Tardaste 20 años Fellner

 Tardaste 20 años Fellner

23.04.2014 – Eduardo Fellner fué parte del proceso neoliberalista de privatizaciones que el menemismo  impulsó en todo el país. Hoy Jujuy es el pero escenario para inversiones según IARAF, posee una relación negativa en la ecuación empleo privado/Público. 

Los jujeños desde hace dos décadas escuchan anuncios por la  reactivación del Belgrano Cargas, esta vez la llegada del Ministro de Transporte Florencio Randazzo disparó más expectativas que sospechas.

Sin embargo la medida llega demasiado tarde, las economías regionales de Jujuy están retraídas por la pérdida real de competitividad, donde el gobernador Eduardo Fellner resulta el principal responsable, no solo porque participó del proceso de privatización de fines de la década de los 90, acompañando en Jujuy varias transferencias de servicios públicos, sino porque su desapego a la promoción de la actividad privada como base del desarrollo humano llevó al desguace industrial de la provincia arrastrando al sector privado muy por debajo del empleo público, secando el proyecto de zona franca y desnaturalizando los emplazamientos industriales para reemplazarlos por 120.000 empleos sociales de supervivencia.

Hacia fines del año pasado Transporte anunció  la intervención de la Sociedad Operadora de Emergencia que gestiona el servicio, controlada por Macri-Capelli y la china Sanhe Hopefull Grain & Oil. La decisión era suplantarlos y que el Estado asuma un mayor control del Belgrano Cargas, situación que sucedió, ahora los equipos de Interior, Transporte y Economía están trabajando en un conjunto para ofrecer modificaciones regulatorias para la actividad carguera.

Pero, Jujuy poco tiene que aprovechar en esta oportunidad, por ejemplo el sector tabacalero posee producción sin procesar, existe un sobre stock por falta de órdenes de compra, la producción en si misma ha perdido competitividad por desórdenes  coyunturales de un gobierno que se inmiscuyó demasiado en la caja del FET, restando profesionalismo a la superación de los desafíos que afectan a la actividad.

La industria azucarera, también quedó retrasada, la distancia a los puertos encarece lógicamente el flete por tierra, pero la falta de obras de riego, como un régimen de apoyo a la producción de caña de azúcar para corte energético son factores que debilitan más la cadena de valor que las deficiencias en el transporte.

Por su parte la industria minera y de componentes industriales afines, fue cayendo un  pozo oscuro, donde la escases de las regalías mineras no justifican la extracción de recursos no renovables, convirtiendo a la actividad en una reedición moderna del saqueo de Potosí. El tren tampoco llevará hidrocarburos, al menos por un tiempo, ya que Jujuy absolutamente inviable, deberá ceder sus derechos de explotación  petrolera a favor de nuevas concesionarias que tomarán la deuda que heredó Jujuy de Axel Kicillof para pagar obligaciones a Repsol YPF.

La ausencia de una batería de apoyo a la inversión, la falta de una legislación que convierta en atractiva la plaza jujeña, la sesión de la vía pública a la protesta social inextinguible,  la definición de un modelo del estado  parternalista, convirtieron a Jujuy según informe de IARAF es el estado subnacional con menor recomendación para negocios.

El gobernador Eduardo Fellner, se subió un poco tarde a la trochita que atravezó el río Perico.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =