«Matadero»: distintos gobiernos, misma contaminación

 «Matadero»: distintos gobiernos, misma contaminación
El Matadero Municipal de San Pedro de Jujuy fue y es escenario de ilegalidades, pues al inicio de la actual gestión municipal, a cargo de Julio Bravo, el ex intendente Julio Moises, era acusado de “Asociación ilícita, peculado y mal desempeño en sus funciones”, en la causa que involucra al desolladero y sus fondos. No obstante el cambio de gobierno las condiciones ambientales y de salubridad no cambiaron, sino que se intensificaron.
El SENASA, Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, recibió recientemente una denuncia por la presencia de una gran cantidad de productos incomestibles de vacunos a la orilla del río grande de Palpalá cuya procedencia sería de un frigorífico ubicado en dicha ciudad. Así también en inmediaciones del Rio de San Pedro donde la provincia habilitó un matadero municipal.
Así lo hicieron saber a la prensa, el titular del Centro Regional NOA Norte del Senasa, Jorge Cabral y el Coordinador Regional Temático de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del organismo nacional, Sergio Colina.

Con habilitación Provincial para contaminar
En el marco de esta denuncia, nuestro medio realizó un relevamiento en la zona y visitó los sectores aledaños al Matadero Municipal de San Pedro de Jujuy, debido al reclamo que realizan los vecinos y las personas que circulan por el lugar. 
El Matadero Municipal ramaleño, cambió de director y subdirector con la asunción del nuevo gobierno. En la actualidad Vicente Andrés Larrosa, es Director del Área y Gerónimo Farfán, Subdirector, siendo gestionado junto al Director de Medio Ambiente.
Por aquel entonces, ambos expresaban con gran entusiasmo que en los primeros 90 días de gestión se lograba la habilitación provincial que permitiría la faena que traspasa los límites municipales. Farfán refería, “Estamos cumpliendo con la totalidad de los pedido que nos exige la Dirección de Medio Ambiente de la Provincia de Jujuy, con respecto a los trabajos de infraestructura estamos trabajando con las remodelaciones del canal donde se extrae el estiércol”. Mientras que el Director Larrosa indicaba que el “logro” de la habilitación respondía a los esfuerzos realizados por la nueva administración.
Sin embargo, este medio tuvo acceso a las áreas de contaminación específicas donde se depositan los restos no comestibles ni comercializables de la faena que ocurre a diario en el matadero.
Dialogamos con una vecina del lugar que con gran indignación expresó que los residuos son arrojados al arroyo colindante al Río Grande sobre la ruta provincial N° 1 cercana a la localidad de la Mendieta, que tiene desembocadura en el mismo.
Por testimonios recabados supimos que los desechos seguirían el siguiente curso: en un primer lugar  la sangre destilada de la faena es arrojada al arroyo, no solo contaminando el agua que desemboca en el Rio Grande, sino a todo el lugar. En el espacio señalado como el lugar de depósito de sangre se puede observar gran cantidad de moscas, ratas y restos de sangre, como una espesa espuma en el agua del canal. Lo que indicaría que se trata de algún tipo de químico usado con frecuencia para eliminar la presencia de sangre del agua. En sus márgenes pudimos apreciar restos animales y herramientas que sirven para su disección. Cercano a las compuertas pudimos ver el sedimento de la sangre estancada en el agua, sin dejar de mencionar el olor putrefacto que aqueja la zona.

El matadero: cerca de tres kilómetros inhabitables
Tal es el caso de contaminación que se pone en riesgo a toda la población, ya que en épocas calurosas, como ahora, gran cantidad de gente se acerca al río a refrescarse. En más de una oportunidad refirieron haber visto los restos de animales faenados y al ser consultados por ello, expresaron que es algo habitual y que están acostumbrados. Otros indicaron que realizaron denuncias al respecto, pero que jamás llegaron a nada y dejaron de bañarse en la zona por temor a enfermarse.
Pero este no sería la única infracción. En el predio se secan los cueros de animales faenados, lo que produce un gran cantidad de moscas y por ende la proliferación de enfermedades relacionadas al tratamiento del producto que tiene fines comerciales.
Por otro lado, están los desechos que después de ser arrojados al canal son recogidos por los camiones municipales de recolección de residuos y llevados al basurero municipal ramaleño.

El basurero del matadero
Recorriendo el basural a cielo abierto y las pruebas de los testimonios de la gente no se hizo esperar. 
Al rededor de un kilómetro y medio de basura que encuentra apostada al costado de la Ruta Nacional N°66. Casí al final, pero a la vista de todos; al llegar al lugar pudimos avistar la presencia de un agran cantidad cuervos y caranchos peleandose. Supimos que se trataba del lugar sindicado en los relatos.
Bajo en nauceabundo y constante olor, a la vista de todos encontramos gran cantidad de cabezas y huesos de los animales faenados en el Matadero Municipal. Esto irrumpe en una legalidad de acuerdo al código establecido por el SENASA, ya que el tratamiento para los productos no comestibles y desechos responden a otras condiciones.

La pregunta es, ¿porque el SENASA y la Secretaría de Calidad Ambiental de la Provincia a cargo de la Dra. Fernanda Yapur no han tomado acciones sobre la ilegalidad del Matadero Municipal de San Pedro de Jujuy? Esta situación, comprobada por nuestro medio, lleva años y no hubo gestión que se haya ocupado en tiempo y forma de esta problemática que aqueja directamente a la población.
El accionar inadecuado, irresponsable y peligroso de las personas que están a cargo del matadero perjudica a toda la población, permite la proliferación de enfermedades y sobre todo contamina indiscriminadamente el Rio Grande que atraviesa el ramal jujeño. Sin contar los desechos arrojados al basural a cielo abierto.
El Gobierno de Julio Bravo, sin embargo tiene la premisa de “cuidar el medio ambiente”, eje central de su campaña. Reflejado en la adhesión al proyecto GIRSU, que plantea la erradicación de los basurales a cielo abierto y propone mejorar el tratamiento de los desechos de la población para evitar la contaminación.
En un recorrido por el río grande de Palpalá tambien se pudo visualizar una gran cantidad de cabezas y desperdicios vacunos a las orillas del Rió Grande que según la denuncia recibida por el SENASA serían del frigorifico ubicado en esta ciudad. || Espacio Pautado
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =