Norma Cruz violó la Ley Micaela, Nilson Ortega también

 Norma Cruz violó la Ley Micaela, Nilson Ortega también

Jujuy, 1 de octubre del 2020// «CUANDO EL VIOLENTO, ES ELLA» La ola de femicidios que se registró en Jujuy, en las últimas dos semanas,  despertó una conciencia social, que cobró volumen en diversas manifestaciones multitudinarias realizadas en diferentes ciudades de la provincia, las cuales notificaron al gobierno, que hay un cuadro de desprotección en la población femenina que la ciudadanía no está dispuesta a soportar.

En la ciudad de Monterrico también marcharon en contra de la violencia de género, reclamando por el esclarecimiento de los femicidios ocurridos en Jujuy y la aparición de Gabriela Cruz en la ciudad de Palpalá. Esta dinámica de exigencias, desnudó mal tratos y abuso de poder en ámbitos públicos. Fúe el caso de Marisel Gallardo, quien se desempeñaba como agente municipal en el Concejo Deliberante, bajo las órdenes de Norma Cruz –concejal del PJ-.

Gallardo, comentó en un video publicado en su cuenta de Facebook, una crónica de su calvario laboral. La víctima, fue militante del sector de Norma Cruz y Nilson Ortega (Intendente); de manera permanente era maltratada por Cruz, -sostienen su exposición testigos confiables que darán testimonios cuando la justicia los convoque-.

Gallardo, debía soportar los agravios, destratos y humillaciones, sin opción alguna, ya que su hijo, junto a ella dependían de ese único ingreso, además la obra social era lo más importante, ya que el pequeño padecía una enfermedad muy compleja, que requería asistencia oncológica, hasta tratamiento en otra provincia.

Pese a que la concejal conocía la patología que acusaba el hijo de Gallardo, decidió echarla, abandonándola a su suerte. Pero Gallardo apeló a la sensibilidad del Intendente Nilson Ortega, quien respaldó la decisión de Cruz, porque aseguró que había acuerdos políticos que primaban por sobre la situación de Gallardo.

Marisel finalmente quedó sin empleo en situación de indigencia, aferrada a sus afectos para acompañar a su hijo en la atención de sus padecimientos; los cuales lamentablemente terminaron con la vida del pequeño.

El tiempo pasó, y la terrible acción de Norma Cruz, avalada por el Intendente de Ortega, salió a la luz, desde el amparo que brindan miles de ciudadanos en las calles, que buscan terminar con la violencia hacia las mujeres, en todas sus manifestaciones.

En el video, Marisel Gallardo comenta, sobre la indiferencia hacia La Ley Micaela, la cual debería haber generado conciencia en los funcionarios, ya que estaban ejerciendo violencia de género, con total impunidad.

Recordemos que, los funcionarios públicos de los tres Poderes del Estado de la provincia de Jujuy se capacitaron en temáticas de género y violencia contra las mujeres. Esto es lo que ordenó la ley provincial N° 6.140 que la Legislatura  sancionó el año pasado, disponiendo la adhesión a la ley nacional N° 27.499, conocida como Ley Micaela.

La Ley Micaela o Ley de Capacitación Obligatoria en Género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado (N° 27499) es una ley promulgada en Argentina en 2018 que establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública. Fue resultado de la movilización social tras el femicidio de la adolescente Micaela García en 2017 y generó exigencias hacia los organismos del Estado en capacitación en perspectiva de género.

Sin embargo en la localidad de Monterrico, los funcionarios, quebraron las disposiciones de la ley; al respecto Marisel Gallardo sugirió que deberían esforzarse en capacitarse; hecho que no suprime la gravedad de los hechos.

La concejal, como el Intendente, deberán dar explicaciones al CD (Imaginamos que como autoridades querrán escucharla al menos), y luego a la justicia, porque tomaron la decisión de abandonar a Marisel Gallardo, quien como madre soltera sostenía además las atenciones que su hijo requería; por lo cual, además de violencia psicologíca, abuso de poder e incumplimiento de los deberes de funcionario público, específicamente tratado en La Ley Micaela, hubo abandono de persona, según tipifica el Código Penal; como también omisión del deber de socorro; ya que había un tercero que dependía absolutamente del destino de su madre.

Abandono de personas. Art. 106. – El que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de dos a seis años.

Omisión del deber de socorro. Incurre en un delito de omisión del deber de socorro la persona que no ayuda a otra que se encuentra desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiera hacerlo sin ningún riesgo ni para sí mismo ni para terceros. La infracción se castiga con la pena de multa de 3 a 12 meses.

Marisel Gallardo, finalmente habló, y sacó a la luz el triste episodio, en el cual ella relata, que la violencia de género también la ejercen las mujeres, invitando a la sociedad a reflexionar, en especial a los funcionarios, señalando que las capacitaciones son necesarias para asumir los límites que impone La Ley Micaela.

Marisel, es una víctima desvalida, donde la injusticia se hizo carne en su principal afecto; quien debió contar con obra social y una madre integra al menos. El gobierno en Jujuy por estas horas, promueve otra ley -“Creación del Comité Interinstitucional Permanente de Actuación ante la Desaparición y Extravíos de Mujeres y Niñas o Personas de la Diversidad”, para revertir las situaciones graves de violencia contra de las mujeres que se manifiestan en las últimas semanas, ¿pero a nivel local, la ciudad de Monterrico, sus concejales, se quedarán de brazos cruzados?; Marisel Gallardo también merece justicia, no queda margen para la hipocresía.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *