Obama se despidió de su presidencia con un discurso en Chicago

 Obama se despidió de su presidencia con un discurso en Chicago

El presidente saliente eligió la ciudad donde lanzó su carrera política. «Es aquí donde aprendí que el cambio solo puede ocurrir cuando la gente se compromete», dijo. En diez días le cederá el mando al republicano Donald Trump.

adios-obama

El presidente saliente de los Estados Unidos, Barack Obama, se despidió de su mandato en la Casa Blanca con un discurso en Chicago, la ciudad que vio nacer su carrera política. El 20 de enero le cederá el mando al republicano, Donald Trump.

«Esta noche es mi oportunidad para decir gracias; cada día aprendí de ustedes, ustedes me hicieron un mejor presidente y un mejor hombre», arrancó Obama en su discurso que comenzó a las 20, hora local. Habló durante casi una hora en el centro de convenciones McCormick Place de Chicago, con capacidad para unas 20.000 personas.

Allí llamó a la unidad «más allá de nuestras diferencias» y apuntó: «Rivales como Rusia o China no pueden superar nuestra influencia en todo el mundo».

También reconoció: «Después de mi elección, se habló mucho de un Estados Unidos posracial. Esa visión, aunque bienintencionada, nunca fue realista. Porque la raza sigue siendo una fuerza potente y a menudo divisoria en nuestra sociedad».

Tal como había adelantado la Casa Blanca, el referente demócrata recordó que fue aquella ciudad, Chicago, donde el joven Obama llegó «tratando de averiguar» quién era y «todavía buscando un propósito en la vida».

Fue en los barrios de Chicago donde trabajó como organizador vecinal con un grupo de iglesias para reconstruir las comunidades devastadas por el cierre de las plantas siderúrgicas, y donde fue «testigo del poder de la fe».

«Es aquí donde aprendí que el cambio solo puede ocurrir cuando la gente se implica, se compromete y se une para pedirlo. Después de ocho años como vuestro presidente, todavía creo en ello», explicó Obama.

«Este es el gran regalo que nuestros fundadores nos han dado. La libertad de perseguir nuestros sueños individuales a través de nuestro sudor, trabajo duro e imaginación, y el imperativo de esforzarnos también para lograr una unión más perfecta», señaló el presidente saliente.

En otro tramo, expresó que el cambio «es el corazón pulsante de nuestra idea americana, nuestro valiente experimento de auto-gobierno. La convicción de que todos somos creados iguales. Nosotros, la gente, a través del instrumento de nuestra democracia, podemos formar una unión más perfecta».

En lo que pareció un mensaje contra Donald Trump, apuntó: «Tenemos que mantener las leyes contra la discriminación». Aunque habló de «transparencia pacífica» con el gobierno del presidente electo y dijo: «Depende de todos nosotros asegurarnos de que nuestro Gobierno pueda ayudarnos a acometer los muchos desafíos que todavía enfrentamos».

Respecto a la política internacional, señaló: «Rivales como Rusia o China no pueden superar nuestra influencia en todo el mundo, a no ser que renunciemos a lo que defendemos, y nos convirtamos en otro país grande que abusa de sus vecinos más pequeños».

Añadió, asimismo, que negar el cambio climático «traiciona a futuras generaciones». En otro momento, aseguró: «Hemos eliminado a decena de millones de terroristas, incluyendo a Osama Bin Laden».

Obama abandonará la Casa Blanca el próximo 20 de enero, fecha en la que el republicano Donald Trump asumirá la presidencia.

El discurso de esta noche en Chicago es su despedida a los estadounidenses, diez días antes de ceder el mando a Trump.

Obama no será el primer presidente estadounidense que haga un discurso de despedida al abandonar el puesto.

El primero en hacerlo fue George Washington en 1796 antes de transferir el poder a su sucesor, John Adams, y el último George W. Bush, quien en 2009 dijo adiós con un discurso en la Casa Blanca antes de dar el relevo a Obama.

Tras una infancia entre Indonesia, el país de su padrastro, y Hawai, donde nació y vivió más tarde con sus abuelos, Obama terminó estudiando en dos de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, Columbia y Harvard, y echó raíces en Chicago, conocida como «la ciudad del viento».

Obama mantiene su casa del barrio de Hyde Park, donde se ubica la prestigiosa Universidad de Chicago. Desde poco antes de la victoria de Obama en las elecciones de 2008, esa casa es custodiada las 24 horas por agentes del Servicio Secreto.

Concluyó en su discurso: «Estadounidenses, ha sido el honor de mi vida servirlos».

Con informes de DPA, ANSA y EFE

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 13 =