hecho sin el aval de Elisa Carrió. La diputada confía en que las aguas agitadas del macrismo se calmen. Si no ocurre, hará escuchar también su voz.

(…) Quizás por esa razón el circuito no se interrumpe en las redes sociales. El Jefe de Gabinete no quiso ir todo lo lejos que le habían aconsejado sus socios. La militancia macrista, precisamente, se hace fuerte en aquel terreno.

La discusión en Cambiemos giró en torno a esos tópicos. Uno de los primeros en plantarse fue el diputado Mario Negri, a cargo del interbloque en Diputados. “¿Desde cuando Cambiemos y el macrismo se preocupan por el control de la calle?”, interpeló en una reunión donde había dos ministros.

En tanto, La Política Online, aporta lo siguiente:

El Gobierno salió a despegarse -a través de Marcos Peña- de la convocatoria a la «Plaza del Sí», la marcha organizada por simpatizantes de Cambiemos, tras las críticas de los radicales. Sin embargo, en un juego bipolar, el propio jefe de Gabinete les dio ayer una orden distinta a los miembros de su equipo: que promuevan el evento pero haciendo uso del aparato extraoficial.

Durante la reunión que realizó el lunes con el área de Comunicación, Peña les dio pidió a sus funcionarios de máxima confianza de promover la marcha de apoyo a Mauricio Macri. Les aclaró que hagan correr la bola pero no la difundan a través de nin guna vía oficial.

Según admiten desde el Gobierno, no pueden permitirse que la marcha a Plaza de Mayo en apoyo a Mauricio Macri este sábado a las 18 sea un fracaso. Sin embargo, están en una disyuntiva: si mueven su «aparato oficial» para convocar y no hay gente, creen que el fracaso sería aún mayor, por lo que buscan garantizarse una buena concurrencia y a la vez despegarse de la convocatoria al evento.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 14 =